OpiniónOpinión Nacional

Sí, es dictadura

Los regímenes chavistas sí fueron y son dictatoriales, y casi todos sus muertos, torturados, encarcelados, inhabilitados, desposeídos, acosados y silenciados con prepotencia o amaños son héroes nacionales que –lejos de “subvertir el orden democrático”– intentaron riesgosamente restablecerlo sustanciando los artículos 350 y 333 de la Constitución que obligan a “desconocer cualquier régimen… que contraríe los valores… democráticos” e imponen “el deber de colaborar en [su] restablecimiento”.

Esta precisión vuelve a imponerse ante recientes declaraciones de Teodoro Petkoff a BBC que el acucioso Gustavo Coronel ha comentado en su blog. Teodoro, nuestro pluripremiado y máximo líder demócrata de opinión, encarna la imagen del político lúcido y honesto, y su resistencia al régimen desde Tal Cual ha sentado un modelo de dignidad mediática que no se autocensura ni se vende. Pero Teodoro tiene sus terquedades. Cree porfiadamente, por ejemplo, que “este es un gobierno autocrático, no dictatorial…; la gente podrá pronunciarse en las urnas… si logra una mayoría tendrá un espacio político muy amplio”, y como hace diez años, cuando declaraba que “lo mejor que le puede pasar al país es que Chávez termine su mandato”, asegura hoy (cual si tuviéramos un CNE suizo) que “Maduro puede terminar su período…” ya que “el chavismo puede ser derrotado [en las urnas]”. En su http://www.lasarmasdecoronel.blogspot.com/, Gustavo impugna esa reducción de dictadura a autocracia, y reprocha a Teodoro por “mostrarse tan tolerante, para no dar la impresión… de estar pasando al bando… del ‘imperialismo”.

Gustavo tiene razón. Demasiados argumentos históricos y conceptuales invalidan la terquedad de Teodoro. Todo cambia y no existen, como él cree, dictaduras “piedras de toque” para medir a las demás; así como las guerras fueron de trincheras, luego de guerrilla, y mañana serán cibernéticas, asimismo hubo dictaduras genocidas y otras “del siglo XXI” sin paredón, que tuitean y toleran rendijas de libertad para fingir. La nuestra viola en forma serial la Constitución para liquidar en cámara lenta derechos, pluralismos y oposiciones, ha restaurado el peor militarismo anticivilista, eliminado la independencia de poderes y modificado caprichosamente todos los símbolos patrios, ha degradado el Banco Central y Pdvsa a opacas cajas chicas del dictador, controla los mecanismos electorales y el hoy servil Poder Judicial, ha dilapidado irresponsablemente 1.000 millardos de dólares (de los cuales 192 se fugaron, 69 fueron robados por sobrefacturación y 20 se extraviaron, aseguran los expertos) y destruido el país productivo, desfigurado las relaciones internacionales por delirios de grandeza del dictador y proporcionado cuotidianas dádivas millonarias a los cubanos mientras Venezuela se muere de mengua, persigue la hegemonía en comunicaciones, ha encarcelado o inhabilitado todo opositor de talla y rechazado groseramente la intermediación de OIG, ONG e ilustres demócratas del mundo. ¿Bastará para llamarla “dictadura”?

Doctrinariamente hablando, cinco rasgos esenciales definen la dictadura, y el Lector juzgará si encajan con el modelo chavista: 1) el absolutismo (cacicazgo sin controles parlamentarios reales y plurales; des-autonomización de las instituciones republicanas); 2) el irrespeto a la Constitución y las leyes; 3) el personalismo (solo el taumatúrgico jefe supremo encarna los intereses comunes, todo lo decide él), 4) el totalitarismo (concentración hegemónica de todos los poderes con delegaciones ficticias); 5)el intento de eternizarse en el poder modificando las constituciones.

El tema del origen del poder, que los condescendientes aman citar, es irrelevante: una dictadura puede ser hija degenerada de elecciones limpias pues estas no garantizan en absoluto la democraticidad del período que inauguran, así como el bautismo no garantiza la cristiandad de una vida. Chavismo y madurismo sí fueron y son dictaduras, y ni siquiera del proletariado sino militaristas y del más rancio y corrupto modelo latinoamericano.

 

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Para demoler la formalidad con la que Teodoro se empeña en definir a este régimen, a partir de la simple ocurrencia de procesos electorales, señalo lo siguiente; En 1988 los chilenos fueron a expresar sus opiniones respecto de si respaldaban que Pinochet continuase o le diera espacio a una fórmula diferente, los resultados no le fueron favorables al golpista (quien amenazó con sacar al ejército a la calle para imponer su continuidad, pero las otras fuerzas lo rechazaron y le hicieron ver que había llegado el momento de que todos volvieran a sus cuarteles, respetando la voluntad mayoritaria expresada en las urnas. Pinochet duró hasta 1990, en virtud de ese resultado, y esos 17 años son indudablemente el marco temporal de una DICTADURA). Innegablemente hubo un proceso electoral, pero NADIE -ni siquiera Teodoro Petkoff- podría afirmar que por eso, aquel régimen militar, criminalmente represivo y rígido, no era una Dictadura. En Venezuela se dan cada cierto tiempo procesos electorales, pero -salvo el de 1998- todos han estado viciados con el FRAUDE permanente -antes, durante y después de cada acto-, con el uso abusivo e ilegal de los recursos del Estado a favor del oficialismo, el embudo de los medios y las cadenas en contra de la opción opositora, y sobre todo, la inexistencia de independencia en los Poderes, todos sumisos al ejecutivo y el proyecto anticonstitucional que se hace llamar revolucionario y socialista, siendo apenas una franquicia de la fracasada dictadura castrista (de la que siempre han sido agentes autorizados, Chávez y Maduro, éste, para colmo,.ni siquiera nacido en Venezuela). Queda demostrado, una vez más, que nadie es infalible, ni siquiera los Papas y Teodoro Petkoff.

Responder a Edgard J. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba