OpiniónOpinión Nacional

Wilexi

Wilexi es la expresión de un fracaso, de un rotundo fracaso de la llamada revolución Bolivariana o del Socialismo del siglo XXI como también se le ha denominado, dicho sea de paso, que no tiene nada de revolución, de Bolivariano ni de socialismo, es una extraña mezcla de Fascismo, Estalinismo e intento bizarro de reproducir la »revolución» cubana; ha sido y es una gran estafa histórica iniciada por Chávez, continuada, deformada y agravada por Maduro. Hoy Venezuela vive su peor crisis histórica en lo económico, en lo social, en lo institucional, en lo ecológico, en lo moral y en lo espiritual; ni siquiera durante la Guerra Federal, el pueblo Venezolano había sufrido tantos tormentos y tantas penurias. Wilexi es un producto de este fraude histórico, que comenzó como un proyecto democrático y que en sus inicios visibilizó y les dio voz a quienes no tuvieron éxito, pero que *a medida que la revolución cubana fue penetrando el proyecto original, este se fue convirtiendo en la negación de la democracia*, hasta llegar a los extremos que hoy vivimos, *autoritarismo, violación sistemática de la constitución y de los derechos humanos, alto grado de corrupción, ineficiencia y engaños y mentiras al pueblo Venezolano*.

Wilexi es uno de los centenares de millares de nuestros jóvenes que provienen de los sectores populares, que no han tenido acceso a la educación, que han vivido desde niños en un clima hostil y de violencia, que no tuvieron cuidado de ningún tipo durante su infancia, tanto económico como afectivas y progresivamente se fue transformando en lo que es hoy, un desadaptado social, un delincuente de grandes proporciones. Hoy la pugna en el barrio José Félix Ribas de Petare, es por el control del sector, si lo continúa haciendo Wilexi y su banda, o si lo controla una nueva banda integrada por ex presidiarios de alta peligrosidad que fueron excarcelados irresponsablemente por Iris Varela.

Varios días de intensos intercambios de disparos entre las dos bandas, sin que los organismos de seguridad intervinieran, hasta que Maduro en una cadena nacional nombra a Wilexi y lo acusa de ser agente de la DEA y dice que le dio instrucciones a su ministro de relaciones interiores de que fuera al barrio y que »fueran con todo». El ministro cumplió la orden y *el barrio fue objeto de un masivo operativo policial, en donde se violaron todos los derechos de los ciudadanos y que según cifras extraoficiales produjo 17 ajusticiados y numerosas detenciones. Hay un joven asesinado que es particularmente emblemático; ese fue Brian, alegre, colaborador, destacado Basquetbolista con un futuro promisor. Quién o quiénes son los responsables de esas muertes?, producto de una operación policial salvaje, inhumana y cruel*.

*El fracaso ha sido de tales proporciones que Venezuela ha retrocedido a finales del Siglo XIX o a comienzos del Siglo XX en todas las áreas. El sistema educativo público destruido, con mas de 60% de deserción escolar y de docentes y con las edificaciones totalmente deterioradas. El Sistema de salud pública, también con éxodo masivo de médicos y enfermeras, con los hospitales y centros de salud deteriorados sin insumos médicos y con medicinas a un altísimo costo imposible de comprar por la mayoría de la población. Destruido el sistema de seguridad social en donde los trabajadores ganan un salario miserable y los pensionados y jubilados reciben un ingreso que no les alcanza para nada, todas las personas de la tercera edad, nuestros abuelos, sometidos casi a la indigencia y sin ningún tipo de protección social. Destruido el aparato productivo del país por una errada concepción de la política económica y un ensañamiento perverso hacia la empresa privada. Destruidos los servicios públicos, los barrios no tienen agua, los cortes de luz son cada vez más frecuentes y prolongados con todas las consecuencias que ello acarrea. Un poder judicial corrompido y sin autonomía. Un sistema carcelario hacinado de seres humanos que viven en condiciones degradantes en donde también se les violan sus derechos humanos y procesales, convirtiéndose las cárceles hoy en post grado de delincuencia y de donde se planifican y dirigen todo tipo de delitos. Una corrupción galopante y de todo tipo sin precedentes en nuestra historia republicana. Sin referentes morales y sin referentes culturales.

En fin, esta es la Venezuela de hoy y de hace muchos años en donde aparece Wilexi con mucha notoriedad y sirve para hacer olvidar el bochornoso caso de narcotráfico, donde aparecen implicados gobernadores y altos funcionarios o desviar la atención de la masacre de la cárcel de Portuguesa en donde murieron asesinados 50 reclusos y desviar la atención de la operación Gedeón hasta ahora confusa. Desde el punto de vista psicológico, Wilexi tiene características psicopáticas que da el clima que vive el país, es estimulado por toda la destrucción descrita en líneas anteriores, es un caldo de cultivo para la aparición de casos como el de Wilexi*. La mayoría de nuestros jóvenes que viven en la actual Venezuela son víctimas y a su vez victimarios. La juventud es quizás la etapa más vulnerable del ser humano en su recorrido por la vida, es la transición de la niñez a la adultez, tienen espíritu gregario, tienen sueños y ganas de vivir, pero pueden ser captados, y lo son, para causas dañinas y perversas con cierta facilidad, porque aún no tienen paradigmas claros y son inseguros y con miedo al futuro. Hoy vemos cómo ha aumentado el suicidio juvenil, la violencia juvenil, la delincuencia juvenil, el alcoholismo juvenil y el microtráfico y consumo de drogas, la trata de personas, la prostitución juvenil, el embarazo prematuro en niñas de 13 y 14 años, por cierto, es imprescindible mencionarlo, estimulado irresponsablemente desde Miraflores otorgando bonos a la mujer embarazada, promoviendo una sexualidad irresponsable, de esos niños saldrán muchos Wilexi con toda seguridad. Si bien es cierto que hay rasgos psicopáticos en los Wilexi, también los hay en los cuerpos policiales y hasta en los más altos niveles del gobierno.

Como hemos visto, la crisis es profunda, pero los Venezolanos, somos de una estirpe que genera suficientes anticuerpos para rechazar y superar todo lo que ha generado este caos y tenemos la suficiente fortaleza para lograr construir una Venezuela distinta y mejor, digna verdaderamente democrática y con valores justicia. A todas estas, no se ha escuchado hasta ahora la voz del Alcalde de Sucre en Petare ni del gobernador de Miranda, porqué será?. Hoy el barrio José Félix Ribas está de luto, una mezcla de dolor, impotencia, rabia, miedo, desesperanza después de haber sufrido la brutal embestida policial, han sido humillados, vejados, hoy hay más madres sin hijos, más mujeres sin pareja, más niños sin padres, más dolor y más incertidumbre. Sacaron a Wilexi y le entregaron el barrio a otra banda que intentará controlarlo, con el apoyo del gobierno nacional, regional y no sabemos si municipal, pero eso no solucionará los problemas del barrio, continuará la miseria, el hambre, la penuria, seguirán sin agua, sin gas, con cortes de luz, con desempleo o subempleo, sin maestros, sin médicos ni medicinas y quizás con mayor violencia.

El problema Wilexi, o los Wilexi, no se resuelve policialmente, ni violando los derechos humanos de los habitantes, ni con medidas de control social autoritarias y antidemocráticas, se resuelve con un cambio profundo en el país, para reconstruirlo de nuevo, esa reconstrucción tiene que extraer su poesía del futuro, pensando en el porvenir y con la frente en alto y la mirada al horizonte decir con fuerza; construyamos una sociedad en donde no contribuyamos a formar Wilexi y si acaso un joven se desvía que pueda encontrar todo el apoyo para enderezar el rumbo y encontrar su camino. Esta pesadilla pasará y veremos a los ciudadanos de José Félix, celebrar juntos, escuchar de nuevo a Héctor Lavoe, saldrán de nuevo a las calles a conversar con sus vecinos, podrán ver su cine de platabanda y volver a la normalidad, pero mejor, en una nueva democracia plural, inclusiva que luche a fondo contra la corrupción, procure el emprendimiento y establezca los mecanismos para erradicar la pobreza, una sociedad con valores e inclusiva donde se erradique el odio e impere la ley y la justicia. Concluyo con un párrafo de Don Quijote de la Mancha, libro que me enseñaron a leer mis padres y que tiene total pertinencia: »Sábete Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que pronto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas; porque no es posible que el mal y el bien sean durables, y de aquí se sigue que habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca«.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar