OpiniónOpinión Nacional

Sueños rotos

Se miró en el espejo detenidamente, buscando en su propia mirada el dolor que por tanto tiempo había estado posponiendo, así como si se tratara de cualquier asunto del quehacer diario. Entonces, leyó en su propia mirada historias de sueños rotos, historias que permanecían escritas, como viejas epístolas, en las hojas amarillentas de su alma. Una a una, cada historia, de cada sueño roto era narrada en su interior, en el silencio de ese momento de revelación. Las lágrimas comenzaron a brotar profusamente desde la cascada contenida en su corazón luchador. Recorrieron todo el camino, se asomaron por las ventanas de su alma, bajaron por sus mejillas, acariciando su rostro y continuaron descendiendo hasta volver de nuevo, ya descansadas, al corazón.

El camino recorrido por cada lágrima significó un camino de liberación, como si cada una representara un eslabón roto de la cadena del dolor. Como un rayo de la luz de la aurora que se asoma muy temprano, la comprensión le habló en forma de susurro e iluminó su rostro, antes ensombrecido por la tristeza. Como si se tratara de magia, aquel momento trajo consigo sanidad, la sanidad divina de la verdad, de la transparencia del ‘soy’ interior que muchas veces se viste de colores y usa mascaras alegres donde esconderse. Recordó aquellas palabras: Dios ama la verdad en lo íntimo, y en lo secreto de nuestro encuentro con El, nos hace comprender sabiduría de vida.

Los sueños rotos causan grandes heridas, los sueños que se rompen una y otra vez causan fatigan al alma; la tientan a sucumbir ante la inminente llamada de la tristeza. Y a veces es bueno sentarse a conversar con esa señora, porque en su presencia el alma se revela como un libro con sus páginas abiertas. Solo que, como tantas cosas en la vida, no es bueno prolongarlas porque su efecto se hace contrario. Pero aquellos que tienen muchos sueños rotos, es porque se han atrevido a volver a levantarse después de recoger los pedazos, para emprender de nuevo el mismo sueño u otro más grande. Aquellos que tienen muchos sueños rotos, son luchadores, son almas grandes; pues los cobardes no sueñan para protegerse de las caídas de las alturas de los sueños.

Por eso, el reino de los cielos solo lo arrebatan los valientes. Y allí frente al espejo, enjugándose las lágrimas, volvió a fijar su mirada en sus propios ojos, descubriendo que ya no estaba empañada por la decepción, sino que era una mirada diáfana; así, como la de un bebé con el alma como una hoja en blanco de luz. Recordó tantas caídas a lo largo del camino, recordó tantas puertas cerradas, tantas sonrisas apagadas, tantas flores marchitas, tantos besos indiferentes. Buscó en su piel, pensando que se semejaba a su alma, y en ella encontró cicatrices de heridas que otrora habían sangrado. Como tantas cicatrices en su alma que solo ella conoce, porque ante los ojos de otros aparecen como preciosas virtudes, como palabras suaves, como sonrisas tiernas, como miradas infinitas.

La vida se va forjando de pequeñas batallas que se libran a diario. El camino en la consecución de los sueños es semejante a escalar una gran montaña. Aún lo escaladores más entrenados van conquistando diferentes estaciones o campamentos en el trayecto. Es necesario trazar una estrategia, ejercitarse día a día, cubrir todos los detalles que hacen el camino menos arduo, siempre tener un plan B y estar dispuestos a intentarlo varias veces. Los verdaderos sueños se convierten en un proceso de vida más que en meros logros transitorios. Los sueños más grandes, no son solo esos que luego se llaman éxito, los grandes sueños son aquellos en los que tu alma se ejercita día a día para conquistarlos. Cuando somos capaces de mirar al Cielo con esperanza y continuar el camino con la certeza que Aquel que vela por nuestras almas, siempre tejerá dentro de nosotros otro sueño con los pedazos rotos.

“Solo es capaz de realizar los sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto”. León Daudí.

[email protected]

Twitter: @RosaliaMorosB

Instagram: @letras_con_corazón

https://familiaconformealcorazondedios.blogspot.com
Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal

5 comentarios

  1. Hoy una vez más Rosalia, esta vez más con poesía que con prosa nos lleva a conclusiones importantes para nuestra vida diaria ya nos lleva a decirnos a nosotros mismos que mientras estémos en este plano debemos soñar y como ella lo expresa de los sueños rotos reconstruir esos pedazos y reconstruir ese sueño para verlo hacerse realidad así tendrás vida verdadera y no como era antes de conocer la verdad,el camino y la vida quien es Jesucristo. Mil gracias gracias Rosalia por este extraordinario escrito

  2. Que reflexión tan refrescante y sabiamente explicada.Gracias por tus aportes. «Yo también he tenido sueños rotos» pero me he levantado y tomada de la mano de Dios he logrado caminar más segura.Gracias. Dios te siga iluminando

  3. Soy yo tu prima Ligia…..esa que a transitado por caminos llenos que solo mi alma a podido ver…unos nublados, otros muy iluminados, tristes, alegres …puedo decir que muchos sueños rotos que desafiando cada circunstancia han quedado en un pasado que niego traer al presente…..Aún en el rincón de mi vida …sin mirarme en el espejo, puedo reconocer cuanta valentía me ha permitido seguir adelante….y así seguir buscando un sueño que me haga vibrar y permita que mi corazón siga latiendo…..aprendí que la mirada debe estar allí donde encuentras Esperanza..en lo que no se desvanece y que perdura….a mis 62 años me siento agradecida con Dios ya que logré trasmitir su amor a cada uno de mis hijos y verlos a ellos transitar bajo la misma sombra del Obnipotent…creo que es el sueño.mas anhelado de una madre que ama a Dios antes que todo en esta vida…..Todos vinimos a cumplir un propósito….yo soñé desde que me acuerdo, a muy corta edad ser madre..y ese no ha sido un sueño roto….ese lo logré a pesar de….gracias prima me hiciste reflexionar …..estoy pensando que hacer …es curioso, tengo dias pensando en esto que escribí…y tu me diste el empujón……buenisimo te amo prima amada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar