Actualidad Internacional

Cerrada indefinidamente la frontera entre Colombia y Venezuela en Norte de Santander

La medida se toma luego de que pistoleros mataran a dos miembros de la guardia venezolana en el puesto de control El Palotal, entre los municipios de Ureña y San Antonio, en el vecino país.

Los puentes internacionales Simón Bolívar, que une a Villa del Rosario con San Antonio del Táchira y Francisco de Paula Santander, que conecta a Cúcuta con Ureña, se cerraron sobre las 8:30 p.m.

El ataque sucedió a las 2:45 p.m. en el puesto de control El Palotal, entre los municipios fronterizos de Ureña y San Antonio (en Venezuela), en el vecino país.

Según la información de fuentes de la guardia venezolana, cuatro hombres en moto llegaron al puesto de control, a eso de las 3 de la tarde, y dispararon contra los miembros de la guardia. Murieron Gerardo Zambrano, de 39 años, y Segnini López, de 33.

Aunque la guardia respondió al ataque y se armó una balacera en el puesto de control, los supuestos paramilitares huyeron. De inmediato se inició un operativo de la guardia venezolana para capturarlos.

Las autoridades venezolanas atribuyeron el atentado a una represalia por la captura, el viernes pasado, de 10 supuestos paramilitares en el municipio de San Antonio, que están sindicados de promover el cierre del comercio por amenazas contra los comerciantes.

El hecho se produce cuando no ha bajado la tensión entre Colombia y Venezuela por el asesinato, en octubre pasado, de nueve colombianos que fueron secuestrados por hombres armados, el 11 de octubre, cuando jugaban fútbol en una zona del estado fronterizo de Táchira. Trece días después aparecieron muertos.

«Supuestamente se mantenían vendiendo maní, pero llevaban un nivel de vida que no se correspondía con este tipo de actividad», dijo el vicepresidente de Venezuela, Ramón Carrizález este fin de semana.

Táchira al rojo vivo

El fronterizo estado Táchira culminó la semana pasada y comenzó esta con uno de los ambientes más complicados. Y es que luego de la aparición de los colombianos asesinados en algunos poblados fronterizos con Colombia, el viernes y fin de semana decenas de comerciantes decidieron cerrar sus negocios ante amenazas que supuestos paramilitares repartieron en panfletos por su capital, San Cristóbal.

Incluso algunas escuelas de la zona cerraron sus puertas y devolvieron a los niños a sus casas por temor ante las amenazas. Con una marcha pacífica en la que participaron cientos de personas, el gobernador de esa entidad, César Pérez Vivas, exigió a las autoridades nacionales que «echen» del territorio a los grupos irregulares que, en general, han logrado poner a la región prácticamente en estado de sitio.

Un clamor que se ha intensificado exponencialmente en los últimos meses en vista de que, por orden del gobierno central, se despojara de todo el armamento a la policía de la región, que sale a la calle con viejos revólveres calibre 38.

El comercio se restableció lentamente durante el lunes en esa entidad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba