ParapsicologíaTendencias

Joshua, gran maestro

Martha Rosenthal 
@agendamagica ‏

Nada hay que genere más inquietudes en la historia de las religiones que la fecha de nacimiento del Gran Maestro Joshua, a quien posteriormente se le modificó el nombre por Jesús.

Múltiples científicos han dedicado sus estudios a investigar las realidades de lo que conocemos como Segundo Testamento, encontrando innumerables discrepancias entre lo allí plasmado y sus pesquisas.

James Dunn, profesor de Teología en la Universidad de Durham, Reino Unido y autoridad mundial en el estudio del Nuevo Testamento, en su colosal obra Jesús recordado. El cristianismo en sus comienzos, tras innumerables investigaciones escribe que tendría unos treinta años cuando ya la era común estaría en su año 27 o 28 y sería el decimoquinto año del emperador Tiberio. Un rápido cálculo nos indicaría que para cuando se inicia el conteo de estos tiempos, el Gran Maestro tendría unos siete años.

Tampoco habría nacido el 24 de diciembre, pues dicen los estudiosos que tras profundos análisis de expertos, hace dos mil y tantos años atrás la temperatura en Belén para esa fecha sería de unos cuatro grados, por lo que en pleno invierno los pastores no sacarían al ganado al pastoreo.

Estudios adicionales indican que Joshua nace estimándose cinco años antes de la muerte de Herodes el Grande, Colin Humphreys, físico de la Universidad de Cambridge, dice que las descripciones bíblicas y otros análisis indican que Joshua habría nacido entre el 9 de marzo y el 4 de mayo del año 5 o 6 antes de esta era.

Para ello se ampara en el análisis de investigaciones astronómicas de antiguas civilizaciones chinas, cuando durante setenta días en el año quinto antes de nuestra era se observó un cometa, posiblemente la estrella que menciona Mateo en su evangelio, escrito ochenta años después de Cristo.

Albert Einstein, físico alemán de origen judío, en una misiva que envió al filósofo Eric Gutkind anota que “La Biblia es una colección de leyendas honorables aunque primitivas, y en cualquier caso bastante infantiles”. Curiosamente, el actual Papa Francisco, cuando se le preguntó sobre Adan y Eva, respondió “es una hermosa historia” dejando ver que esa no era la realidad.

Pero estos no son los únicos estudiosos, plasmándose una realidad que ya se hace incontrovertible y que señalan el nacimiento del Gran Maestro en tiempos diferentes a aquellos en los que se le suele celebrar. Lleva a pensar cuales otras diferencias habrá con la realidad de su vida y que hasta la fecha son desconocidas o permanecen ocultas por intereses diversos si bien conocidas por sus altos jerarcas.

¿La fecha de su nacimiento tiene alguna importancia? No, salvo notar el porque del ocultamiento de la verdad. Nacido en un momento o en otro, nada le resta la fecha ante la inmensa grandeza de su ser y cuyas premisas sobre vivir en y por amor, mantienen total validez en nuestros días.

[email protected]

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba