OpiniónOpinión Nacional

Soberanía nacional mutilada

Es insoportable lo que está sucediendo en Venezuela. Nadie está comiendo completo por culpa de las expropiaciones demenciales de Chávez, y la gente está muriéndose de mengua por escasez de medicamentos. Sólo la capacidad infinita de resignación del venezolano ha impedido el estallido de graves conflictos sociales.

Maduro se ha entregado a tiempo completo a hablar en cadena y viajar. Con excepción del aumento tardío y poco transparente de la gasolina, no se ha atrevido a aplicar las medidas de emergencia recomendadas por economistas de reconocida competencia. Las consecuencias de tal pasividad irresponsable las estamos padeciendo.

Mientras no tenemos dólares suficientes para importar comida y medicinas, y a pesar de las secuelas funestas que tales carencias generan, continuamos regalándole a los hermanos Castro cien mil (100.000) barriles diarios de petróleo. Ese petróleo que regalamos, si lo vendiéramos en el mercado internacional generaría una buena cantidad de dólares con los cuales comprar alimentos y medicinas.

Desde hace varios años hemos venido regalándole a los hermanos Castro esa enorme cantidad de petróleo. Sólo un país poderoso puede permitirse tal tipo de regalos. En el continente americano, solamente los Estados Unidos. Pero Chávez era como era. No solamente se echó al hombro, como un bacalao, a la Cuba de los Castro, sino que se mantuvo regalando dinero por el mundo entero. Los mimados presidentes de los países del ALBA pueden atestiguarlo.

El petróleo producido no es propiedad de Maduro como tampoco lo era de Chávez, sin embargo, lo han manejado a su real saber y entender, sin solicitar permiso ni rendirle cuentas a nadie. Ahora la situación ha cambiado. En la nueva Asamblea Nacional la oposición es mayoría (112 a 55 diputados). Es tiempo de examinar si Maduro puede seguir regalándole a los Castro esos cien mil barriles de petróleo.

Llama la atención la pasividad con que los venezolanos continuamos aceptando esta sangría, y más en la actualidad con tantos padecimientos colectivos por escasez y altísimos costos de la comida y las medicinas. Tanta capacidad de sacrificio se sale de lo normal. La explicación de esta anomalía puede estar en el factor ideológico. Los hermanos Castro han sido diestros en sembrar la convicción de que lo de Cuba es realmente una revolución. Eso los absuelve de sus pecados mortales. Aquí los remedan.

Hemos abordado sólo un aspecto de la penetración castrista en Venezuela, ellos controlan áreas estratégicas del aparato estatal. Uno tiene derecho a preguntarse ¿tienen los cubanos en Venezuela contingentes suficientemente entrenados para impedir que se les corte el flujo diario de petróleo regalado? Estamos obligados a despejar tal interrogante.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba