Actualidad Internacional

A la caza del voto creyente en Pensilvania

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha defendido hoy ante una audiencia de líderes evangélicos su apoyo al derecho a abortar y ha asegurado que la decisión no se toma sólo por “la vida potencial” de un niño, ya que otras vidas se ven implicadas, incluidas las de los padres.

Tema siempre polémico dentro de la política estadounidense, el aborto suscita oposición entre muchos de los líderes evangélicos por razones religiosas. Tanto Clinton como su rival Barack Obama han medido sus fuerzas respecto a este tema en un encuentro televisado en Harrisburg, Pensilvania, patronizado por el centro independiente Faith in Public Life (Fe en la vida pública), en el que se han dado cita activistas religiosos con gran influencia en el ámbito político.

Para la senadora por Nueva York, «la posible vida comienza con la concepción, pero no se trata sólo de esta vida potencial, sino de las de otros», ha agregado la demócrata, que ha dejado entrever que este asunto entra en conflicto con su fe metodista y su propia confesión.

«Hay que confiar en las personas que tomen esta decisión tan trascendental porque la alternativa supondría tal intrusión del Gobierno que sería muy difícil seguir sosteniendo nuestra sociedad abierta», ha destacado Clinton en el encuentro celebrado en el Messiah College.

Por su parte, Obama, que ha intervenido después de la senadora, ha recalcado que está comprometido con el derecho a abortar. No obstante, ha indicado que «la adopción es una opción», y que “los que se oponen a ello deben tener la oportunidad de seguir oponiéndose e intentar cambiar la ley”. “La difícil decisión de abortar es responsabilidad de las mujeres”, ha añadido el senador por Illinois.

Preguntado también por si la vida comienza en el momento de la concepción, el candidato afroamericano no ha respondido tan rotundamente como su opositora: «Esto es algo de lo que no tengo, creo, una opinión firme. No creo tener la respuesta a esa pregunta».

Una comunidad de peso

Casi una semana antes de que se celebren las elecciones primarias en Pensilvania, que Obama espera que impulsen su candidatura definitivamente, los dos demócratas han debatido también acerca de la pobreza, los derechos humanos y el cambio climático, temas tantas veces defendidos por el movimiento evangélico.

El candidato republicano a la presidencia de EE UU John McCain rechazó la invitación a participar en este foro, lo que ha provocado sorpresa en esta comunidad de creyentes. «Es una oportunidad que se pierde. Uno no tiene oportunidades como éstas muy a menudo y este año del 25% al 40% del voto procederá de la comunidad evangélica», ha asegurado el vicepresidente de asuntos gubernamentales de la Asociación Nacional de Evangélicos, Richard Cizik.

«Comentarios elitistas»
La senadora Clinton intentó aprovechar ayer el paso en falso de su rival Obama aludiendo a las palabras del candidato, que la semana pasada se refirió a la «amargura» de la clase trabajadora en este Estado de un modo que muchos -incluida Clinton- han interpretado como condescendiente y elitista.

Ante los periodistas, Clinton afirmó que Obama «es un hombre con mucho talento y muy dotado, pero creo que sus comentarios fueron elitistas y divisorios, y desafortunadamente el Partido Demócrata ha sido percibido por mucha gente en la última década como elitista y distanciado».

Obama se ha disculpado por sus palabras, grabadas durante un acto con donantes a su campaña en San Francisco la semana pasada y en las que se refirió a la «amargura» que caracteriza a determinados pueblos de Pensilvania, donde se han perdido puestos de trabajo a lo largo de los últimos años.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba