OpiniónOpinión Internacional

Una dictadura con rascacielos

Raúl Castro viajó al Vaticano y se encontró con el papa Francisco. La conversación, a puerta cerrada, aparentemente fue muy satisfactoria para el dictador cubano. Declaró que, si el papa seguía por ese camino, “yo volveré a rezar y volveré a la Iglesia”. Al fin y al cabo –agregó–, “siempre estuve en escuelas de jesuitas”.

Pese a esa oportunista promesa de recuperación de la fe, en realidad se trataba de la reunión entre dos jefes de Estado, no entre correligionarios.

Raúl es el Presidente de una nación comunista –una de las pocas que quedan en el mundo–, y el papa, al margen de su condición de cabeza del catolicismo, es el monarca de un minúsculo Estado cuya independencia fue reconocida por Benito Mussolini. Desde el punto de vista político, no hay duda de que se trata de dos fenómenos excéntricos diferentes, pero con algún parecido formal.

El papa, en su condición de Jefe de Estado, es una especie de rey dotado de poderes absolutos, elegido por un pequeño número de cardenales, todos ellos varones célibes, generalmente de edad madura.

Raúl, impuesto por su hermano Fidel, es un Presidente, también provisto de poderes absolutos, supuestamente seleccionado por el Consejo de Estado, un minúsculo grupo de diputados compuesto en gran medida por militares pertenecientes a la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuyos miembros son escogidos en unos comicios de partido único.

En rigor, la autoridad que ostentan los dos Jefes de Estado nada tiene que ver con los procesos plurales y abiertos de la democracia liberal. Ello acaso explica la tradicional frigidez del Vaticano ante la falta de libertades. Por eso Roma pudo firmar concordatos con la España de Franco en 1953, o con el sanguinario Trujillo de República Dominicana en 1954. A ninguno de estos dos países el papa Pío XII les exigió un cambio de conducta para firmar acuerdos. Los objetivos de la Iglesia eran de otra índole.

¿Cuáles son esos objetivos? Concretamente, la Iglesia católica se dedica a tres funciones básicas: difundir el evangelio, educar, y participar activa y públicamente en el debate moral de la sociedad. A todo ello agrega un claro énfasis en el ejercicio masivo de la caridad, actividad que funciona como la gran misión terrenal de la institución y como un cohesivo que la mantiene unida.

Las tres tareas están íntimamente ligadas, pero para desarrollar cualquiera de ellas la Iglesia necesita, cuando menos, la neutralidad del Estado, lo que tradicionalmente la inclina a sostener una actitud complaciente con el poder, surgida desde el siglo IV, tras el Edicto de Tesalónica dictado por el emperador Teodosio –el iniciador del cesaropapismo–, acto que transformó a la Iglesia de perseguida ocasional en perseguidora frecuente y le concedió un inmenso poder político sobre “la cristiandad”.

Desde entonces, la Iglesia ha sido el Estado, parte del Estado, o se ha colocado junto al Estado, a veces en labores viles, como las tareas inquisitoriales, o a veces en actitudes valiosas, como cuando fundó universidades, pero casi nunca se ha enfrentado al Estado, aunque éste sea manifiestamente criminal. No es su talante. Su reino, dice, no es de este mundo.

Es cierto que el papa Francisco tiene la buena intención de ayudar a los cubanos a solucionar muchos de sus problemas materiales, pero, a juzgar por el júbilo con que Raúl Castro ha acogido su mediación y respaldo, el régimen de La Habana ve esa conducta de la Santa Sede como un factor muy ventajoso para su proyecto político de consolidar una dictadura neocomunista de partido único y economía mixta, variante del experimento chino, pero aún más conservadora.

Es posible que a la jerarquía de la Iglesia en Roma (o al cardenal Jaime Ortega en Cuba), pese a no ser marxistas, arrastrados por esa tradición cesaropapista no le preocupen excesivamente el fortalecimiento en la Isla de un modelo neocomunista dentro de la cuerda ideológica China, pero me temo que puede afectar muy negativamente a quienes aspiran a un cambio democrático en el país similar al que ocurrió en Europa del Este.

En efecto, esos cubanos que quieren una transición a la democracia liberal, y no a una dictadura capitalista de partido único como la que hay en China o Vietnam, se sienten profundamente defraudados. No aspiran a una dictadura con rascacielos, sino a una sociedad en la que se respeten los derechos humanos y las libertades individuales, convencidos de que ésa, además, es la mejor receta para disminuir la pobreza y alcanzar la prosperidad.

Al papa, en cambio, un destino chino para los cubanos parece contentarlo. Su reino, al fin y al cabo, no es de este mundo. Para quienes tienen que vivir en el otro, en el real, esto no es un consuelo, sino una irresponsabilidad total de la Iglesia.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. La verdad es que aquella afirmación del Papa Francisco de que : ´´nunca he sido de derechas´´ y que muchos le creemos sin dudar un momento de su sinceridad, no significa necesariamente que sea simpatizante del Estado Islámico o que sea un un marxista – leninista encubierto, o un empedernido ´´patriota cooperante´´. Y es que ´´ jesuita que nace pendejo se muere chiquito´´. Mas bien, es un Papa del Tercer Mundo, que como buen latino a veces habla mas de la cuenta y hasta puede que vea la realidad a través del prisma de la Teología de la Liberación, pero que también a dicho muchas verdades que tocan muchos privilegios que lo hacen incómodo a los oídos de una Iglesia que se había venido anquilosando en el tiempo y que ahora comienza a hacerse ´´simpática´´. Además, el no ha engañado a nadie pues en buen criollo , ya había dicho que los cardenales se habían echado una vaina al nombrarlo Papa porque el no quería serlo y que no tenía la culpa si lo habían traído desde el fin del mundo. Claro que, tampoco rechazó el nombramiento, pues que en verdad quería el ´´cargo´´ (realmente lo quería ) y no creemos que se pudiera ´´rajar´´ después de decidirse su nombramiento.

    Lo del reconocimiento del Estado palestino y sacarse de la manga dos potenciales santas de dicha nacionalidad, mas los ´´amapuches´´ con el asesino de Raúl Castro y su longevo hermano, parece mas una decisión propia de su condición de Jefe de Estado y se presume que es lo mas conviene a los intereses del Estado Vaticano. Y sin embargo, los que simpatizamos con el sionismo pero que somos católicos, preferimos guardar un prudente silencio y que sea el gobierno de Israel que diga lo que tiene que decir, porque si hay algo cierto es que la ´´carne de cura´´ es de muy difícil digestión y es mejor andarse en buenos términos con élla ( la Iglesia) y no estar confrontándola a cada rato y de mala manera. Que ya lleva 2000 años en estos agites y nunca ha sido ni vencida ni destruida…

    Mi mejor concejo al señor Montaner es que haga como uno : tragar grueso, pasar por alto este incidente – problema ; no ´´arrecharse´´ y dejar a la Iglesia tranquila, que es lo que mejor conviene.

  2. «el ejercicio masivo de la caridad» es la esencia de este Régimen, de no ser por el reparto de dádivas, posibles cuando el barril estaba a $100, improbables ahora que los dólares no alcanzan ni para pagar el gasto fijo de la Nación, el Papa no nacido acá ya habría encontrado su extraviada Partida de Nacimiento y regresado a su tierra natal (donde se consiguen todos los productos que acá escasean y por los que hay que hacer colas cri cri). Claro que hay limosnas enormes, como las que repartían a los países pedigüeños del Caribe. La Cuba castrista, de la cual es egresado «Summa Cum Torpem» el indocumentado, se sigue llevando la mayor tajada -eso ni lo discuten en la muy roja AN-, pero hay las limosnas chiquitas, esas que calman el hambre cada dos días, y que los indigentes y oportunistas reciben con gusto, así como las promesas de asignarles una «vivienda de la patria» (porque revolución y cursilería van muy juntas). Al parecer son más las coincidencias que las divergencias entre los dos Estados: En ninguno de ellos hay Democracia, sus jefes no consultan sus decisiones a las mayorías, en ambas jurisdicciones insisten en seguir dogmas rígidos (y bastante añejos ya), y ninguno le hace ascos a las malas compañías ni a las peores conductas. Bergoglio nos está resultando más demagogo que los anteriores Papas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar