ActualidadActualidad Internacional

Bhumibol de Tailandia, el rey que no sonreía (en público)

El rey Bhumibol de Tailandia (5 de diciembre de 1927, Cambridge, EEUU – 13 de octubre de 2016, Bangkok, Tailandia) fallecido con 88 años, se distinguía por varios motivos, pero si algo le diferenciaba de otros monarcas es que no sonreía en público.

Esa expresión solemne fue objeto de numerosas interpretaciones pero no tenía explicación oficial, y sorprendía aún más en un reino como Tailandia, que es conocido popularmente y se promociona en los folletos turísticos como «el país de las mil sonrisas».

El Rey nunca sonríe es un libro publicado en 2006 en que el periodista Paul M.Handley recurrió a ese gesto severo como hilo conductor para narrar la vida de quien, con 70 años en el trono, era el decano de los jefes de Estado y el soberano más rico del planeta.

Se trata de una biografía no autorizada en la que Handley apunta que esa actitud era la forma que Bhumibol empleaba para mostrar pese a su fortuna personal -cifrada en más de 30.000 millones de dólares- su desapego por los asuntos terrenales en sus apariciones públicas.

Ese comportamiento era más ceremonial que emocional, de acuerdo también con el abanico de aficiones mundanas de un monarca que, tanto en su juventud como en su edad adulta, practicó la fotografía, la música, el baile, la pintura, el deporte y la literatura.

La imperturbabilidad forma parte, no obstante, del ideal budista, que Bhumibol trató de cultivar con esmero ante sus súbditos.

Inexpresividad ritual

Thonthong Chandransu, profesor de la Universidad Chulalongkorn y experto en la Casa Real, prefiere no participar en la controversia.

«No sé por qué no sonreía en público. Es algo que ignoro. Habría que habérselo preguntado a él», afirmó en declaraciones a la agencia EFE el académico, que tras pensárselo dos veces, agregó; «lo único que puedo asegurar es que era una persona muy filosófica».

«Fue muy serio en el trabajo, pero en privado claro que sonreía y disfrutaba mucho, sobre todo cuando tocaba el saxo, que era uno de sus pasatiempos favoritos», comentó el especialista. Inclusive, llegó a estrenar en 1950 una obra en Broadway, PeepShow, basada en sus composiciones de jazz, un género que le apasionaba.

Thongthong no descartó que la inexpresividad aparentemente ritual de Bhumibol respondiera a razones religiosas en un país donde la abrumadora mayoría de sus súbditos profesa el budismo y buena parte de ellos pensaba que su rey tenía naturaleza semi-divina.

Pero el experto recordó que esa tradición no es nueva sino que se remonta al antiguo reino de Sukhothai, que floreció en el siglo XII en el centro del país y fue el embrión del actual Estado tailandés.

«Desde entonces la gente piensa que los reyes de Tailandia son una encarnación de Brahma, Shiva y Vishnú», anotó el académico en alusión a la trinidad de la que emanan todos los dioses en el hinduismo, con notable influencia en el budismo local.

Esa tradición es fomentada en particular por la dinastía Chakri, que fue fundada a fines del siglo XVIII por un general y cuyos monarcas han adoptado el nombre real de Rama (en homenaje al hombre-dios de la mitología hindú), entre ellos Bhumibol, el noveno del linaje.

Lo distintivo del noveno de los Rama era su incuestionable popularidad, que incluía la creencia de que era capaz de obrar milagros y que Thongthong atribuye entre otros factores a la larga duración de su reinado, el más longevo de la historia tailandesa.

Sustentado en un hábil manejo de los medios, ese fervor popular permitió a Bhumibol atemperar la polarización ideológica y recuperar el prestigio de la Corona, que se encontraba en sus horas más bajas desde la conocida como «Revolución de 1932», que había puesto fin a la monarquía absoluta y alumbrado la monarquía constitucional.

La Lesa Majestad como garantía de estabilidad

Aunque su papel en el sistema parlamentario se reducía a funciones de representación, el monarca fallecido no dudó en garantizar la estabilidad institucional y la continuidad monárquica con instrumentos que los observadores califican de «políticos».

Bhumibol se parapetó durante su reinado en la ley de lesa majestad, que contempla duras penas (de 3 a 15 años) a quien injurie a la Casa Real.

En las naciones monárquicas, se designan como Lesa Majestad los delitos contra el rey, la reina y el príncipe heredero de la corona. Se dice lesa majestad, por haber sido lesionada, moral o materialmente, la majestad simbolizada en el monarca o las personas de su íntima familia.

Tailandia cuenta con una de las leyes de lesa majestad más severas del mundo y es utilizada con frecuencia por la junta militar que tomó el poder tras un golpe de Estado en mayo de 2014.

El artículo 112 del Código Penal tailandés impone condenas de cárcel para quienes difaman, insultan o amenazan la figura del rey, la reina, el heredero al trono o el regente -incluso a sus mascotas-. Las personas consideradas culpables de incumplir el artículo 112 se enfrentan a penas de prisión que pueden ir desde los tres hasta los quince años para cada infracción.

«Las autoridades han bloqueado sistemáticamente sitios web, prohibido libros y suprimido otras actividades y materiales, escritos y orales, considerados críticos con la familia real. Estas medidas, unidas a la imposición de duras penas de prisión para quienes vulneren el artículo de lesa majestad, impiden en la práctica todo debate público sobre la monarquía tailandesa,» afirmó el presidente de la Federación Internacional de Derechos Humanos, Karim Lahidji.

Y, quizás por esta razón, en sus siete décadas de mandato se registraron una veintena de asonadas militares pero todas dirigidas contra gobiernos civiles y ninguna contra la Corona, que refrendó a continuación de manera puntual los regímenes castrenses que se han sucedido en Tailandia.

Bhumibol, en el trono desde 1946, es el único rey que ha conocido la mayoría de los tailandeses, que lo tenían como un ser casi divino, símbolo de unidad y guía de la nación.

Ahora asume la corona su hijo, el principe Vajiralongkorn, quien fue nombrado heredero en 1972, aunque no cuenta con el carisma cosechado por su padre durante décadas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba