Actualidad Internacional

100 días del mandato de Biden: Una luna de miel no exenta de inconvenientes

Este jueves, el presidente 46 en la historia de Estados Unidos cumple 100 días al frente de la Casa Blanca, buscando dejar atrás a su antecesor, Donald Trump

Suele decirse que los primeros 100 días de mandato suponen una especie de luna de miel para el gobernante recién elegido. En el caso que nos ocupa, con el objetivo de marcar una rapida impronta de lo que es y será su gestión en los próximos cuatro años, así como de dejar atrás el Gobierno de su antecesor en el cargo, Donald Trump, Joe Biden, el presidente 46 de la historia de Estados Unidos cumple 100 días al frente de la Casa Blanca, en el que ha buscado contrarrestar los efectos derivados por la pandemia del coronavirus a través de una rápida campaña de vacunación y un impulso a la economía de 1,9 billones de dólares, al tiempo que ha tenido que lidiar con una crisis por la llegada masivas de inmigrantes, mientras que se plantea recobrar el liderazgo de su país en la escena internacional, con la vuelta al Acuerdo de París y a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este miércoles, en su primer discurso ante las dos cámaras del Congreso, Biden manifestó que Estados Unidos «está de vuelta otra vez» y pidió una y otra vez a los republicanos -cuyo voto necesita para muchas de sus propuestas- que le apoyen en sus principales planes económicos y sociales.

La pandemia y el liderazgo

La pandemia del coronavirus es el mayor inconveniente al que ha tenido que enfrentarse Biden desde que asumió el cargo el pasado 20 de enero. 100 días después, en Estados Unidos ya hay más de 95 millones de personas totalmente vacunadas, lo que supone cerca del 30% de la población, y casi 141 millones de personas con al menos una dosis.

Frente a la reticencia de muchos de sus compatriotas, Biden ha insistido a todos los estadounidenses que superen las dudas y se vacunen cuanto antes, porque «cada pinchazo es una dosis de esperanza«.

Biden ha prometido, además, que Estados Unidos será un «arsenal de vacunas» para el resto del mundo y jugará un papel de liderazgo similar al que desempeñó durante la Segunda Guerra Mundial.

En este sentido, en sus primeros 100 días en el poder, Biden cumplió una de sus promesas en la campaña electoral, al ordenar el regreso de Estados Unidos a relevantes escenarios internacionales que había abandonado durante la gestión Trump, como es el caso del Acuerdo de París sobre el Clima y la Organización Mundial de la Salud, un regreso significativo en el contexto de un mundo en pandemia.

Estímulo a la economía

En materia económica, otro de los logros de la Administración Biden ha sido el plan de estímulo de 1,9 billones de dólares, para aliviar la devastación económica provocada por el coronavirus, algo que se ha convertido en la primera gran victoria legislativa del mandatario de 78 años.

Asimismo, en su alocución de este miércoles, Biden se dedicó a promover el plan de inversiones en infraestructuras por valor de 2,25 billones de dólares, acompañado por otro con un tinte más social dirigido a ayudar a las familias y los ciudadanos en situación más vulnerable, por un importe de 1,8 billones de dólares.

Para financiar ambos proyectos, el jefe de la Casa Blanca defendió que hay que subir los impuestos a las grandes empresas y a las grandes fortunas, considerando que «ya es hora» de que las grandes corporaciones y los más ricos del país, que son un 1% , «paguen su parte justa» de impuestos.

El problema migratorio

En sus primeros 100 días en el poder, la presidencia de Biden ha tenido como uno de los principales retos la gestión de la inmigración ilegal en la frontera de Estados Unidos con México. Cuando era candidato, el demócrata prometió un enfoque más humano después de la línea dura de Trump, pero ya ahora en el Gobierno, la Administración no estaba preparada para el aumento de la llegada de inmigrantes, principalmente de Centroamérica.

De acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, solo en el mes de marzo se registró que más de 172.000 personas trataron de cruzar la frontera suroeste del país, una cifra que representa un crecimiento del 71,2% respecto al mes anterior. Además, del total de inmigrantes interceptados en marzo, más de 186.000 fueron detenidos entre puertos de entrada, el mayor número en un mes desde 2001.

Al respecto, en sus palabras del miércoles ante el Congreso, Biden instó a poner fin a «la agotadora guerra» partidista sobre la inmigración y pidió al Legislativo que apruebe su reforma migratoria, que busca regularizar a los 11 millones de inmigrantes irregulares que viven en el país, un proyecto que está estancado en el Senado ante la falta de apoyo de la oposición republicana.

«Si creen que necesitamos una frontera segura, apruébenla. Si creen en una vía hacia la ciudadanía, apruébenla. Si realmente quieren resolver el problema, les he enviado el proyecto, ahora apruébenlo«, afirmó el mandatario estadounidese.

Hasta ahora, Biden ha aprobado medidas para proteger a los «soñadores» y frenar la construcción del muro fronterizo.

También desmontó algunas de las políticas más controvertidas de su predecesor, Donald Trump, como los «Protocolos de Protección a Migrantes«, que obligaban a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras se resolvían sus casos en EE.UU. o el llamado «veto musulmán«, que prohibía la entrada de nacionales de once países.

La situación migratoria ha sido uno de los principales dolores de cabeza para Biden / Foto: EFE

La violencia armada

Otro de los graves problemas que ha tenido que afrontar la gestión Biden en estos 100 días de mandato ha sido el aumento de episodios de violencia con tiroteos, que han vuelto a traer sobre la mesa el debate sobre el control sobre las armas de fuego.

En lo que va de 2021, se han registrado 160 tiroteos masivos -aquellos en los que al menos cuatro personas mueren o resultan heridas por disparos de balas, exceptuando al autor del ataque-, según datos de la organización Gun Violence Archive, un proyecto que sigue este tipo de violencia en el gigante del norte.

En este tiempo, además, las armas de fuego han dejado en el país más de 13.600 fallecidos en sucesos que incluyen tiroteos, suicidios y accidentes. Hasta tal punto de grave es este tema, que Biden lo calificó como una «vergüenza a nivel internacional«.

Hasta ahora, Biden se ha limitado a anunciar parches, como su orden al Departamento de Justicia para que trabaje en una norma que ayude a frenar la proliferación de las «pistolas fantasma» («ghost guns«), que pueden ensamblarse en casa y son difíciles de rastrear por no tener número de serie.

Por eso, el presidente estadounidense instó a la oposición republicana a que se una a los demócratas para restringir el acceso a las armas. «No quiero ser beligerante ni nada, pero necesitamos que más republicanos se unan a la inmensa mayoría de sus colegas demócratas para cerrar las lagunas legales e imponer verificaciones de antecedentes para comprar un arma«, señaló.

Rusia y China

En cuanto a la política exterior, los primeros 100 días de la gestión Biden se han caracterizado por una escalada en las tensiones con Rusia y una actitud más expectante frente a China.

Las relaciones entre Washington y Moscú se han vuelto tensas desde la llegada de Biden a la Casa Blanca. El presidente estadounidense afirmó que su homólogo ruso, Vladímir Putin, es un «asesino» y ha advertido en varias oportunidades de que «pagará el precio» por interferir en las elecciones celebradas en Estados Unidos en noviembre.

Además, ha impuesto sanciones contra Moscú por su supuesto papel en el ciberataque masivo de SolarWinds y por el uso de agentes neurotóxicos contra disidentes y, en reiteradas ocasiones, Biden ha pedido que se libere al líder opositor ruso Alexéi Navalny.

Sobre China, Biden ha asegurado que su país no tolerará «injustas» prácticas comerciales de Pekin que «perjudican a los trabajadores estadounidenses«.

Del mismo modo, el mandatario ha resucitado una entidad creada en 2007 llamada «Quad» para articular con los líderes de la India, Japón y Australia un frente común frente a China.

También ha querido dejar claro su apoyo a Japón y Corea del Sur, al convertir al primer ministro nipón, Yoshihide Suga, y al presidente surcoreano, Moon Jae-in, en sus primeros huéspedes en la Casa Blanca.

Joe Biden y Vladímir Putin: tensa relación

Irán, Corea del Norte, Afganistán

Asimismo, Biden prometió que trabajará con sus aliados para afrontar las amenazas que suponen Irán y Corea del Norte utilizando la diplomacia y «la disuasión severa«.

El mandatario indicó que los programas nucleares iraní y norcoreano «presentan una seria amenaza para la seguridad de EE.UU. y del mundo«.

También mencionó la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, que estará completada para el próximo septiembre cuando se cumple el vigésimo aniversario de los ataques del 11-S, y subrayó que esta guerra nunca debería haber durado tanto.

Latinoamérica, Venezuela

En lo que se refiere a Latinoamérica, analistas consideran que la región no es por ahora una prioridad para el Gobierno de Biden, que ha tenido iniciales contactos con algunos de sus principales socios de la región, principalmente Colombia, así como con las naciones de Centroamérica para tratar de solucionar el tema migratorio.

En el tema Venezuela, el presidente Biden cumplió una de sus promesas de la campaña electoral, al otorgar el Estatus de Protecció Temporal (TPS) para los venezolanos que viven en Estados Unidos, mientras que hace pocos días anunció también que dará una ayuda especial para los estudiantes venezolanos con visas F-1, que les permitirá trabajar mientras cursan sus materias, ademar de tener una reducción de su carga académica sin perder el estatus de estudiante.

En el plano político, Washington ha insistido que su idea es trabajar en una agenda multilateral para solucionar el conflicto venezolano, a través de la realización de unas elecciones «justas y libres«. El Gobierno de Biden ha mantenido el reconocimiento a Juan Guaidó como presidente (e) de nuestro país, siguiendo la postura llevada por la Administración de Donald Trump.

En marzo, Biden, extendió la duración del decreto de emergencia nacional con respecto a Venezuela, al considerar que la situación bajo la administración de Nicolás Maduro «continúa representando una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos«.

Informaciones apuntan que allegados de Biden sopesan la posibilidad de aliviar algunas de las sanciones contra la gestión madurista, como una vía para encontrar la ruta hacia la senda democrática. En todo caso, habrá que esperar los próximos meses para tener mayor claridad en cuanto a posibles medidas concretas del Gobierno estadounidense.

Popularidad

Lo cierto es que luego de 100 días, un 53% de los estadounidenses cree que el presidente Joe Biden está haciendo bien su trabajo, especialmente en lo que se refiere a la lucha contra el covid-19, pero su punto débil es la seguridad fronteriza y la inmigración.

Según una encuesta hecha pública por la cadena televisiva NBC, la mayor valoración para Biden es por su gestión de la pandemia (69% de aprobación), seguida de la economía (52%) y los esfuerzos por unir al país (52%).

Menos del 50% de aprobación recibieron en la encuesta las relaciones raciales (49%), los impuestos y el gasto (44%), China (35%), el problema de las armas (34%), además del tema fronterizo y migratorio (33%).

Sin embargo, en el asunto que registra mayor unanimidad es la división del país, una de las prioridades señaladas por Biden en su discurso de inauguración el 20 de enero: Un 82% cree que está dividido frente a solo un 16 % que considera que está unido.

La gran mayoría de los votantes republicanos, fieles a Donald Trump creen que Biden es un impostor, que hizo trampas en las elecciones y en torno al 75% de los republicanos siguen pensando que el presidente legítimo debe ser Trump.

Joseph Robinette Biden Jr ha tenido en sus primeros 100 días una luna de miel no exenta de inconvenientes. La expectativa está en cómo le irá en el próximo cuatrimestre de este 2021.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba