El EditorialOpinión

Venezolanos en el mundo, unas puertas se abren y otras se cierran

Dejar la tierra donde se nació, donde reposan tus ancestros, donde aún dejas amores, infancia, historia y hasta el camino a medio labrar con el que se construía un futuro no es nada fácil.

Desde hace algunos meses la diáspora venezolana se ha acrecentado, pero además ha formado parte, en su mayoría, de una emigración no planificada hacia los países fronterizos e islas del Caribe, lo cual se ha convertido en un problema regional; lo quiera o no reconocer el gobierno de Nicolás Maduro.

Los venezolanos que han cruzado las fronteras han conseguido todo tipo de solidaridades y rechazos. En mayo el representante permanente de Brasil ante la OEA, José Luiz Machado e Costa, aseguró que la crisis que atraviesa Venezuela los afecta directamente y sentenció que en Roraima tienen a “miles de venezolanos que huyen de su país”, entre ellos a indígenas.

En Roraima la mendicidad e indigencia de los venezolanos ha despertado no sólo la preocupación de las autoridades, si no la solidaridad de los brasileros que ayudan a sus vecinos.

En Colombia la situación no ha sido distinta. El pasado lunes el Gobierno anunció que prestarán asistencia de salud al menos en los casos urgentes. “El reto es brindar atención inicial de urgencias a la población de frontera, en particular a la atención en salud de la población que migra desde Venezuela”, dijo Carmen Dávila, viceministra de Protección Social.

También, el vecino país analiza a través del Ministerio del Trabajo la situación de los venezolanos con el fin de garantizar condiciones laborales dignas y así un sinfín de acciones para tenderle la mano a unos “hermanos” que, aunque sus gobernantes lo nieguen, están pasando por una crisis humanitaria.

Más no todos los comportamientos son iguales. Esta semana sonó el caso del Gobierno de Panamá, quien en su lógica de proteccionismo, ahora pedirá visa a los venezolanos para ingresar al país; lo cual ha sido severamente criticado, pues no fue igual la actuación cuando se dieron inversiones millonarias en dólares reflejadas en la famosa investigación de los Panama Papers.

También, han corrido campañas a través de las redes sociales en las cuales piden a los ciudadanos de Latinoamérica frenar la “chamofobia” y entender que en esos grupos que ahora tildan de “narcotraficantes”, “estafadores”, “echones” y cualquier otro calificativo despectivo, hay gente trabajadora, profesional, soñadora y emprendedora que jamás se hubiese ido de su tierra sino fuese por la actual crisis económica, política y social.

Quienes lo comprenden, e incluso quienes recuerdan que la llamada Tierra de Gracia acogió cálidamente a los inmigrantes del mundo, dan la mano en tan terrible situación. Mientras que otros, en este panorama lleno de matices, solo quieren que los venezolanos salgan de su tierra.

Lo cierto es que el dolor sigue pautando la historia contemporánea de los habitantes en Venezuela y también de sus inmigrantes.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba