Sin categoría

Penzini Analítica: Propuestas contra la maldición de Sísifo del petróleo venezolano

En el análisis de la historia venezolana la siembra petrolera ha sido recurrentemente una visión de gasto público y no de inversión ni de ahorro, objetivos que quizás algún día podríamos cambiar. El peor problema que ha vivido el país es que cada vez que hemos tenido altos precios del petróleo, no sólo hemos gastado y regalado nuestros recursos, sino que peor aún, nos hemos endeudado aún más de nuestros ingresos y cuando caen los precios no tenemos cómo pagar las deudas y es por ello que vivimos en este momento la peor crisis jamás vista en la historia de Venezuela. En la época de las vacas flacas, a pesar que ha rebotado el petróleo, sacrificamos la compra de alimentos y medicinas para pagar nuestros compromisos a Wall Street. Ya no tenemos acceso a los necesarios mercados financieros internacionales por falta de información, transparencia y la ausencia de indicadores económicos por parte del Banco Central de Venezuela y en consecuencia tenemos el Riesgo País mas alto del mundo, a pesar que pagamos nuestros compromisos puntualmente.

Pero esta situación puede cambiar. Ejemplo de ello es Argentina que con un cambio de modelo económico bajo el mando de un verdadero gerente como Mauricio Macri, no sólo logró salir del desastre de los fondos buitres, sino que también recuperaron su capacidad crediticia y con ello el acceso a los mercados financieros internacionales, y a mejores tasas. Recientemente la empresa Volkswagen anunció la inversión de 100 millones de dólares en Argentina y la Fiat con 500 millones, junto a una serie de empresas más que vuelven a confiar en ese país. Eso podría pasar en Venezuela con un cambio de modelo económico.

Algunas ideas que podríamos copiar, o implementar, para que los venezolanos podamos romper con la maldición del petróleo son:

1.- Romper con la tradición de gastar cada dólar que ingresa por petróleo creando un fondo de estabilización y ahorro como el que tiene Noruega y ahora Arabia Saudita.

2.- Hacer una Reforma Constitucional que proteja la inversión petrolera y no dejarla en manos de las ideas geniales e innovadoras que proponga cada nuevo gobernante como lo hemos vivido en el pasado. Crear un fondo en manos privadas con reglas muy específicas de inversión, ahorro y distribución de esta riqueza que evitaría el manejo aleatorio de cada nuevo mandatario, como política de Estado independiente al gobierno de turno.

3.- Separar las decisiones de inversión de las decisiones políticas, que dejan atrás las necesidades de mantenimiento e inversión en la industria y utilizan el petróleo como arma política.

4.- Permitir que el sector privado forme parte accionaria de Pdvsa, lo que estimularía a los venezolanos a hacer inversiones en el país y atraería a la inversión extranjera. Está comprobado que el capital privado crea una mayor estabilidad en las empresas, lo que es un factor fundamental en la generación de empleos y en la creación de la riqueza.

Si no cambiamos nuestro concepto histórico de «sembrar el petróleo» y finalmente compremos que los ingresos de la renta petrolera no deben servir para el gasto, sino para el ahorro y la inversión, estaremos condenados a vivir eternamente la maldición petrolera, una y otra vez, como el mito de Sísifo, cuyo castigo de los Dioses, por haberlos ofendido por su astucia, fue el de empujar perpetuamente una piedra gigante hasta la cima de una montaña, sólo para volver a caer al principio del camino, donde debía recogerla y empujarla nuevamente hasta la cima y así indefinidamente, una y otra vez sucesivamente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba