El EditorialOpinión

¿Tenemos un Defensor del Pueblo?

Se supone, o al menos para eso fue creada la figura del ombudsmen, que el Defensor del Pueblo es la autoridad del Estado encargada de garantizar los derechos de los ciudadanos ante los abusos que pudiesen cometer los poderes políticos.

En la mayoría de los países democráticos la persona que ejerce esa función es alguien no sólo respetable, sino respetada por los habitantes, ya que tiene el poder, tanto moral como legal, para proteger a los individuos frente a los atropellos que pueda ejercer cualquier funcionario público.

En nuestro país esa función se ha desdibujado porque los personajes que han asumido esa noble tarea no han estado al servicio de los ciudadanos, sino de la parcialidad política en el poder.

Eso es muy grave porque los ciudadanos que no forman parte del credo político gobernante no tienen la menor posibilidad de que el Defensor del Pueblo se atreva a apoyarlos si eso va en contra de la línea política oficial.

Una muestra de ello es la de que a las grandes manifestaciones les ha sido virtualmente imposible  opositoras llegar a esa oficina a solicitar protección contra las reiteradas violaciones de los DDHH cometidas por los cuerpos policiales del Estado y parapoliciales amparados por importantes funcionarios públicos.

Si el actual Defensor del Pueblo, quien se autocalifica de eterno luchador en pro del respeto de la dignidad humana y protector de los derechos humanos, no es capaz de ver lo que está ocurriendo con la desmedida y trágica represión en contra de una ciudadanía que solo exige que se cumpla con lo previsto en la Constitución y las leyes, habrá incumplido su tarea y podrá ser objeto de una demanda penal por complicidad pasiva en la comisión de múltiples delitos de lesa humanidad.

Esperamos que reflexione y actúe responsablemente y sepa actuar con base a sus principios y no en función de su militancia política. Si lo hace pasará de ser defensor de un régimen para ser lo que siempre ha debido ser, defensor del pueblo o como lo denominan los suecos ombudsman.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba