OpiniónOpinión Nacional

¡Qué viva la desigualdad!

La pregunta del foro era directa: ¿una incansable repetición del mismo discurso del engaño, la demagogia y la perversión populista? Y los invitados a responder  los profesores Thays Adrián y Luís Marín.

El punto de vista de la CPTamayo y el Centro de Estudios de HistoriActual es conocido: en el período del hombre de la propiedad los esfuerzos en el orden filosófico, económico, político, social tienen el cometido de afianzar, apuntalar y mantener la desigualdad, así como convalidar y justificar la distinción entre poseedores y desheredados.

De esto se ocupan las doctrinas, acuerdos, tratados, negociaciones e instrumentos legales. Las innumerables consideraciones teóricas y consecuentes ejecutorias se destinan a paliar, no a erradicar los males sociales como el hambre-desnutrición-enfermedad-muerte.

Para esto  se alimenta el discurso del engaño  con   «políticas sociales», que supuestamente enfrentan  la desigualdad natural que postula Aristóteles. Se nace con condiciones para la sabiduría y  los privilegios o con la torpeza propia de la esclavitud. Es la condena de la desigualdad.

Este miserable mensaje ha recorrido la historia del pensamiento a lo largo de la historia de la humanidad sin humanidad. Y hasta las doctrinas tenidas como subversivas, rebeldes y radicales han terminado absorbidas y puestas al servicio de las desigualdades.

Marx denuncia la acumulación como punto de partida de los privilegios y la explotación. Y propone combatirlos con la violencia revolucionaria. Pero la vanguardia de estas luchas se convierte en otra instancia burocrática y de dominación. Y el tal socialismo es   continuación del mismo proceso que produce hoy la China o Rusia como potencias del «nuevo capitalismo» para la misma desigualdad.

A 520 años de invasión en este expaís prevalece la misma historia y discurso. Hoy el penoso debate tiene que ver con quién tiene la  mejor capacitación para ejercer el engaño-demagogia-populismo en favor  de la desigualdad. Y no hay quien  tenga mejor formación que el socialismo del  siglo XXI.

Un discurso cada vez más probado por este régimen  de la falsificación. Y  al lado de  esta miseria están  los cómplices opositores que completan el  cuadro de esta nauseabunda desigualdad. Sancho, la fuerza-idea-condición de los iguales está en el porvenir!

@ablancomunoz
[email protected]

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar