Sin categoría

Penzini Analítica: La renuncia

Las declaraciones del ex alcalde metropolitano de Caracas, Juan Barreto, vuelven a poner en la palestra la posibilidad de la renuncia del presidente Nicolás Maduro.

De acuerdo a una entrevista radial Barreto aseguró que existen señales que indican que «hay acuerdos y preacuerdos» en los que se estaría negociando la salida del presidente Nicolás Maduro, aunque éste se ha mostrado en desacuerdo con una salida negociada».

Juan Barreto estima que las reuniones del diplomáticas con Rodríguez, Zapatero y los ex presidentes y la visita de Thomas Shannon en Venezuela, evidencian que se están buscando aliados para conseguir una solución a la crisis que vive Venezuela.

Barreto asegura que le recomendaron al presidente que renuncie para que no se mida en un hipotético revocatorio pues podría perderlo “con un 80% y sepultar al chavismo”. Añadió además que Maduro “no está de acuerdo con eso”, pero que se estaría creando un escenario “para que esa salida negociada se lleve a cabo”. Es decir que le preocupa la desaparición del chavismo como una oferta y proyecto político.

Lo importante no es solo lo que dice, sino también quién lo dice, por haber pertenecido a las filas del PSUV, los cargos públicos ejercidos, la cercanía a la cúpula política mandante y por sus logros académicos.

Por eso creó una reacción inmediata por parte del gobierno. Diosdado Cabello, primer vicepresidente del PSUV, le respondió al oficialista y ex alcalde metropolitano de Caracas en su programa «Con el mazo dando»: «Estás equivocado, Juan; te están informando mal. Aquí nadie está negociando la renuncia del presidente Maduro. Pase lo que pase, en cualquier circunstancia, estaremos juntos hasta el último momento, el que quiera desertar, que deserte”.

Juan Barreto inmediatamente respondió por Twitter: «Bueno @dcabellor q tu comentario (sobre el mío tergiversado) coincida con lo que dije: salida de @NicolasMaduro no ha sido considerada», desmintiendo lo dicho por radio.

Sea verdad o no lo dicho, vale la pena analizar el escenario sobre las consecuencias y lo que pasaría si el presidente renunciara.

Factores de presión

Una semana antes de la visita de Obama a la Habana, que se había especulado con la idea de que el presidente Maduro fue a analizar su renuncia con los hermanos Castro, el diario español ABC reveló que las agencias gubernamentales de Estados Unidos descubrieron las conversaciones abiertas entre Maduro y el presidente cubano Raúl Castro y Fidel Castro. Así se lo hicieron saber a varios senadores estadounidenses.

Según la información del diario El Nuevo Herald: «El presidente de Venezuela, viajó a Cuba para analizar la posibilidad de renunciar a su cargo, ante la crisis económica y social que azota a su país y su resistencia a adoptar medidas que se desvíen de las políticas aplicadas por el ex presidente Chávez».

La publicación alega que los militares también estaban dispuestos a forzar la dimisión del mandatario “invitándolo” a marcharse.

Circularon rumores que las reuniones fueron con Fidel Castro, y no con Raúl, acto que no fue bien recibido por el actual presidente de Cuba, por lo que supuestamente lo ha dejado sólo en la escena política. Pero estos son solo  rumores.

Otra presión que recibe Maduro para su renuncia sería la caída de su popularidad y la posibilidad de un revocatorio que podría perder. Un estudio de Datanálisis concluye que ante un eventual referéndum revocatorio 63,2% de los consultados votaría a favor de sacar al Presidente, mientras que 20,8% lo respaldaría para que permanezca en el poder.

También tenemos que tomar en cuenta las importantes presiones internacionales a las que está sometido el Presidente por la Organización de Estados Americanos (OEA) y la posible activación de la Carta Democrática Interamericana y también por el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, quien hizo un llamamiento en favor de un diálogo político “inclusivo” entre el Gobierno de Caracas y la oposición venezolana.

Recordemos que esta organización  cuenta con las Fuerzas de Paz de la ONU,  los Cascos Azules, que son cuerpos militares encargados de crear y mantener la paz en áreas de conflictos, monitorear y observar los procesos pacíficos y actúan por mandato directo del Consejo de Seguridad de la ONU y forman parte de las fuerzas armadas y policiales de los países miembros.

Es decir que los Cascos Azules tienen la fuerza y capacidad de intervenir en Venezuela con la misión de proteger a la población civil, por ejemplo, distribuyendo medicinas y alimentos a los más pobres. La posible intervención constituiría una gran presión para el Gobierno y para la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Por ello debemos tomar en cuenta lo que piensa el factor de poder militar. Según el diario ABC «Fuentes militares no afines al general Rodríguez aseguran que el sector del 4-F estaría dispuesto a forzar la renuncia de Maduro, “invitándolo” a marcharse con la justificación de la gravísima crisis humanitaria que sufre Venezuela». La FANB entonces, también hablan de la renuncia.

Quizás por ello y como líder de los 4-F salta nuevamente a la palestra pública el Mayor General retirado, Clíver Alcalá Cordones expresando que «el principal referéndum que tuvo Maduro fue en las pasadas elecciones del 6 de diciembre» y enfatizó que la única forma que no se realice la consulta revocatoria es el que mandatario renuncie.

El tema de la Iglesia también causa presión para el Presidente, quien recientemente rechazó la ayuda diplomática del Papa, importante negociador internacional en la relaciones Cuba-EE.UU, quien supuestamente envió a su canciller Paul Gallaguer, a ofrecer asilo político en el Vaticano ante su posible renuncia, pero no accedió a su visita.

Tampoco podemos olvidar la fuerte presión que ejerce, y muy personalmente, el tema de los sobrinos de la «primera combatiente» Cilia Flores, que siguen un juicio por supuesto narcotráfico en los Estados Unidos, otro elemento de presión para el Presidente.

Por todos estos elementos regresa nuevamente el tema de una posible renuncia, recordando que éste es un acto voluntario, unipersonal, libre y que no puede ser forzado por nadie, aunque sí pueda ser presionado.

Escenarios post renuncia

Si el Presidente de la República renuncia de acuerdo a la Constitución, el CNE debe convocar inmediatamente a unas elecciones presidenciales, que deberían realizarse en un máximo de 30 días.

Lo que abre la pregunta de quienes serían los posibles candidatos del Gobierno, oposición, y porque no, neutrales.

De acuerdo al Diario ABC: «en el seno del chavismo y por primera vez, medios de debate oficialistas comenzaron a barajar nombres de posibles reemplazantes de Maduro, siendo el más activo el general retirado Miguel Rodríguez Torres, quien surge como el más fuerte candidato».

Entre los candidatos «neutrales» para llevar adelante un gobierno de transición surgieron Henry Falcón, Eduardo Fernández y José Vicente Rangel.

Ente candidatos de oposición Datanalisis nos ofreció su última encuesta donde Henry Ramos Allup se posiciona como el líder con mayor respaldo, seguido de Henrique Capriles y Leopoldo López en tercer lugar, pero habría que ver qué pasaría si este último recuperara su libertad y cómo variarían estas cifras. El máximo representante de la Asamblea Nacional cuenta con la aprobación del 60,3% de los encuestados, seguido de Capriles con 56% y el exalcalde de Chacao con 54,6% de respaldo.

En conclusión, son brutales las presiones que tiene el Presidente Maduro que reducen su capacidad de maniobra política en la crisis actual. Está a la vista de muchos entonces que el mejor escenario para Maduro y para el chavismo como propuesta política además de evitar un estallido social podría ser la renuncia presidencial.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba