Sin categoría

FMI, une institution démodé

En medio del fragor de la II Guerra Mundial, para ser precisos a un mes del desembarco en Normandía (22-07-1944) los países de la alianza democrática que combatían el nazifascismo (Alemania-Italia-Japón) fundaron el Fondo Monetario Internacional y el 27-11-1945, aún calientes los cadáveres dejados por la conflagración, la institución financiera inició operaciones, destacándose entre sus objetivos el siguiente: “Infundir confianza a los países miembros poniendo a su disposición, temporalmente y con las garantías adecuadas los recursos del Fondo, dándole así oportunidad de que corrijan los desequilibrios en sus balanzas de pago sin recurrir a medidas perniciosas

Sin duda, tal objetivo fue concebido para los países desarrollados que, a pesar de la destrucción que dejó la guerra, contaban con estructuras básicas sólidas y potencialidades para cumplir con las exigencias reglamentarias; pero cuando se trata de países subdesarrollados, no se puede aplicar la cartilla de condicionamientos sin afrontar tormentosas conmociones sociales y mayor hundimiento de sus economías, fortalecimiento de la pobreza y permanente conflictividad, incluyendo pérdida de vidas y propiedades.

Eminentes economistas mundialmente reconocidos, como Joseph Stigliz, se han pronunciado contrarios a la eliminación de los subsidios “tanto en la unidad productiva como en los servicios sociales”, entre otros. De acuerdo. Pero en la unidad productiva debe mantenerse sólo en tanto cuanto esté en situación deficitaria, mientras para los servicios sociales tienen que ser permanentes, incluyendo el transporte masivo de personas. Países desarrollados como Alemania lo hacen, porque en los números positivos del balance nacional no pueden ser excluidos servicios que significan estudio, alimentación, salud para los más necesitados y asistencia al trabajo.

Ignoro “y feliz del ignorante que su ignorancia ignora”, la profundidad de las propuestas formuladas por eminencias, repito como Joseph Stigliz. Pero, sin pretender parangonarme, expongo lo que a mi entender podría ser una aproximación a la humanización de los financiamientos otorgados por el FMI, más direccionados al desarrollo de los pueblos que a salvavidas de bancos.

Supongamos que un país como “El Paujuí” cayó en default. Acude al FMI y le otorgan un Crédito concebido para salvar al banco que descontó los bonos cuando amaneció con la caja vacía, pero al día siguiente tiene que hacer nueva emisión de bonos, para enfrentar el mismo conflicto social… y así hasta el infinito. Y digo que el FMI y con él toda la banca multinacional son anticuados, porque desde su fundación hace 75 años ni siquiera han intentado introducir reformas a su inmenso listado de condicionamientos y así coadyuvar, de verdad, en el desarrollo de los países pobres y pobrísimos, aliviándoles la carga, extendiendo los plazos de amortización de capital y fijando intereses preferenciales sustituyendo las actuales tasas leoninas. No se han percatado de que con una pequeña reforma la banca privada podría obtener ganancias sin los atajaperros del default y la conflictividad social. En tal sentido, sugiero la siguiente modalidad:

 1.- El FMI crea la División de Crédito Dirigido, con el objetivo de cancelar la deuda interna cuanto externa y financiar planes de inversión, sometidos a su consideración. 2.- El FMI mantendrá en la banca privada depósitos, administrados por el BID o el BM, para financiar proyectos de inversión en infraestructura, salud, educación y desarrollo tecnológico, mediante créditos a mediano y largo plazo, con intereses preferenciales y cónsonos con el tipo de desarrollo. 3.- “El Paují” y los administradores del crédito deben acordar estímulos impositivos y garantía jurídica a los inversionistas quienes, a su vez, crearían fuentes de trabajo digno. La fórmula podría despertar el entusiasmo en los promotores de desarrollos industriales, comerciales y habitacionales, dada la solvencia de los entes involucrados.

El retorno de la inversión lo garantiza el consumo agregado por la calidad  y número de empleos creados. A mi modo de ver, sólo así y a mediano plazo, podrían obtenerse resultados que permitirían a “El Paují” avanzar con paso firme y abrir la puerta para correr la aventura del desarrollo.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar