OpiniónOpinión Nacional

Venezuela: confusión y problema para el mundo

Egildo Luján Nava

La comunicación cibernética, con su velocidad y eficiencia, ha logrado cambiar prácticamente a todo en el mundo actual. Ha sido una verdadera revolución inter social mundial, que eliminó tiempo, fronteras y distancias.

Hoy en día, los ciudadanos están en conocimiento de lo que pasa en el mundo minuto a minuto, sin límite de temas o de acontecimientos. Y pueden acceder a cualquier fuente de información, para comprar, vender y manipular cuentas sin moverse  de sus hogares.

Esta revolución comunicacional ha logrado acercar al mundo, humanizando las relaciones y concienciando a todos los ciudadanos del planeta de esa interdependencia.

En Venezuela, sus habitantes hoy se manifiestan complacidos por la manera como  el mundo ha reaccionado al enterarse de los trágicos acontecimientos que han estado viviendo. Los ha  registrado en su situación social, política, económica. También por el radical cambio para mal que también ha registrado en el estatus vivencial de un país petrolero rico que, en pocos años,  ha logrado convertirse en un estado de miseria y totalmente convulsionado por las constantes violaciones de derechos humanos, encarcelamientos sin juicios, muertos en protestas cívicas, entre otras tantas calamidades.

Y que eso se sepa, finalmente, desde luego, se debe a que las redes sociales  y los medios de comunicación en general, al unísono, le han dado libre desenvolvimiento  a esa alternativa humana de lo comunicacional. Pero, además, del alcance de dicha  interdependencia, tomando partido importante en la situación interna del país.

El concepto tan comúnmente esgrimido por algunos gobiernos, muy especialmente los que esconden conductas inapropiadas o dictatoriales, y que  reafirman el argumento de irrespeto a la soberanía o auto determinación de los pueblos, cada día tienen menos sentido. Y sucede  por cuanto la interrelación  entre las naciones afecta a todos los ciudadanos, por igual.

En Venezuela, la convulsión social, el hambre y la miseria, han obligado al 15%  o 4.5 millones de su población, a emigrar y dispersarse  por todo el mundo. Esa diáspora ha logrado crear grandes problemas sociales en todas partes del planeta y, muy especialmente en los países vecinos, que, abruptamente, han debido recibir  millones de personas. De igual forma, el país, al haberse convertido en puerta y puerto importante para el narcotráfico, terrorismo y blanqueo de capitales, ha obligado al mundo a inmiscuirse en las cuestiones políticas internas en defensa de sus propios intereses a nivel global.

Internamente, los ciudadanos venezolanos, en su mayoría, le han dado la espalda a su Gobierno, señalándolo como único responsable del drástico deterioro que registra la República. La sociedad civil, a través de sus partidos políticos y la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia con sede accidental en Washington, nombrado según la Constitución por la Asamblea Nacional y la Fiscal de la República con sede en el exilio, todos argumentando derechos constitucionales, nombraron en Caracas en un gran Cabildo  de entre cientos de miles de personas a un Presidente Interino, al Ing. Juan Guaidó.

Lo hizo para llenar la vacante presidencial decretada por esos poderes, luego de juzgar y enjuiciar al Sr. Nicolás Maduro  Moros,  actual ocupante de la Presidencia. El nuevo gobierno, el Interino, luego de un corto tiempo,  propone ir a elecciones libres y supervisadas por organismos internacionales.

Hoy en día ambos bandos reclaman tener: un Presidente, una Asamblea Nacional, un Tribunal Supremo y un Fiscal General. La oposición propone ir a unas elecciones nacionales bajo su mandar, y en un corto período, a través de un nuevo gobierno de transición a unas elecciones nacionales. El actual Gobierno del Sr. Nicolás Maduro, a su vez, reclama su legitimidad y pretende permanecer en el poder hasta el año 2025 y luego ir a elecciones. Por su parte, adicionalmente, propone ir a un diálogo, al igual que en otras oportunidades, donde lamentablemente nunca hubo resultados.

Independientemente de la pugna interna, el mundo entero, a través de sus organismos multinacionales, (ONU, OEA, Unión Europea, Grupo de Lima, etc.) así como de países que en forma individual han comenzado a tomar partido en favor o incluso ejecutar actuaciones condenatorias. En su mayoría, han opinado favoreciendo al nuevo Presidente Ing Juan Gaido. Al igual que los países del continente Americano, favorecen al Ing. Juan Guaidó.

Lo cierto y dramático es que ni el país ni sus ciudadanos pueden continuar en esta situación y están peligrosamente expuestos a una posible explosión social de peligrosas  consecuencias. Las condiciones lastimosas y precarias actuales de los ciudadanos venezolanos son evidentes. La mayoría -y con mucha ventaja- según todas las encuestas nacionales, reclaman un cambio. Llegó la hora de darle paso a la razón.

La oposición está ofreciendo una amnistía y ponerle fin al odio, ir a un reencuentro y reestructurar el país. Si en 20 años la Revolución del Siglo XXI no funcionó, llegó la hora de cambiar y dar paso a un nuevo gobierno, electo libre e imparcialmente para darle fin a este triste capítulo de la  historia venezolana.

El propósito, sin duda alguna, no es otro que recuperar el prestigio venezolano, con base en causas y logros perceptibles que los proyecten orgullosos ante el mundo.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba