ParapsicologíaTendencias

Círculos de Hadas en Namibia

Martha Rosenthal 
@agendamagica ‏

Cuando se habla de descubrimientos, diríase que todos están agrupados a eventos de relevancia pero asociados a la antigüedad, a veces muy remota. Pero cuando en tiempos tan recientes como decir por ejemplo que hace apenas un quinquenio o algo más investigadores japoneses del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa, encontraron en el desierto de Namibia, en África miles de sorprendentes círculos rodeados de hierba y se les llamó círculos de hadas, encontramos que la investigación no ha cesado, tampoco las sorpresas de lo que nos reserva el planeta.

La curiosidad estriba en que estos círculos no son permanentes sino que aparecen y desaparecen y pareciera que esto no es fortuito, sino que son de una formación vegetal que se organiza a sí misma.

Sin embargo no es el único tema sorprendente, sino que estos espacios circulares parecen semejar los de las células epiteliales de la piel humana. Siendo el desierto de Namibia tan extenso, sólo se logró hacer un estudio concienzudo usando imágenes satelitales y el computador definió que entre unos y otros, estos círculos tienen un número específico rodeando estas agrupaciones, que también se van uniendo por sutiles líneas entre cada dos de ellos, lo que hace pensar en la red de redes cósmica replicada en la naturaleza terrestre.

¿A que apunta la astrobiología? Que estos patrones podrían compilar testimonios sobre signos de vida en algunos planetas de los que solo tenemos –por ahora– imágenes alegóricas.

Sin embargo la mínima lógica nos lleva a pensar que vida como tal, como la que conocemos en nuestro limitado espacio del planeta Terra, no sólo vida humana y vegetal en la superficie del planeta, sino también en las abundantes aguas que tenemos, quizá no la encontremos con total exactitud, como pretende nuestra fantasía.

Pero hay una realidad ineludible e irrebatible sobre la existencia de vida en cualquier otro espacio del cosmos, aun cuando lo que hemos aprendido en la escuela es que somos el único planeta habitado en todo el Universo. Por lo que siempre insisto, ¿se invierten millones de dólares en buscar algo que con certeza no existe o se invierten millones de dólares en intentar que la actual humanidad reconozca y admita que no son los únicos seres inteligentes en la inmensidad del universo que contiene innumerables planetas, lunas y soles?

Tal reconocimiento serviría para iluminar el discernimiento de procesos aun incomprensibles para el hombre.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba