Moda

Louis Vuitton presentó nueva colección Spring-Summer 2020 para caballeros

Imagina un jardín con un solo tipo de flor o un amanecer sin luz del sol. La familiarización puede programar nuestro cerebro para que tomemos las cosas más impresionantes por sentado. Para la colección Spring-Summer 2020 de Louis Vuitton, el Director Artístico de Hombres Virgil Abloh exalta el instinto, lo habitual y lo natural. Flores, el elemento insignia en la moda, son observadas como una metáfora natural a la diversidad. Al florecer, son tan bellas en lo macro como en lo micro.

Muy frecuentemente vistas como un objeto trivial, las flores son la belleza en la naturaleza: multi-facéticas, se expresan, mueven y cambian libremente. Son la estrellas nacientes de la horticultura, una actividad igual de ordinaria pero con un nivel terapéutico altísimo, refleja la armonía en la naturaleza y la calma que provee. En el atardecer de concreto, las flores se unen a un horizonte de héroes sin capa: edificios magníficos, puentes y construcciones a las que nos volvemos acostumbrados y ciegos. Vistas en una nueva luz, o envueltas en un empaque distinto, surgen en un recién descubierto esplendor.

En la Plaza Dauphine, una rutinaria caminata cerca del Pont Neuf desde los estudios de Louis Vuitton, encuentras que el paisaje digno de postal en Paris es el marco para este show. Lo mundano de tomarse un café todos los días, caminatas por el Sena, puestos de crêpes y un ambiente arbolado armoniza con la idea de felicidad típica en la infancia: castillos inflables, helado, globos y cometas. El show es rodeado por la remarcable arquitectura parisina, sin la cual no podríamos vivir.

En las distintas etapas de la juventud, el encuentro de los jóvenes con la ropa y la moda es influenciado por la programación de la sociedad. Nuestra exploración por el código de vestimenta se libera de esos códigos, normas sociales, convenciones de género y conducta cultural.

Mientas envejecemos, sin darnos cuenta, nos adaptamos a la familiaridad de nuestro entorno. En una era digital saturada con imágenes y cambiante data, detenernos a oler las flores des-programa nuestra mente y abre espacio a la libertad de pensamiento.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba