OpiniónOpinión Nacional

Wuhan, un concierto para piano y el coronavirus (1)

A manera de prólogo. En este breve ensayo de tres partes, el autor intenta presentar  las estrechas relaciones históricas y geográficas entre la ciudad china de Wuhan, un concierto para piano originario de la zona y poco conocido y algunas estrategias de combate al virus  responsable de la pandemia que afecta actualmente a la humanidad.

1/3.  Primera parte. Wuhan.

Milenaria ciudad-subprefectura de la República Popular China, con 12 millones de habitantes en su zona metropolitana, es la capital de la provincia de Hubei. Esta megaciudad es considerada la más grande del centro-oriente de China e importante centro de comunicaciones y transporte nacional, así como político, económico-financiero, cultural, científico y educativo de esa región. Basada sobre cifras de la propia Oficina de Estadísticas de China, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD) estima que su verdadera población estaría en los 19 millones de habitantes.

El nombre de la ciudad es un acrónimo de los nombres de tres ciudades, dos de las cuales se encuentran en la confluencia del río Han (el mayor afluente) con el Yangtze, en su margen izquierda: Han por la ciudad de Hankou (margen izquierda del río Han) y Hanyang (margen derecha del río Han) y Wu por la ciudad de Wuchang, en la margen derecha del Yangtze, frente a las otras dos ciudades. En 1926, durante la Expedición del Norte, se decidió fusionar las tres ciudades anteriores a fin de constituir una nueva capital para la China Nacionalista. Así surgió la metrópoli Wuhan y el llamado Distrito Capital y sus tres distritos, las tres ciudades antes señaladas.

Hechos militares alrededor de Wuhan.

La Expedición del Norte fue una campaña militar emprendida en 1926 por el Ejército Revolucionario Nacional del Kuomintang, Partido Nacionalista Chino, contra el gobierno de caudillos regionales y el malestar causado por la petición de Stalin a los comunistas de Wuhan de movilizar un ejército de campesinos y trabajadores. El objetivo de la campaña era reunificar a China, fragmentada desde la Revolución de 1911. La expedición fue dirigida por el generalísimo Chiang Kai-shek.

En octubre de 1911 en Wuhan había ocurrido el levantamiento de Wuchang, cuyo resultado fue la caída de la dinastía imperial Qing y el nacimiento de la República. En 1927 Wuhan fue capital de China. Importante papel jugó durante la segunda Guerra Sino-Japonesa (1937-1945), sangriento conflicto entre China y el Imperio del Japón, que había conquistado Manchuria (Manchukuo en japonés, comprende actualmente el noreste de China y Mongolia Interior). Japón buscaba proteger esa zona del creciente comunismo soviético, pero fundamentalmente expandirse política, territorial y militarmente y tener acceso a fuentes de materias primas y alimentos.

Después de la captura de Nankin por los japoneses en diciembre de 1937 y la masacre brutal de su población, los chinos trasladaron su cuartel general e importantes dependencias administrativas a Wuhan, la segunda ciudad más populosa de la época, por lo cual se convirtió prácticamente en la capital provisional del gobierno chino del Kuomintang. El esfuerzo bélico se centró en evitar que la ciudad fuera capturada. El gobierno japonés y el Cuartel General de la Fuerza Expedicionaria China, bandos enfrentados,  predijeron que la caída de Wuhan conduciría al final de la resistencia china. No fue así. La intensidad de la lucha fue tal, que existen evidencias concretas de la autorización imperial para el empleo de gases tóxicos por el ejército japonés en agosto-octubre de 1938, en los combates de Wuhan. La ciudad fue, finalmente, conquistada por Japón en 1938, después de cuatro meses y medio de cruentos combates. Las fuerzas aérea y naval chinas habían sido aniquiladas y el ejército sobreviviente había abandonado la ciudad, para salvarse. Wuhan se convirtió en un importante centro logístico japonés para las operaciones en el sur de China.

Desde 1944 hasta la rendición japonesa.

Desde entonces, la situación bélica entró en un período de estancamiento que se prolongó hasta 1944, cuando, por un lado, aviones estadounidenses bombardearon intensamente a Wuhan durante varios días y por el otro, se dio inicio a la operación Ichi-Go, adelantada por el ejército japonés para desalojar y tomar las bases aéreas estadounidenses en el sureste chino, que servían de asentamiento a sus aviones B-29, empleados para bombardear a Japón. La operación fue un costoso éxito japonés, pero Estados Unidos pudo desplazar sus bases aéreas hacia las Islas Marianas, recién capturadas a Japón. Luego, los chinos recuperaron las posiciones.

Las bajas totales de China durante la Segunda Guerra Sino-Japonesa ascendieron a 21,3 millones (17,5 millones de civiles) y a 1,9 millones las de Japón. La guerra concluyó con la rendición de Japón a los aliados, luego del bombardeo atómico a Hiroshima y Nagasaki, a pesar de seguir ocupando territorio chino.

Esta guerra fue el mayor y más destructivo conflicto bélico en Asia durante el siglo 20,    que dejó el camino de China abierto al régimen comunista. 

                                                    [email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar