OpiniónOpinión Nacional

Turismo socialista del siglo XXI

Emulando a simón Rodríguez (alías Robinson, al maestro de Bolívar, los dirigentes del depredador socialismo del siglo XXI, continúan la predica: O inventamos o erramos, y ciertamente la ejecutan, y como es ya costumbre lo hacen mal, en efecto: inventan y yerran. Esta vez a algún alucinado inventor se la ha ocurrido una fórmula original para recabar las divisas que ya no llegan a las vacías arcas del tesoro nacional, en vista de que la manguangua petrolera se a acabó, al acabarse PDVSA. Se trata de la muy revolucionaria medida de poner en práctica una novedosa modalidad de turismo socialista.

Este ambicioso proyecto contempla que, mediante pago en dólares americanos, euros o francos suizos – no se aceptan Petros, ni rublos ni yuanes, ni pesos de ningún tipo – los felices visitantes puedan tener unos días de franca felicidad socialista.  Podrán, siempre vigilados por los órganos de seguridad cubanos:

  • Asistir a una fiesta de fin de semana, organizada los pranes en las humanizadas cárceles del régimen, con bebida, baile, y desahogo sexual incluido.
  • Contemplar la original gastronomía venezolana, los food truck del régimen, camiones del aseo urbano a la que asisten regularmente los hambrientos bolivarianos de todas las edades, a fin de ver si consiguen un pedazo de pizza, media hamburguesa, algún pan, fruta o cualquier desecho que pueda ser manducado para paliar el hambre pareja del venezolano Hecho en Socialismo.
  • Pernoctar en un campamento militar cercano de la frontera con Colombia, y en acto combinado con los altos panas faracos o elenos, experimentar un ataque simulado de la guerrilla.
  • Disfrutar de la conversación con los habitantes locales en una larga cola para obtener cualquier cosa, gasolina, comida, gas, medicinas o lo que sea. Serán dotados de sombrillas de variados colores como los que adornan un colorido pasaje caraqueño.
  • Asistir a cualquier cementerio de aviones, autobuses, material de guerra, de vehículos oficiales, a fin de contemplar el eficiente mantenimiento.
  • Participar en un reparto arreglado de antemano, en el que felices vecinos recibirán en su respectiva comuna una caja CLAP con alimentos vencidos o menguados, podrán adquirir una como suvenir.
  • Asistir a una alocución del Usurpador, y admirar sus destrezas con el tambor o el bongo, así como verlo bailar salsa brava con la Bonita, las fotos no están prohibidas.
  • Efectuar una peregrinación al mausoleo del Eterno, en el Cuartel de la Montaña. Podrán aadquerir (sic) franelas con los ojitos del Comandante, un libro con sus mejores insultos y un CD con sus principales canciones

Buen regreso a sus países de origen, esperando que los colectivos no los asalten camino del aeropuerto, no será un simulacro…

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar