OpiniónOpinión Nacional

¡Todos hermanos!

Hoy o nos salvamos todos o no se salva nadie” Enciclica Fratelli Tutti

En el marco de la semana XIV de la Doctrina Social de la Iglesia impulsada por la Diócesis de Maracaibo junto al foro Eclesial de laicos, con quienes me unen lazos de amistad y coincidencias doctrinales de pensamiento y acción, hombres y mujeres dedicados a impulsar un movimiento humanístico integral de inspiración cristiana centrados en la dignificación del Ser Humano se encuentran actores de primera línea quienes merecen especial reconocimiento, los sacerdotes Andrés Bravo, Ovidio Duarte, Eduardo Ortigoza entre otros junto a laicos como el Dr. Guillermo Yépez Boscán, Elvy Monzant, Rafael Diaz Blanco (Rafi), Homero Perez, Heberto Diaz y cientos de hombres y mujeres dedicados a promover esta inspiradora doctrina del Bien Común, a todos ellos dedico estas humildes líneas que intentan enriquecer tan necesario e  importante movimiento en tiempos de indiferencia y descarte.

Este hermoso nombre que lleva la última encíclica del Papa Francisco inspirada en la vida de San Francisco de Asís, quien asumió la vida evitando toda forma de agresión o contienda con humildad y fraterno sometimiento, incluso ante quienes eran contrarios a su Fe, luce hoy un compromiso necesario pero difícil de asumir, la historia de Caín y Abel nos condena a enfrentarnos permanentemente y prohíbe gozar los beneficios del amor fraterno, hay una verdad irrefutable que nace de la naturaleza humana, somos seres sociales, Aristóteles nos dice que el  “es” en tano de “co-es” aquí nace el principio de la coexistencia, no somos nadie sino nos complementamos con el otro, todos tenemos una dimensión individual que solo es capaz de ser desarrollada en la dimensión social (Comunidad) o como dice esta encíclica “nadie puede pelear la vida aisladamente”

La encíclica entre varios temas de actualidad se refiere con especial atención a la globalización del libre mercado y como está en su afán de producir bienes en exceso, terminan convirtiéndose en bienes superfluos únicamente para satisfacer una demanda generadora de ganancias y riquezas desiguales que terminan alimentando la “cultura del descarte”, una forma de vida espantosa en donde todo acción humana se reduce a lo material, “dime cuanto tienes y te diré cuánto vales”, es innegable que la ciencia y la economía han ayudado a ser eficientes la producción de riquezas, sin embargo al hacerlo con inequidad se producen también “nuevas y más pobrezas”,  la mayoría de economistas y tecnócratas modernos son  enfáticos al defender los logros alcanzados por la modernidad pero la encíclica inteligentemente refuta estas afirmaciones diciendo “cuando dicen que el mundo moderno redujo la pobreza, lo hacen midiéndola con criterios de otras épocas, no comparables con la realidad actual, porque en otros tiempos, por ejemplo, no tener acceso a la energía eléctrica no era considerado un signo de pobreza ni generaba angustia”

Es verdad que la globalización ha permitido acercar a la humanidad pero paradójicamente mientras más cerca creemos estar más nos alejamos, dice la encíclica “La sociedad cada vez más globalizada nos hace más cercanos, pero no más hermanos…estamos más solos que nunca en este mundo masificado que hace prevalecer los intereses individuales y debilita la dimensión comunitaria de la existencia” recientemente un importante ejecutivo de la red social Twitter declaro que se sentía frustrado por que el espíritu de comunicación sano que aspiraban al crear la plataforma se había degenerado transformándose en un espacio hostil, era necesaria esta autocrítica para recuperar el sentido de una comunicación sana,  uno de los medios impresos más importantes de Estados Unidos calificó a la redes sociales como “unsocial network” que en español se traduce como “redes antisociales”.

Para el filosofo Byung-Chul las redes sociales y la digitalización global es lo mas parecido al estado de vigilancia de Orwell, es el control del cerebro con acciones anticipadas a través de la “inteligencia artificial” y todos los recursos tecnológicos disponibles para ponerlos al servicio de intereses superiores que puedan dominar a placer una humanidad auto explotada y domesticada al servicio de estos, nos dice textualmente el filoso “aquí no se tortura, sino que se tuitea o postea. Aquí no hay ningún misterioso ministerio de la verdad. La transparencia y la información sustituyen la verdad” pero una verdad deformada y manipulada por quienes controlan las grandes empresas digitales a quienes por nada a cambio le entregamos nuestro comportamiento social, haciéndonos de esta manera previsibles y manipulables, terminamos siendo un producto más del mercado capital.

La dignificación del Ser Humano vuelve a ser tema central para el Papa Francisco, la Biblia reiteradas veces plantea que el sol sale para todos y que el todo es superior a la parte inclusive más que la suma de ellas, no hay preferencias ante Dios, todos somos iguales en nuestras diferencias, será la humildad quien permita reconocernos unos a otros, una humildad de sometimiento positivo y fraterno como la experimento San Francisco de Asís, nos dice textualmente la encíclica “Todo Ser Humano tiene derecho a vivir con dignidad y a desarrollarse integralmente y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país…Cuando este principio elemental no queda a salvo, no hay futuro ni para la fraternidad ni para la sobrevivencia”

El todo es superior a la parte, una parte convertida hoy en egoísta e individualista, un “virus radical”  que engaña y nos hace creer que acumulando ambiciones, seguridades individuales casi todas vanidosas tendremos un mundo mejor, el Bien Común queda desplazado frente al individualismo, es su peor enemigo, de allí la importancia de neutralizarlo, trabajo este que dependerá del esfuerzo mancomunado de la Humanidad entera, hoy por lo menos podemos decir que algo hemos avanzado, la carta fundamental de Derechos Humanos acogida por las Naciones Unidas sigue siendo junto a las diferentes religiones del mundo un signo de Esperanza en la construcción del Bien Común, pero serán los Estados quienes deben dar los primeros pasos en esta necesaria aspiración.

La encíclica toca otros temas importantes y necesarios para la construcción de un mundo fraterno, por lo que se hace inevitable leerla y reflexionar, finalmente sobre el tentador tema del “conflicto inevitable” la encíclica plantea que debemos vivir con él porque es real e inevitable,  sin él no tendría cabida el perdón y la reconciliación, un conflicto que normalmente sucede entre los más cercanos, especialmente en el seno familiar, Dios nos invita a soportarlo para que desde el fortalezcamos el amor fraterno a través del perdón y la reconciliación que fortalecen el Ser, cuando ocurre el conflicto nos toca decidir entre profundizar este o resolverlo, todos sabemos por experiencias propias lo terrible que implica dejar heridas abiertas y ese  “fresquito” que según algunos deja la venganza/odio  termina siendo una  brisa pasajera que con el pasar del tiempo se transforma en un inquietante huracán de tinieblas llenando la vida de amargura, intranquilidad y tristeza, no habrá nunca mejor opción que el Amor Fraterno para quienes aspiramos una vida en Paz y Eterna.

@lombardijose

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba