OpiniónOpinión Nacional

Venezuela en la encrucijada

“Hay años que hacen preguntas, y años que las responden”, como  acertadamente señala la escritora norteamericana Zora Neale Hurston. Y en Venezuela el 2015 se presenta como un año en que debemos generar nuevas preguntas que ayuden a definir nuevos rumbos, ante quince años de respuestas insensatas. Y las preguntas que hay que hacerse parten necesariamente de una realidad en ruinas. Y es que quince años de chavismo empeñado en darle vida a un cúmulo de ideas muertas –con su mentalidad patrimonial, su incompetencia proverbial y su conjuro permanente del odio y de la división- no han podido ser tolerados ni siquiera con el mayor ingreso de divisas de nuestra historia.

Los hechos, las intuiciones y los presagios anuncian un desplome general, ante el cual los demócratas no podemos cejar en buscar soluciones no violentas, constitucionales y democráticas para enderezar la crisis que vive el país. Ello requiere, sin embargo, el definitivo reagrupamiento de todas las fuerzas democráticas en torno a una propuesta político-ideológica para la trasformación del país, basada en una narrativa sobre el impacto de la democracia en el alma de la nación y en torno a una estrategia para enfrentar al gobierno y ganar el apoyo popular.

Está de moda centrar la crítica al chavismo en sus falencias económicas, pero el daño mayor, el que sin duda será más difícil de solucionar, es el daño antropológico Lo antropológico es crucial y no tan solo por el cáncer de la división –que fuera producido por Chávez- , sino porque el Régimen ha repotenciado el ADN militarista que pervive en las mentes venezolanas desde el origen de la república. Vivimos en una anomia y una anarquía porque, entre otras sinrazones, tenemos un Estado donde el vicio y la injusticia se dan la mano, convertida la sociedad en un cuartel al lado de un (decreciente) pozo petrolero.

Ante lo anterior, los ciudadanos deben estar convencidos de que la oposición partidista se opone a lo mismo que ellos se oponen. Han concordado recientemente, con declaraciones y comunicaciones,  Capriles, Machado, López y Ledezma: Esto es muy bueno y se requiere ampliar aún más la base democrática de la oposición.  Se necesita una oposición que esté en la calle, que  movilice la protesta democrática en la calle. No para crear guarimbas, pero tampoco para marchas sin sentido y sin objetivos, o cacerolazos que en la actualidad sólo molestan a los vecinos.

Las elecciones parlamentarias de este año son políticamente inminentes. Fomentar la división de la oposición y  aumentar al máximo la abstención de los opositores son los dos objetivos coyunturales del régimen. Por eso, harán todo lo posible para promover  la idea de que con un Consejo Nacional Electoral (CNE) desequilibrado a favor del gobierno es inútil votar; así mismo tratarán de fortalecer las sospechas de que las máquinas de votación permiten violar el secreto del voto .Sin embargo, la historia demuestra que incluso con árbitros controlados por el régimen  la oposición puede lograr un cambio de gobierno (Pinochet, Violeta Chamorro, Fujimori, o Ferdinand Marcos, son ejemplos a mencionar.) Si la oposición gana clara y contundentemente, reflejando todas las encuestas previas serias, no hay CNE o fraude que valga. Al perder las elecciones de una manera evidente se pierde la legitimidad, nacional e internacionalmente. Y aunque el gobierno haga fraude,  militares, jueces, fiscales, policías, empleados públicos en general y hasta diputados gobiernistas,  pensando en su futuro, quizá buscarán caminos para abandonar el ”barco”, antes de que se hunda, acelerando así el proceso del “naufragio”.  En Venezuela las elecciones parlamentarias quizá no serán suficientes para el cambio, pero son un paso necesario y decisivo. Además las elecciones  sirven también para organizar, movilizar y entusiasmar a militantes y simpatizantes, y descubrir, seleccionar y fortalecer liderazgos actuales o emergentes. Por tanto, hay que llamar a votar masivamente.  La unidad de la alternativa democrática es indispensable, quien agrede a la unidad, consciente o inconscientemente, está favoreciendo al  gobierno.   Ante el creciente cataclismo la única respuesta del gobierno ha sido el aumento de la censura, la represión y la intimidación. Sin embargo, Maduro y su equipo están profundamente equivocados. No prevalecerán el miedo, la resignación y las armas. Serán decisivamente vencidos por una esperanza democrática renovada, así como la razón vencerá a la irracionalidad de este irremediable desorden que sufrimos.

Nota: Este artículo resume un documento más amplio redactado a seis manos con los amigos Abdón Vivas Terán y Marcos Villasmil con quienes comparto los ideales del humanismo cristiano.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Hay un dicho que expresa lo siguiente : ´´ Para que seas confiable, tienes que demostrarlo´´. Y no es porque no queramos salir de esta dramática situación en la que nos encontramos o que el gobierno no desaproveche ninguna oportunidad para estimular la división entre los que se dicen opositores con la única finalidad de estimular la abstención – hoy en las parlamentarias, mañana en cualquier otra elección – , pero lo cierto es que con nuestro mal ejemplo, hemos hecho todo lo que no se debe hacer para propiciar la ´´abstención´´. Y es que las dictaduras no se derrotan con indisciplina y declaraciones extemporáneas y hasta fuera de lugar ; por el contrario, se vence con una enorme capacidad de sacrificio y entrega personal donde los individualismos no tienen cabida. ´´La causa es primero´´ y lo demás es accesorio, pues en caso contrario, no estaríamos frente a una dictadura sino frente a un caso clásico de ´´ autoritas vulgaris´´ tan corriente en estos trópicos caribeños, con excepción de Cuba y el férreo socialismo ( comunismo ) controlado por los intocables hermanos Castro Ruz.

    Dentro de ese creciente sentimiento de la anti política y el surgimiento de casos tan emblemáticos como el de España y Grecia, pareciera que la demagogia y el populismo todavía tienen un espacio político para poder avanzar aunque a posteriori su fracaso está garantizado. Y es que en el fondo, todos somos parte de los ´´Indignados´´ del mundo. La diferencia fundamental radica en que el verdadero indignado no busca la destrucción del ´´sistema´´sino su perfectibilidad ; proceso nada fácil y que es aprovechado por gente como el señor Iglesias para destruir toda salida civilizada y democrática y cuyo fin último, es la perpetuación en el poder gobernando sobre sobre las ruinas de su país. Exactamente lo que hizo a la perfección el señor Chávez en nuestro país.

    ¿ Están conscientes nuestros líderes políticos del problema al que nos enfrentamos y lo que se espera de ellos dentro de la sociedad global ? ; ¿ Están preparados para enfrentar este nuevo rol del dirigente político en la sociedad universal del siglo XXI ? ; ¿ Comprenden que la herencia gomecista que perduró con los presidencialismos extremos ha llegado a su fin ?. Creemos que la parte más pensante e intelectualmente mejor formada de nuestra oposición, si no lo comprende del todo, al menos lo intuye asertivamente. Y es que lo que se va ´´empoderando´´ en la sociedad global es la noción del ´´poder ciudadano´´ que muestra su desacuerdo frente a líderes democráticos y no democráticos y les dice sin ambages :´´ Basta de privilegios, basta de errores, que están afectando nuestra calidad de vida ´´. Quizá por ello es que se cuestiona el discurso de nuestros dirigentes viejos y nuevos ; y también le manda un mensaje a nuestros empresarios : ´´ Si eres incapaz de ser solidario, si callas frente a la especulación y el acaparamiento, eres igual o peor que nuestros políticos. No cuentes con nosotros, sálvate tu solo´´. Visto el problema desde esta perspectiva, la ´´abstención´´ es el equivalente al ´´voto castigo´´ y se traduce en una opción – salida que nos quiere decir : ´´ Nos salvamos todos o nos <> juntos´´. ¿ Algo instintivo y primitivo ?. Sí, si lo es, pero puede funcionar aunque sus consecuencias sean nefastas.

    Solo cuando reflexionamos en frío, rectificamos, y si ayer molestos jurábamos no votar nunca más ; hoy sabemos que no es lo conveniente ni lo mas oportuno. Y ello, por una razón elemental, es el equivalente a el ´´por ahora´´; ya tocará ajustarles las cuentas a nuestros ´´mandantes´´. Sin embargo, el peligro de la abstención está presente y en alguna medida, sin el voto rojo, las posibilidades de triunfo son muy limitadas. El señor Diosdado Cabello – que en modo alguno es santo de mi devoción -, dijo algo que no deja de tener trazos de verdad : ´´ La izquierda por muchos problemas que se tengan, no votará por esos <> ( palabras mas, palabras menos ). Y es que si nuestro discurso no es honesto ni sincero pero sobre todo convincente, pudiesen terminar dándole la razón al susodicho señor. En nosotros está desmentirlo o por el contrario, confirmar que tenía la razón. Así, que si no logramos motivar a esa inmensa masa independiente, militante, simpatizante o no, opositores u oficialistas, la posibilidad de que nos quedemos ´´mirando para el cielo´´, sigue siendo una posibilidad cierta. ¡ Corren o se encaraman!, porque los margenes de maniobra se reducen cada día mas y hoy por hoy, el tiempo es el bien mas escaso !…

  2. 1. «quince años de chavismo»: Esta pesadilla formal como régimen, comenzó el 2 de febrero del 99, o sea que ya lleva 16 años y 10 días, hoy 12 de febrero del 2015.
    2. «el ADN militarista que pervive en las mentes venezolanas»: De nuevo ese pernicioso empeño en generalizar, incluso cuando es evidente que la generalización deja por fuera a la mayoría, lo cual es el mayor contrasentido. Ese ADN militarista pervive en una MINORÍA, en su mayor parte resentidos e ignorantes. Si la mayoría pensara favorablemente sobre el sometimiento a las arbitrariedades e incapacidades de los militares, Venezuela estaría frita, y hace mucho que tendríamos cubanos dando órdenes abiertamente en Miraflores. Más bien las tendencias son en sentido contrario, y los militares y los invasores castristas ya están preparando sus maletas, porque saben que en cualquier momento surge un Cisne Negro que se los va a llevar en los cachos, con todo y milicias y colectivos armados (ese mismo temor llevó a la Nomenklatura Raulista a iniciar acercamientos con nada menos que los EEUU, saben que se les acaba esta teta venezolana, y que las nuevas generaciones cubanas no comen cuentos revolucionarios ni le paran a amenazas de dinosáurios).
    «aunque el gobierno haga fraude, militares, jueces, fiscales, policías, empleados públicos en general y hasta diputados gobiernistas»: No dudo que los que han sido cómplices vulgares desde todas las Instituciones busquen saltar la talanquera (a los Ceaucescu los «juzgaron» y ejecutaron en forma muy express, un grupo de sus más allegados, ganándose sus salvoconductos ante el nuevo régimen, luego del colapso de la gigantesca URSS), ya han ocurrido varios de esos saltos estratégicos y oportunistas, pero debemos estar pendientes, no se puede ser celestinos y benevolentes con quienes han cometido grandes malversaciones y crímenes de lesa Humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba