OpiniónOpinión Nacional

Sobre colegios privados y otras cosas

Leonardo Guzmán H.

La educación privada se ha  convertido en un privilegio exclusivo de unos pocos o por lo menos de los que a costa de mucho esfuerzo, sacrificios y otros sinsabores, hacemos el esfuerzo por dotar a nuestros hijos de la mejor educación formal. Cuando como padres damos nuestra confianza a una institución en particular, esperamos de ella un denodado afán en la construcción del conocimiento y el cultivo de la inteligencia de nuestra progenie. Se trata de un esfuerzo compartido, los padres estaríamos dispuestos a pagar los precios que “impone” la institución educativa en la misma medida en que se discuta con seriedad no solo el costo de la educación sino la calidad de la educación, en mi caso particular nunca he recibido del colegio de mis hijos el curriculum vitae de los maestros y profesores encargados de su educación formal, en realidad desconozco donde se graduaron, el nivel de estudios de postgrado, llámese especializaciones, maestrías y doctorados.

Como la dama ciega de la justicia debo confiar con ojos vendados en el prestigio de una institución que a ultima hora, apurado y a juro, sin llenar las formalidades y en plenas vacaciones escolares convoco a una asamblea de representantes para informar que el proceso de inscripción daría inicio ese mismo día, que mis hijos gozarían del privilegio de sentar sus posaderas en los pupitres siempre y cuando transfirieran en el lapso de 72 horas la cantidad de SIETE MIL OCHOCIENTOS SOBERANOS para educación básica y OCHO MIL TREINTA para educación media, sin que importaran los CIEN MILLONES DE BOLIVARES FUERTES que deposite como garantía de reserva de cupo en el mes de julio pasado, una situación que se pudo haber discutido con la mas amplia participación de padres y representantes antes de las vacaciones escolares; quienes tienen la responsabilidad gerencial de la institución educativa debieron identificar tendencias en estos entornos de volatilidad hiperinflacionaria, y por sobre todo haber mantenido una comunicación constante con padres y representantes, cabe recordar lo que esta en juego es el proceso educativo de niños y adolescentes, quienes por cierto están amparados por la Ley. Lo más patético fue que al momento de la inscripción a mi esposa le hicieron firmar la planilla de asistencia y en señal de conformidad de las decisiones de una asamblea donde no fuimos convocados, una forma artera de darle legalidad a lo que de origen es ilegal, en el derecho procesal se diría es nula y su nulidad es absoluta en razón de que no se puede subsanar, en fin de cuentas si esas cosas pasan en las altas esferas del Poder Publico Nacional, que de extraño tiene que ocurran en los colegios privados, donde, NO OLVIDEMOS, tienen la mas alta responsabilidad de formar el corazón de nuestros hijos para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso, tal y como en 1824 escribiría el sin par Simón Bolívar a su Robinson.

 

[email protected]

Twitter: @leonardoguzman

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba