Actualidad Internacional

Cinco claves para entender la tensión entre Marruecos y España

Una avalancha migratoria y el retiro de embajadores en los últimos días provocó la peor crisis diplomática entre Rabat y Madrid en los últimos veinte años

Una avalancha migratoria de los últimos días en la ciudad de Ceuta tiene una serie de causas inmediatas y otras más profundas. El Gobierno marroquí no ofreció ninguna explicación al respecto, pero llamó a consultas a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich, provocando de paso la peor crisis diplomática entre Rabat y Madrid en los últimos veinte años.

Estas son las claves de la crisis:

Hospitalización de Brahim Chali

El secretario general del Frente Polisario, gravemente enfermo de covid-19, fue admitido en un hospital español de la ciudad de Logroño el pasado mes de abril, lo que fue presentado por el Gobierno español como un gesto «por razones humanitarias».

El Gobierno de Marruecos consideró que esa hospitalización aparentemente con una identidad falsa, más el hecho de no haber sido informado en primer lugar, era un acto inamistoso «premeditado» que no debía ser minimizado, y advirtió de que «extraerían todas las consecuencias».

La presencia de Ghali motivó ya una convocatoria del embajador español en Rabat y la emisión de dos comunicados en términos inusualmente duros.

Relajación de vigilancia policial en fronteras

La llegada de 8.000 emigrantes a Ceuta en solo dos días, un fenómeno nunca vivido en la ciudad española, se debió primero a la relajación de la vigilancia policial en todo el norte de Marruecos.

Rabat siempre dice que su dispositivo antimigratorio le supone dedicar 13.000 agentes a las costas o las fronteras españolas; pero se pudo comprobar que los agentes desplegados entre Tánger y Ceuta y en la misma frontera ceutí se limitaban a permanecer en sus puestos, sin tratar de frenar el incesante goteo de personas de toda edad y condición que entre el domingo y el martes entraron descontroladamente en la ciudad.

Una aguda crisis en la región vecina de Ceuta

Marruecos puso fin al contrabando con Ceuta desde octubre de 2019, dejando sin trabajo a alrededor de 9.000 personas que se dedicaban a esta actividad y quedaron de la noche a la mañana sin sustento.

Además, el cierre absoluto de la frontera terrestre por la pandemia del covid-19 dejó luego sin trabajo a los trabajadores transfronterizos (unas 5.000 personas).

A lo largo de 2020, esta larga crisis ha supuesto el cierre de más de 600 comercios en la ciudad de Castillejos, vecina de Ceuta, sumida en el desempleo y la pobreza. La mayoría de los emigrantes que los pasados días pasaron a Ceuta procedían de Castillejos y su entorno.

La propia situación de Ceuta y Melilla

El cierre de la frontera terrestre ahogó a las dos plazas españolas, que desde marzo de 2020 quedaron cortadas de su continente y solo tienen como horizonte la Península Ibérica. El Gobierno marroquí no dio la menor indicación de cuándo piensa reabrir la frontera.

Muchos observadores en Rabat consideran que esa reapertura, cuando se produzca, será sobre bases diferentes. La llegada masiva de 8.000 personas en solo dos días a Ceuta ha mostrado su vulnerabilidad en una situación extrema.

La visita de Pedro Sánchez

En 2007, el mero anuncio de una próxima visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla causó un gran enfado en Marruecos, que llamó a consultas a su embajador en Madrid. En esta ocasión, todavía nadie se pronunció oficialmente, pero la visita del presidente del Gobierno Pedro Sánchez en la jornada de ayer a Ceuta y Melilla podría indisponer a Rabat en la misma medida.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba