Actualidad Internacional

EEUU y Latinoamérica: el futuro depende de la suerte de los TLC

Un posible fracaso de los Tratados de Libre Comercio (TLC) con Colombia y Panamá dañaría el prestigio de Estados Unidos en Latinoamérica, según afirmó hoy el Presidente George W. Bush, en un intento de presionar al Congreso para que apruebe ambos pactos.

«Los campeones del falso populismo en la región están observando al Congreso. Utilizarán cualquier falla en la aprobación de estos acuerdos como evidencia de que Estados Unidos nunca tratará a las democracias de la región como verdaderos socios”, arremetió el mandatario estadounidense, en clara alusión al Presidente venezolano Hugo Chávez.

Se espera que la Cámara de Representantes apruebe el TLC con Perú este miércoles, dando pie al Congreso para que le ponga el sello definitivo en las próximas semanas.

No obstante, el pacto comercial con Colombia ha enfrentado una fuerte oposición demócrata, por las preocupaciones que conllevan los múltiples asesinatos de sindicalistas, además de la creencia de que el Presidente Álvaro Uribe no ha hecho lo suficiente como para apresar a los responsables.

El convenio con Panamá se ha estancado debido a que la Asamblea Nacional de ese país eligió como su líder a un legislador buscado en Estados Unidos por asesinar a un soldado del país norteamericano en 1992.

Las autoridades estadounidenses han parado en seco sus demandas para que el legislador panameño, Pedro Miguel Gonzalez, dimitiera. De todos modos, ha expresado repetidamente su decepción por su elección.

Por otra parte, Bush llamó a demócratas y republicanos a apoyar con solidez el TLC con Perú, y sugirió que luego se aboquen a votar los acuerdos con Panamá y Colombia “lo más rápido posible”.

“No es aceptable tratar un acuerdo comercial y dejar languidecer a los otros. No es justo elegir a un país y no apoyar los pactos comerciales con los otros dos”, señaló el mandatario.

Si bien el convenio con Perú parece estar destinado a tener éxito, los representantes a cargo de la legislación dicen que tomó mucho trabajo. Muchos miembros del partido demócrata, especialmente aquellos que fueron elegidos por primera vez el año pasado, se muestran cautelosos ante los acuerdos comerciales, porque creen que tienen efectos negativos directos en los salarios y empleos estadounidenses.

A su vez, Bush instó al Congreso a rubricar el TLC con Corea del Sur, al que muchos demócratas se oponen. Ellos aducen que las cláusulas sobre automóviles se inclinan groseramente a favor del país asiático, uno de los mayores exportadores de estos productos.

Washington ha defendido el pacto, apoyándose en un conjunto de industrias agrícolas, manufactureras y de servicios que esperan verlo ratificado antes de principios de 2009.

Finalmente, Bush repitió su apoyo a la reforma y mejora de la asistencia de ajuste comercial para ayudar a los trabajadores que han perdido sus empleos debido a las importaciones o a la fuga de fábricas al exterior.

«Si un empleo se va al exterior, familias estadounidenses de ven perjudicadas. Podemos ayudarlas y es por eso que creo en la asistencia de ajuste comercial”, aseveró Bush. “Quiero que el programa se enfoque en aquellos que han perdido sus empleos como consecuencia del comercio”, concluyó

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba