OpiniónOpinión Nacional

¡Vida!

José Dionisio Solórzano

La vida es el bien más preciado que tienen los seres humanos; sin vida no hay mañana, no hay esperanzas, ni hay razones para seguir adelante.

Y, no basta con tener vida, sino calidad de vida. Vivir por vivir tampoco es el objetivo de la existencia, sino el  saber cómo vivir.

Tristemente en Venezuela la vida misma es un lujo. Luego de 20 años de un sistema hambreador, violador de los Derechos Humanos y amparador de delincuentes, la vida ha perdido su valor real, su esencia y su objetivo.

¿Cuántas familias, durante estas dos décadas, no han llorado la muerte de un familiar? ¿Cuántos venezolanos no lamentan que un pariente haya fallecido por falta de insumos médicos en los hospitales del país? La lista es larga y los números lastimosamente sorprendentes.

La vida en socialismo se resume en una existencia de penurias, en la sumatoria de calamidades, urgencias y tristezas.

La vida no es vida en este modelo que mata de hambre al pueblo, que lo condena a vivir en medio del caos y la zozobra.

Frente a esto, toda acción que lleve a darle vida y mejoramiento a la existencia de los venezolanos es loable y plausible, y más cuando esta meta es el objetivo fundamental de una administración pública como es el caso de Anzoátegui.

El gobernador Antonio Barreto Sira asumió el reto de “salvar vidas”, y a pesar de las trancas presupuestarias y de la asfixia financiera, le ha metido el pecho al tema de salud, obteniendo excelentes resultados para el bienestar de los anzoatiguenses.

A través de una permanente inversión y trabajo en los hospitales, la Gobernación de Anzoátegui ha logrado: Rehabilitar la Emergencia, Emergencia de Traumatología y Cirugía de Manos, la Sala de Trauma Shock y el Quirofanito del hospital Luis Razetti, ha entregado rehabilitado la sala de Emergencia Pediátrica del Hospital Luis Alberto Rojas de Cantaura y los quirófanos del Hospital Antonio Rondón Lugo de Clarines.

Barreto Sira arrancó un programa llamado La Caravana de la Salud, el cual ha salvado la vida a miles de pacientes llevando la salud directamente a las comunidades; y ahora va abordar la dramática situación de los ambulatorios y activar un programa de atención inmediata denominado Asistencia para la Vida.

El respeto por la vida no es un simple anunciado en Anzoátegui, sino un compromiso real y efectivo, una lucha que se viene librando a pulso en los centros asistenciales, en las comunidades y en cada escenario.

Salvar vidas es la mayor obra que puede mostrar Barreto Sira y la más grande de todas; porque no hay bien más preciado que la existencia en sí misma. Sigamos en Movimiento.

@jdionisioss

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar