OpiniónOpinión Nacional

Servicios deplorables, casi infames

Escribo esto al mes —treinta y un días, para ser más exacto— de que Intercable, la empresa a la cual le pagamos muy caro sus “servicios”, dejó sin televisión e Internet al edificio donde vivo y a todos los de su derredor. Muchos lectores tendrán que coincidir conmigo en que, en estos meses de encierro obligado por culpa del bicho chino, eso implica una carencia muy importante en nuestro devenir.  Uno lee bastante, escucha música, se ocupa en detalles que tiene el apartamento, cocina: pero llega un momento en el día —sobre todo cuando ya hace tiempo que estamos en “la edad dorada”— que uno necesita poner horizontal la espalda.  Y cuando lo logra, casi que por atavismo, toma el control remoto.  Pero desde hace un mes, eso es inútil.  Algún avispado dirá: “Ponte a ver series por Netflix”.  ¿Sí? ¿Y para eso no se necesita tener conexión con Internet?  Que también está ausente.  Con un agravante: mucha gente emplea la red no solo como medio para estar enterado de las noticias y mantener contacto con los familiares lejanos, sino como instrumento para ganarse la vida; sobre todo en estos tiempos en que se ha puesto de moda el “teletrabajo”.  Por culpa de unos indiferentes perdularios (pleonasmo intencional), hay gente a la que se le hace difícil poner comida en la mesa.

Otro dirá: “¡Pero reclama!”.  No hay manera. Tienen el número 0500-INTER-00 para atender, supuestamente, reportes de fallas y recibir pedidos de auxilio.  Reto a cualquiera a que trate de comunicarse.  Antes, después que una voz electrónica te atendía, debías introducir vía teclado el número de la cédula “seguido del signo numeral”.  Y ahí se cortaba la comunicación.  Pero ya ni eso.  Ahora te sale llamada fallida desde el primer repique.  En todo el estado Carabobo tienen una sola oficina de atención al público.  Nunca está abierta.  Pero las otras, que no están interesadas en la solución de problemas, sino en cobrar mensualidades, esas sí atienden.  En mi caso, todos los últimos de mes, inmancablemente (para emplear un venezolanismo) me quitan de mi cuenta lo que se supone les debo por sus “servicios”.  Eso sí, hay que reconocerles que son muy cumplidos en eso de que, al mero día siguiente de la sustracción, te mandan un “comprobante de pago”; no una factura cancelada que es lo que estipula la ley.  Pero te lo mandan.  Yo me sientodespojado.  No sé si la figura penal debe ser “hurto”, “apropiación indebida” o qué, pero creo que algún fiscal debiera tomar nota de lo que es, claramente, una figura delictual.

Tengo un mes cayéndoles a tuitazos.  ¡Y nada!  No se dan por enterados.  Mucho menos, piden disculpas o tratan de remendar el capote.  Pero el fulano @InterClientese da el tupé de ¡desearnos buenos días!  ¿Cómo, si por su incuria, ellos mismosmismos contribuyen a nuestra malaventura?  Casi que parecen empleados públicos.

Lo que nos lleva a otras quejas, porque el título lo puse en plural.  Que un país próspero, que exportaba productos refinados de petróleo, ahora esté tan en la inopia que no puede ni satisfacer el mercado interno habla muy mal de sus mandatarios (que más bien son mangantes).  Pero si, además, no son capaces de proveer electricidad suficiente ni el agua que es esencial a la vida humana, lo decente, lo debido, es que hubieran entregado las responsabilidades a otros más capaces que ellos.  O sea, a cualquier otro.  Nunca en la historia había aparecido una fauna tan inepta para el desempeño de sus funciones, pero tan pícara para sisar del erario.  Como dirían en mi pueblo: “se roban hasta un hueco”. Y, añado yo, después retornan para llevarse el agujero que quedó…

Lo que sucede a nivel nacional, se replica en las regiones.  Sus autoridades—por ponerles un nombre, pero que no pasan de ser meros compañeritos del PUS, y cómplices— no son capaces de solucionar la enterrada de un perro, así uno les dé el hoyo.  En Carabobo nos tocó, en muy mala hora, un payaso que simula ser Drácula.  Y que para salir en los medios sube videos bailando, haciendo ridiculeces y ¡hasta cepillándose los dientes!  Solo que a él, cuando estaba pequeño, nunca le cantaron aquello de “los dientes de arriba se cepillan hacia abajo”, etc.  Lo que toca, lo empava.  Se le ocurrió promocionar una cerveza artesanal (como si eso fuese LA necesidad más importante de los carabobeños) y la producción se secó.  Después, propuso una harina de maíz con su remoquete para hacer “dracuarepas”; y la iniciativa duró lo que dura un dulce en la puerta de una escuela.  Dijo que iba a solucionar lo de la cantidad y calidad del agua que necesita Valencia y, ahora, estamos peor.  ¡Y lo del gas doméstico no tiene parangón! También lo asumió para corregir lo irregular de suabastecimiento.  Puso como condición que se pagara por adelantado.  Ya en mi edificio tenemos tres meses de haber cancelado el suministro.  Y casi el mismo tiempo sin poder encender las cocinas.  Pero compró camiones tanques cero kilómetros para el servicio.  ¿Cómo y de dónde salió el dinero para importarlos? No se sabe.  Al igual que las cisternas de agua (porque la idea de él como que era proveer agua por fuera de los tubos, no por dentro) y los “dracubuses”, unos autobuses escolares que habían sido desincorporados por viejos en alguna ciudad de Estados Unidos y que él trajo para “solucionar el drama del transporte urbano”.  ¿Dónde están ahora?  Pues haciéndole compañía a los Yutong rojos en cementerios.  Eso sí, sean autobuses, cisternas o tanques, uno tiene que sospechar que hubo sobreprecio en esas adquisiciones.  Por aquello de “piensa mal y acertarás”…  

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar