OpiniónOpinión Nacional

Venezuela necesita un Romulero

Muchos estamos seguros que vienen una transición y un cambio de gobierno porque el pueblo esta solicitando la renuncia irrevocable del presidente, Maduro por incapacidad de controlar y resolver la crisis humanitaria o catastrófica que sufre por igual el pueblo venezolano. Otros creen que el cambio viene a mediado de año por vía constitucional.  En conclusión el cambio de gobernar es un hecho como la aprobación de la Ley de Amnistía que pondrá en Libertad a los presos políticos y el regreso de los exiliados por persecución política. Fue la principal promesa y oferta electoral de “la manito de la MUD” con Venezuela. Hay que cumplir y honrar los juramentos y compromisos con el pueblo venezolano. Sino, oh! desmandara.

La AN analiza con lupa el decreto de Emergencia Economía que   presento el presidente Maduro para la aprobación o rechazo de la Mayoría calificada de la Oposición Democrática. Hay que tener cuidado con la estrategia maquiavélica. El contenido del decreto es engañoso y fraudulento, no es conciso, aprobarlo tal cual es devolver un cheque en blanco para que el gobierno raspe la olla y empobrecer más a los pobres. El gobierno no tiene ningún plan para reactivar la economía ni la producción nacional ni tampoco disposición para dialogar con las fuerzas vivas de la nación para resolver el desabastecimiento que no deja crecer. Vimos en una hiperinflación galopante. El gobierno chavista lo que quiere es oxigeno renovado para sobre vivir. La AN  no puede perder tiempo en analizar una agenda preconcebida y tramposa. La AN debe legislar, controlar al gobierno y actuar con eficacia hacia el cambio que reclama Venezuela.

Hoy la realidad política del país es que la nueva Asamblea Nacional con mayoría de la MUD tiene liderazgo nacional para contribuir a las soluciones de la crisis del país.  La CRBV establece que la renuncia o ausencia absoluta del presidente de la republica, el presidente de la AN se encarga de la primera magistratura nacional por un lapso que señala la CRBV. Y, posteriormente convoca a nuevas elecciones. Todo dentro de la Constitución, nada fuera de ella con la aprobación del soberano pueblo de Venezuela.

Rómulo Betancourt, líder fundador del partido Acción Democrática,  primer presidente constitucional de la primera era democrático de Venezuela una vez derrocada la oprobiosa dictadura militar del General Marcos Pérez Jiménez el 23 de Enero de 1958, el bravo pueblo recorrió las calles de Venezuela gritando Libertad y democracia. El pueblo indignado echo al déspota, sátrapas y esbirros torturadores de dirigentes obreros y lideres políticos, estudiantes y sindicalistas que estaban presos en los calabozos de la tenebrosa policía política llamada: Seguridad Nacional (SN). La cárcel de guasina como muchas otras era un destino sin retorno donde los presos políticos fueron torturados, vejados, aislados, desaparecidos y  muertos, tal cual como hoy  sucede en Venezuela con estudiantes y políticos por pensar distinto al gobierno chavista.

El Presidente, Rómulo Betancourt ante las cámaras del Congreso Nacional de Venezuela, juro solemnemente que en Venezuela se acabaría el habito de imitar el militarismo arrogante y déspota que se instauro como modelo desde la separación de Venezuela de la gran Colombia, y siguió el mismo camino en  la guerra de la federación, y montoneras de caudillos a caballo hasta Miraflores. Y golpes militares contra gobiernos elegidos por el pueblo para entronizar a militares dictadores cuyo propósito era defalcar la hacienda pública.

El presidente Betancourt (1959-64) cumplió lo que juro. Señalo: Los militares serán para siempre disciplinados y obedientes al juramento de la defensa de la soberanía nacional. No serán deliberantes bajo la influencia ideológica de ningún partido político.  El Presidente de la Republica de Venezuela es y será para siempre un civil electo por voluntad popular con vocación de servicio en la función publica, de intachable conducta y reputación pública ni tener interdicción judicial, y de capacidad comprobada como un luchador social en sintonía con el pueblo venezolano.

El presidente Betancourt, gobernó bajo un clima de alzamiento militar interno e internacional, v. gr. la invasión militar de Cuba en combinación con los mismos comunistas de hoy que están con el chavismo manejados por la dictadura cubana de Fidel y Raúl Castro que ayudaron a destruir a Venezuela. Los cubanos invasores en el gobierno democrático de Rómulo Betancourt fueron derrotados y expulsados con el rabo entre las piernas por el coraje del presidente Betancourt y su gobierno civilista con las FAN leales que defendieron la Patria de Bolívar con espíritu democrático en la naciente Democracia pluralista que fue ejemplo de América y el mundo. De allí nació “La doctrina Betancourt” un modelo de Derecho Internacional a seguir. Hoy la OEA esta a punto de aplicarla de nuevo.

Henry Ramos demostró maestría parlamentaria al responder de frente al presidente Maduro con el mismo sarcasmo que utilizo el presidente al pretender burlarse de su liderazgo. El presidente de la AN con elegancia poco común en él pero con inteligencia que sí es su característica peculiar, y sin titubeo le dijo: “… otra cosa presidente, ahora la AN es un Poder Autónomo de legitimidad originaria del voto popular como el Poder Ejecutivo que usted representa, y aquí están los Diputados de esta Asamblea Nacional que representan al pueblo soberano de Venezuela, y los otros poderes nacionales (poder electoral, poder Judicial y poder ciudadano) son por delegación de esta AN”. ¡Ojo! mucho cuidado, ellos son sujetos de control y revisión. La contumacia de la AN se resume en el apotegma de Hollwing: “En el proceso solo hay dos partes, ni menor de una; ni más de dos”.  Ojala, la próxima reforma o enmienda constitucional establezca que los demás poderes públicos nacionales se elijan por el voto universal, directo y secreto del pueblo soberano, y se consolide la igual y autonomía de los poderes nacionales.

¿Hasta cuando tanto presidencialismo? Dio vergüenza ajena, el comportamiento político de la Fiscal General y del Defensor del Pueblo que lucieron como focas de la bancada oficialista e igual sucedió con militares de alta jerarquía.

HENRY RAMOS ALLUP, ha demostrado capacidad en el desempeño de parlamentario, liderazgo político partidista y gerencia en asuntos públicos y académicos. Maneja con prudencia el arte de toma de decisiones sin pausa ni aspavientos sin poner en peligro en ningún momento la estabilidad constitucional de la Republica. Es decir con visos de un estadista.

Henry Ramos es un venezolano con guáramo de estilo propio pero ROMULERO, combatiente, capaz, formado en política de acción y capacitado para la función pública y de voz chillona pero con léxico conciso y preciso.

Hoy Venezuela no reclama ni exige experiencias acumuladas o de mucho candelarios como el mismo Henry Ramos definió en la instalación de la AN el día 5E, se trata de asumir el rol con eficacia y eficiencia en la resolución de los conflictos y los problemas sociales que agobian al pueblo de Venezuela.

Así de las cosas.

Jesús Alfonzo Sánchez
[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba