Tendencias

Los parisinos defienden sus quioscos «Art Nouveau»

Los parisinos se han movilizado contra el proyecto de reemplazar sus icónicos quioscos callejeros de estilo «Art Nouveau» por una estructura más moderna, con una petición que supera ya las 35.000 firmas.

«Esto cambia la integridad de la ciudad, la imagen de París y costará más de 50 millones de euros (56 millones de dólares). Estaría bien que dejaran a los parisinos opinar», denunció a la AFP Justine L., la mujer de 37 años que lanzó la petición en la plataforma Change.org.

«París es la ciudad del romanticismo. No puedo imaginarme una película en la que no aparezcan estos quioscos«, añadió.

El ayuntamiento quiere sustituir en los próximos tres años por un modelo «innovador» y funcional los quioscos de hierro de color verde oscuro y coronados por una pequeña cúpula que conviven con los parisinos desde 1860.

Hace 40 años, los primeros quioscos ya habían sido reemplazados por un modelo casi idéntico al original.

La alcaldesa, Anne Hidalgo, confesó a la prensa que a pesar de las críticas, no iba dar marcha atrás. «Algunos prefieren los quioscos copiados de [Georges] Haussmann, pero yo no», afirmó.

Michel Carmona, un especialista en la obra del barón que rediseñó la capital francesa a mediados del siglo XIX, respondió a estas acusaciones de «plagio». «Podríamos decir lo mismo de [la catedral de] Notre Dame porque el 80% de las piedras fueron sustituidas en algún momento», explicó.

Varios grupos en defensa del patrimonio y expertos en urbanismo reaccionaron con furia ante la propuesta de la alcaldesa.

La asociación SOS París considera que los quioscos existentes «son desde todos los puntos de vista superiores, por su aspecto tradicional, a las construcciones totalmente banales que nos proponen ahora».

Cientos de personas acusan a Hidalgo de vandalismo arquitectónico a través de las redes sociales, e incluso algunos afirman que quiere hacer de París una ciudad «tan fea como Londres».

Frente a una reacción tan hostil, su adjunto Bruno Julliard se vio obligado a precisar que «los modelos (del nuevo quiosco) todavía no son definitivos».

Calificado por sus detractores de «fotocopiadora» o de «papelera gigante», el nuevo quiosco pretende mejorar las condiciones de trabajo de los vendedores de prensa, con un espacio con calefacción, aseos y un nuevo sistema de apertura y cierre que permite ganar una hora al día.

Un internauta, Jean Manuel Guyader, preguntó por qué la alcaldesa no «perfecciona estos quioscos con encanto en lugar de cambiarlos por latas de sardinas».

Otra, Brigitte Reydel denunció un intento de convertir «París en un batiburrillo como Londres». «Seguro que hay otras cosas que hacer que afear la ciudad», añadió.

En otras capitales europeas también se han llevado a cabo proyectos para renovar la arquitectura urbana. Londres cambió sus autobuses de dos pisos y sus taxis de color negro después de varias campañas para intentar salvarlos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba