Actualidad Internacional

El mundo conmemora un día clave en la historia, el 11-S

El Presidente George W. Bush inició este domingo los actos conmemorativos del 11 de setiembre, al depositar en silencio dos ofrendas florales en memoria de las miles de víctimas de los atentados terroristas, en el mismo lugar donde cinco años atrás se erigían las emblemáticas Torres Gemelas.

Bush y su esposa Laura Bush, vestidos de un rígido luto, depositaron dos ofrendas florales azules, rojas y blancas en la Zona Cero, en un gesto que dio inicio a dos días de homenajes.

Posteriormente el mandatario y su esposa participaron en una misa del recuerdo en la Capilla Saint-Paul, cercana al lugar. Pero mientras Bush llevaba adelante estos actos, muy cerca de allí, docenas de manifestantes salieron a la calle en protesta por la guerra, erigiendo pancartas que leían: «Pongan fin a la ocupación» en Irak, «Que vuelvan las tropas ahora» y «Bush y Co. Criminales de Guerra», que muestra la división reinante del país que dejó muy atrás la unidad nacional de cinco años atrás.

Estados Unidos recordará sobre todo el lunes, 11 de setiembre, a los 2.973 muertos y la enorme cantidad de heridos, víctimas de cuatro ataques terroristas perpetrados en una mañana de sol de 2001 por 19 piratas del aire de Al Qaida a bordo de aviones comerciales.

Aunque habrá ceremonias en todo el país, las más significativas tendrán lugar en los escenarios de la matanza: la Zona Cero de Nueva York, el Pentágono en Washington y en un campo de Shankville (Pensilvania, noreste) en el que cayó uno de los aviones secuestrados.

Bush estará en los tres sitios el lunes y cerrará la jornada dirigiéndose al país desde la Casa Blanca, culminando así unos días dedicados a tratar de centrar la atención del público en los esfuerzos de su gobierno por combatir la «amenaza terrorista».

El país entero estará convocado a observar un minuto de silencio a las 08:46 del lunes 9:46 (hora argentina) hora exacta en que el primer avión se estrelló contra la torre norte del World Trade Center, luego a las 09:03, en el momento que fue atacada la torre sur, a las 09:59 que marca la hora en que esta fue derrumbada y a las 10:29 en que cayó la torre norte.

En la Zona Cero, familiares y allegados de los muertos leerán los nombres de las víctimas, tal como lo han venido haciendo en cada aniversario.

A las 19:00 hora local de Nueva York, el mundo entero está invitado a encender velas en memoria de las víctimas del terrorismo.

Bush se reunirá con los bomberos de Nueva York, quienes cumplieron un papel fundamental en el aciago día.

En la noche, Bush dará un discurso a la nación, que cerrará el homenaje, desde el Salón Oval de la Casa Blanca donde exaltará su guerra contra el terrorismo, emprendida tras los atentados que modificaron el curso de su gobierno.

Tras ellos, Bush decidió atacar Afganistán e Irak.

Pero la unidad nacional que lo acompañó en ese momento parece un recuerdo lejano.

Los estadounidenses se encuentran profundamente divididos por la guerra en Irak y las decisiones tomadas en nombre de la «guerra contra el terrorismo», mientras que Osama Bin Laden aún sigue prófugo.

A dos meses de las elecciones legislativas, en la que los sondeos indican que los demócratas podrían recuperar el control de ambas cámaras, Bush lanzó una fuerte campaña de comunicación para defender sus acciones, tan controvertidas en su país como en el extranjero.

Como parte de esa campaña, el gobierno de Bush intenta poner en el mismo lugar la guerra en Irak, donde han muerto más de 2.600 soldados norteamericanos y decenas de miles de civiles, con la guerra que inició contra el terrorismo.

En momentos en que Bush usa todas sus argucias para volver al período de unidad que lo acompañó tras los ataques de 2001, el Senado hizo público esta semana un informe que concluye que el régimen de Saddam Hussein no tenía vínculo alguno con la red terrorista Al Qaida.

«Saddam Hussein no tenía confianza en Al Qaeda y consideraba a los extremistas islámicos como una amenaza a su régimen, y negó todos los pedidos de ayuda material y operativa que le realizó Al Qaeda», señala un informe de la comisión de Inteligencia de esa cámara.

Las múltiples controversias han erosionando el espíritu de unidad que reinaba en los primeros aniversarios y los estadounidenses empiezan a ver al conflicto en Irak como algo separado de la guerra contra el terrorismo y empiezan a impacientarse por fijar un calendario para la retirada de soldados en el país, víctima de una violencia sectaria.

Los estadounidenses no se sienten más seguros

Los estadounidenses no se sienten hoy más seguros y cuestionan cada vez más las actuaciones de la Administración Bush en el exterior. De hecho, una encuesta encargada por el diario The New York Times y la televisión CBS revela que el nivel de temor es sólo un poco inferior a los datos recabados en otoño de 2001, poco después de los atentados.

El 45% de los entrevistados por el Centro Pew de Investigaciones para la Población y la Prensa considera que la mejor manera de reducir la amenaza de ataques terroristas en EEUU es disminuir, y no aumentar, la presencia militar estadounidense.

El 32% opinó lo contrario, lo que representa un cambio drástico de la postura del público en comparación al primer aniversario de los atentados.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba