OpiniónOpinión Nacional

¿Sobre la misma embajada?

La agencia que reporta la noticia acerca de la decisión de Guaidó de establecer la sede de nuestra embajada ante el estado de Israel en Jerusalem, se identifica con las siglas “A J N”, cuyo significado desconozco, pero no me pasó inadvertido que al referirse a Juan Guaidó, lo califica como “el auto proclamado presidente”,lo cual es falso.El encargado de la presidencia no se proclamó a sí mismo, sino que fue proclamado por la Asamblea Nacional al haber expirado el período en que ejerció el usurpador Maduro la presidencia, sin que se hubiera realizado de acuerdo con la constitución una elección válida para designar a quien habría de sustituirlo o eventualmente reelegirlo, para el período corriente 2019-2025. Para cubrir esa “vacatio” no prevista en la Constitución la Asamblea procedió a hacer el nombramiento de Guaidó.

Quizá la agencia participa de una confusión que se generó al designarse a Guaidó como encargado de la presidencia y al mismo tiempo “presidente de la Asamblea Nacional”, como si la encargaduría de la jefatura del Poder Ejecutivo, que es la Presidencia de la República,derivase de tener la condición de presidente de la Asamblea, lo cual no es correcto.

La Asamblea pudo, del mismo modo como designó a Juan Guaidó como encargado de la presidencia, habiéndolo designado presidente de la Asamblea hacer recaer su designación en otro cualquiera de los diputados, o en un ciudadano que no fuera diputado; y la designación de un nuevo “encargado de la presidencia” no procedería sino ante una falta absoluta del designado sin que se hubiera realizado la elección para escoger a quien en propiedad ejerciera la presidencia, y no la simple encargaduría de la misma.

La designación del presidente de la Asamblea es un acto que debe repetirse a lo largo del período para el cual fue electa la dicha Asamblea, cada vez que se inicia un período de sesiones y ha resultado práctica usual que los partidos cuyos militantes han sido electos diputados se alternen en ese cargo, eligiendo a uno de sus miembros como presidente para el período que se va a iniciar. Esa elección del presidente de la Asamblea ha tenido el efecto de inducir en la población una errada percepción de la realidad jurídica, en demérito de la designación del “encargado de la presidencia”, que lo será hasta que una nueva elección del presidente ponga cese a la “vacatio” surgida de haber expirado el período de Maduro, sin haberse realizado una elección legítima y válida para designar su sustituto o eventualmente reelegirlo, lo que no parece ni probable ni posible.

Quizá ustedes mis lectores se estén preguntando después de cuatro párrafos dedicados al tema de la designación de Guaidó como encargado de la presidencia y la referencia al error de la agencia de noticias, al haber calificado su elección por la Asamblea como “autodesignación”, que tiene que hacer toda esta disertación con la afirmación según la cual la sede de nuestra embajada en el Estado de Israel será en Jerusalem, que me indujo a titular este artículo “Sobre la misma embajada”. Nada absolutamente nada, por eso el título figura entre los dos signos de interrogación. Fue una excusa para volver a escribir sobre este otro tema que lo considero necesario y útil.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar