Actualidad Internacional

Ecuador se debate entre la libertad de prensa y la vigilancia oficial

La polémica sigue abierta en Ecuador y en América Latina. La decisión de un juez temporal de condenar por calumnias injuriosas a tres años de prisión y 40 millones de dólares al columnista de opinión del diario ‘El Universo’ Emilio Palacio, y a Carlos, César y Nicolás Pérez, dueños y directivos del rotativo de Guayaquil, no deja de levantar ampolla por lo que significa para la libertad de prensa y de expresión.

El artículo de la disputa se escribió poco después de un levantamiento policial, el pasado 30 de septiembre, en el que intervino el presidente Rafael Correa, que se enfrentó a los policías que exigían reivindicaciones económicas. Para el mandatario fue un intento de Golpe de Estado al quedar encerrado en un hospital donde fue llevado para ser atendido por el impacto de los gases lacrimógenos.

Palacio lo vio diferente, y escribió un artículo titulado ‘No a las mentiras’, en el que dice que Correa puede ser sujeto de un eventual enjuiciamiento por delitos de lesa humanidad «por haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente», en la operación de rescate (Críticas a fallo contra la prensa ‘no me van a amilanar’: Correa).

Todo se produce en medio de un polémico trámite de la Ley de Medios, que permitirá la instauración de un Consejo de Regulación de contenidos en el Ecuador. EL TIEMPO habló con Palacio y con Alembert Vera, el abogado del presidente Correa.

-«Este juicio está lleno de anormalidades e irregularidades»-, dice Emilio Palacio

Con 38 años en el periodismo, el columnista Emilio Palacio Urrutia se declara perseguido por el presidente Rafael Correa y asegura que frente a la arremetida del poder ha estado preparándose para ir a la cárcel o para salir corriendo.

 

En el 2005 escribió el artículo «bocazas», señalando que Correa, en la época ministro de Finanzas (de Alfredo Palacio, hermano del articulista) «debe saber cerrar la boca en un momento determinado».

Según el periodista, ese sería el detonante porque «él es tan susceptible que hasta ahora no se olvida de eso». Pero afirma que en este momento lo que más cuenta para el mandatario «es la plata y el meterle terror a la gente».

Esta confrontación con el presidente Correa ya tiene varios años, ¿es personal?

Es personal en el sentido de que el Presidente está queriendo destruir mi familia, el futuro de mis hijos, la economía de mi hogar, mi profesión entera , lamentablemente se vuelve personal de él en contra mía.

¿Cuáles son las motivaciones?

Las motivaciones personales no las conozco. Lo que sí se es que a él (a Correa) le interesa en primer lugar el dinero, son 80 millones de dólares y eso no es cualquier cosa. Ya demostró su avaricia con el juicio contra el Banco del Pichincha, que le reportó 600 mil dólares de utilidad sin producir, ni trabajar, ni esforzarse absolutamente en nada. La otra motivación es sembrar el terror en el Ecuador, que nadie se queje, nadie critique, nadie diga lo que piensa.

Pero su artículo es muy duro.

Si mi artículo fue muy duro pues me sentiría orgulloso de eso. Uno tiene que ser duro cuando enfrenta tiranías y dictaduras que aplastan la libertad de expresión.

Me refiero a que le endilga hechos al Presidente como responsable de un delito de lesa humanidad.

En el artículo yo ubicaba los acontecimientos del 30 de septiembre, que el Presidente los consideró un intento de golpe de Estado y en lo que la reacción ciudadana está en desacuerdo. Entonces se empezó a hablar del indulto para los implicados del 30-S. Yo en mi artículo quería explicarle al Presidente que esto no cabe porque el indulto es perdón y los implicados podrán ser culpables de traición, de insubordinación, de quema de llantas, pero no de intento de golpe de Estado. Y que lo que cabía, era la amnistía.

Para convencer al Presidente de que ésta es una alternativa mejor yo le hacía ver que la amnistía lo beneficia a él, porque si mañana algún presidente enemigo lo acusa a Usted de haber ordenado disparar contra el hospital, la amnistía lo salva. Si se lee el artículo con cuidado gramatical, no hay allí ninguna acusación mía contra el Presidente, hay una advertencia

Usted lo llama dictador

Yo le digo dictador y se lo seguiré diciendo las veces que sean necesarias porque no respetó la división de poderes necesarias en una democracia desde los tiempos de los ilustrados franceses. Pero en la acusación, él no me acusa por llamarlo dictador me acusa solamente por el párrafo que yo le estoy indicando.

Pero tiene pruebas para asegurar que él dio la orden de atacar el hospital policial

No acusé al presidente. Le aclaro, no estoy retractándome de nada. Yo he dicho que el presidente fue un irresponsable, un inmaduro, que por su manera de ser es el causante de lo que sucedió. Sobre la participación ya especifica y concreta de él (Correa) en los hechos del 30 de septiembre tengo todavía muchas cosas que decir y en su momento las diré.

El Presidente dice que su esposa o su familia lloró al leer el artículo.

Pregunto si la señora, la familia del señor presidente lo ven los sábados cuando él habla y si no lloran cuando me dice a mí que tengo la sangre negra como los tiburones, que soy pitufo, que soy corrupto, sicario de tinta. Una página entera del diario EL TIEMPO no alcanzaría para reproducir todos los epítetos que me ha lanzado.

¿Y por qué se extiende la demanda a los dueños y directivos de El Universo?

Este juicio está lleno de anormalidades e irregularidades de la justicia. Una compañía anónima en la legislación ecuatoriana no puede ser demandada penalmente. Se dice que usé como instrumento a El Universo; eso quería decir que si mañana un asesino me ataca yo tengo que demandar al asesino y al cuchillo porque es el instrumento con el que me atacó. Eso es una locura total, no existe precedente en la historia de la justicia ecuatoriana.

A los tres señores Pérez los acusan de ser cómplices de mi actuación. El artículo lo escribí yo, tiene mi firma, tiene mi foto, yo dije públicamente que ellos no tienen nada que ver con el artículo, ellos no autorizan la publicación de los artículos de opinión. Como yo era el editor de opinión, el que autorizaba los artículos de opinión era yo. Si a alguien tiene que demandar el Presidente es a mí.

¿Y entonces?

Lo que ocurre es que sabe que yo no tengo 80 millones de dólares, lo único que tengo es una casa que cuando venga él le daré la llave. Como sabe que yo no tengo plata, lo único que puede hacer para destruirme es mandarme a la cárcel, con eso liquida a mi familia que no tiene otro ingreso y vive de mi salario. Eso es lo que ha hecho contra mí, destruirme y a los señores Pérez sacarles la plata.

¿Ha pensado en la rectificación pedida por el Presidente, hay un espacio personal o jurídico para ello?

No sé si haya en el nivel jurídico y personal. Lo que no cabe es en el nivel periodístico. Yo me ratifico en lo que escribí ahí, yo no lo acusé de nada, le hice una advertencia. ¿Qué voy a rectificar? Voy a decir, señor es mentira, mañana no lo van a acusar de nada, sería una estupidez de mi parte decir eso.

-«Que sepan que van a responder cuando cometan un delito»-, dice el abogado del presidente Rafael Correa

Alembert Vera, tiene 29 años y un Phd en derecho penal. Desde hace siete años forma parte de estudio jurídico que fundó su padre Gutemberg Vera en la ciudad de Guayaquil. Los dos son patrocinadores del presidente Rafael Correa en el juicio contra el diario El Universo y el periodista Emilio Palacio. También se encargan de las demandas y contrademandas que sortea el Mandatario en varios procesos judiciales.

¿Usted cree que con sentenciar a un periódico o a un periodista, se ha inaugurado la verdadera libertad de expresión ,como lo ha afirmado?

Así como existe el derecho y la libertad de decir, incluso, injurias y ofensas, debe existir también el derecho para resarcir esas ofensas. Esa es la verdadera magnitud de la libertad de expresión. El que quiere insultar, injuriar puede hacerlo, pero debe responder por esas injurias y por esos delitos.

¿Cómo el señor Palacios injurió al presidente Rafael Correa?

Lo insultó en el artículo ‘No más mentiras’, del delito de asesinato, delitos de lesa humanidad y de haber ordenado abrir fuego contra gente inocente.

¿El articulista o ha podido argumentar eso?

Nunca, a pesar de que dijo que tenía pruebas al respecto, nunca pudo probar que esos hechos fueron así.

Si esta es la opinión de un columnista del diario ¿porqué se extiende la responsabilidad a los dueños y directivos del diario?

Insisto en que no es una opinión sino la imputación falsa de un delito y se extiende porque en el proceso se ha probado que los directores, utilizando el periódico y por más de dos años, han realizado un ataque sistemático al honor y a la dignidad del economista Correa. De hecho, incrementaron el sueldo del Sr. Palacio de dos mil a diez mil dólares en menos de un año y medio. Se demostró en el proceso que ellos premiaban al señor Palacio para que siga injuriando, para que siga calumniando.

Este es un precedente muy singular en Ecuador y en la región respecto de que un periódico sea responsable de la opinión de sus columnistas.

Es un caso único en la región porque ningún periódico lo había hecho tan mal, ningún periódico había hecho suya la política noticiosa de agredir, de difamar y de injuriar. No crean un tipo de antecedente malo, porque el periodismo ecuatoriano no está representado por diario El Universo y supongo que el periodismo latinoamericano tampoco está representado por un periódico que se ha dedicado a acusar de asesinato, de crímenes horrendos a un Presidente.

¿Dónde queda el derecho de opinión y expresión, históricamente consagrado en tratados y convenios internacionales?

Está y existe, pero lo que no es legal es que se imputen delitos. Si hubiese sido una opinión sobre el ejercicio de su cargo (de Correa), incluso sobre cuestiones de índole personal o jocosas estaría bien dentro de lo que se llama opinión y de lo que es libertad de prensa, pero cuando se habla de imputaciones de delitos de lesa humanidad ya deja de ser una opinión y se convierte en un acusación falsa, un delito de injuria calumniosa.

Esto podría instaurar una autocensura de prensa en Ecuador.

Se crea temor en periodistas, comentaristas, columnistas en escribir lo que piensan y eso siempre es malo para la democracia.

Eso es absolutamente falso y es parte de una campaña mediática, de una campaña que tiene como intención mentir y engañar, creada por diario El Universo y por un minúsculo sector, porque nunca se ha censurado a nadie, nunca se ha exigido, incluso, que dejen de escribir.

Enjuiciar es una forma de censurar, por eso hay una reacción internacional muy fuerte.

La reacción internacional es de organismos no gubernamentales que ya han demostrado perseguir intereses exclusivamente económicos. Tanto así que la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) tuvo la desafortunada intención de querer obligar al economista Correa a retractarse.

Si fueran una organización ética y una organización imparcial que defiende la libertad de expresión, lo primero que debieron haber hecho es condenar el artículo injurioso. No se han pronunciado, debieron haber dicho ese artículo injurioso y de ahí empezar cualquier tipo de conciliación, pero como son amigos y son dueños de un grupo de diarios, lógicamente reaccionaron de esa manera.

La indemnización planteada es de 80 millones de dólares ¿cómo se calculó este valor?

El economista Correa por muy presidente que sea no deja de ser padre, de ser hermano, no deja de ser hijo y que se le acuse de asesino trae para toda su vida una tacha como persona, como presidente, como personaje público o como profesional o simplemente como humano que difícilmente pueda ser borrada del todo.

¿Cómo se valoró en 80 millones ese daño?

A raíz de algunas circunstancias dentro del proceso tanto como el tiraje del Universo, la repercusión internacional que tuvo la exhibición de este artículo. Hay que recordar que se publicó tanto por el diario físico como por página de Internet. Entonces se lo valoró por la repercusión de que este intento de crear una historia una conspiración macabra y sádica de la cual el economista Correa era el pensador y el que dirigió este ataque para matar personas, Eso tuvo una repercusión internacional y fue probado durante el proceso.

¿La valoración se hizo con base al 1 por 1.000 del presupuesto del Estado ecuatoriano, durante el tiempo que el Presidente ha estado en funciones?

Ese fue uno de los argumentos que se utilizaron. Hay que recordar todos los años que ha sido Presidente, el tiempo de ministro de economía, en el gobierno pasado, y durante toda su trayectoria al servicio del país. Cuando ha sido requerido como ministro ha manejado presupuestos muy importantes que denotan la confianza del país entero en su capacidad de gestionar, dirigir y gobernar.

Esa tacha de asesino de lesa humanidad pone en tela de duda la capacidad de seguir manejando aun país. Insisto, esto va a repercutir durante toda su vida como una raya negra en su historia. Es un daño muy cuantificable y lo que no sabe quizás la prensa internacional es que el economista Correa tiene en su contra juicios por 10, 15 millones de dólares de personas que se han sentido ofendidas y eso no se ha hecho eco en el extranjero.

Han señalado estar conformes con la sentencia en la que establecen tres años de prisión tanto para los directivos como para el articulista, sin embargo sí apelarán los 40 millones de indemnizaciones que fijó el juez, para insistir en los 80 millones.

Eso es falso. Los motivos de la apelación no es exigir el aumento de la indemnización, es exigir que la sentencia sea defendida hasta el final de la instancia procesal ecuatoriana. Si nosotros no apelamos dejamos de ser parte procesal en la siguiente instancia.

El periodista Emilio Palacio dice que el interés es el dinero.

Estamos defendiendo un principio que es la verdadera libertad de expresión, libertad de prensa, la igualdad de las personas ante la ley. No por ser periodista o por ser supuestos periodistas, tienen derecho a insultar. Exigimos que informen pero de manera oportuna, sin mentir, sin engañar y más que nada sin dañar el honor de nadie. Que sepan que van a responder cuando cometan un delito por mucho dinero que tengan o por muy poderosos que sean.

Fuente: eltiempo.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba