OpiniónOpinión Nacional

Un paso adelante

Asistimos por televisión el pasado lunes, tal como estaba previsto, al acto de instalación de la Asamblea Nacional que el pueblo venezolano se dió el pasado 6 de diciembre. Había muchas expectativas y suposiciones sobre cuales habrían de ser las actitudes del régimen que nos destruye y las de los componentes de las fuerzas armadas nacionales.

En el ínterin se sucedieron algunos eventos que tendrán que ser analizados por los especialistas. El régimen realizó una acrobacia legal jubilando a un número importante de magistrados del TSJ y los sustituyó por incondicionales; esa maniobra permitió u ocasionó que el TSJ procesara en tiempo récord solicitudes de amparos constitucionales e intentos de invalidación de nombramientos de diputados que ya habían sido proclamados por las autoridades correspondientes. No opinemos sobre el cumplimiento de la aparición de las sentencias o decisiones del Tribunal Constitucional que tienen la particularidad de ser anunciados días anteriores a su publicación.

Pensamos que vale la pena destacar las ambiguas declaraciones del General Ministro de la Defensa quien, apegado a la Constitución, declaró que las Fuerzas Armadas no pueden interferir en las acciones del máximo tribunal de justicia más se olvidó del mandato constitucional que le exige a las Fuerzas Armadas ser garantes del cumplimiento de la Constitución que bastante se ha violado.

El acto que comenzó pasadas las once y media de la mañana, tuvo como aderezo los escarceos que brindaron los diputados elegidos de uno y otro bando, léanse, los elegidos entre las nóminas del Partido Socialista Unido de Venezuela y los que fueron elegidos por parte de la Mesa de la Unidad Democrática.

A pesar de que los anuncios de los días anteriores anunciaban una actitud hostil por parte del régimen, sus representantes no pasaron de realizar los papeles que un libreto razonable, aconsejaban. Así escuchamos tanto a Héctor Rodríguez como a Tania Díaz, discurrir con manidos discursos que se balanceaban entre medias verdades y medias mentiras tanto del pasado como del presente.

Luego de la postulación de los miembros de la mesa directiva de la Asamblea por parte de Omar Barboza, tomó la palabra el diputado Héctor Agüero, a quien constitucionalmente y por ser el de mayor edad le correspondió presidir interinamente, mientras se elegía la mesa directiva, el desarrollo de la reunión.

Inexplicablemente, cuando el diputado Agüero tomo la palabra, realizó un discurso inapropiado, difícil de seguir y sin objetivos definidos. Nos hizo recordar aquellos celebrados “jefes por nueve  días” que nombraba una empresa de ventas al público que tuvo su auge en los comienzos de la segunda parte del siglo XX.

Cuando por fin terminó…se sucedió un bache que hizo necesaria la auto-juramentación o juramentación pública que realizó el nuevo Presidente Henry Ramos Allup. Seguidamente, este, tomó la juramentación a los dos vice-presidentes, Henrique Márquez y Simón Calzadilla. Inmediatamente se designaron como Secretario y Subsecretario de la Asamblea a los diputados Roberto Marrero Borjas y José Luis Cartaya, quienes también fueron juramentados.

Ante el otorgamiento del derecho de palabra al diputado Julio Borges, por considerarlo violatorio al reglamento de la Asamblea, el grupo de diputados representantes del régimen resolvió retirarse de la reunión con expresiones disonantes que impidieron la comprensión del orador.

El discurso del Presidente de la Asamblea, fue expresivo de los planes de ruta de los nuevos diputados elegidos dentro de las listas de la Mesa de la Unidad Democrática, sin dejar de trasmitir el deseo y la importancia de una acción coordinada entre el poder legislativo y el poder ejecutivo.

Los próximos días serán cruciales para develar ante el pueblo venezolano las intenciones tanto del gobierno nacional como de la oposición que, después de diecisiete años, tiene supremacía calificada en la Asamblea Nacional.

Existe el riesgo de que se diluyan los esfuerzos en pugnas estériles cuando lo primordial debería ser que hubiera acuerdos que permitan a la ciudadanía, condiciones de vida adecuadas, tanto desde el punto de vista social como del económico, vertientes de la sociedad que se encuentran seriamente dañadas.

La obligación de este futuro recae en manos de toda la dirigencia. Nadie puede eximirse de esta responsabilidad.

[email protected]
@rafael862

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba