Actualidad Internacional

El primer ministro francés espera que el suministro de combustible regrese a la normalidad en cuatro días

El primer ministro francés, Francois Fillon, ha asegurado ante la Asamblea Nacional que el suministro de combustible debería regresar a la normalidad en el país «en cuatro o cinco días» después de las protestas y los bloqueos de los transportistas. Fillon ha intentado de esta forma lanzar un mensaje de tranquilidad cuando Francia vive un nuevo día de huelga contra la reforma de las pensiones, una protesta que apoya el 71% de los franceses, según un sondeo de CSA.

La radicalización de las protestas estudiantiles, con un alumno herido en París y enfrentamientos con la policía en Nanterre, París y Lyon, el cierre de hasta 2.500 gasolineras (el 20%), marchas lentas de los camioneros, problemas en los transportes aéreo y ferroviario y los kioscos sin periódicos marcan la sexta jornada de protesta desde septiembre. Nicolas Sarkozy ha prometido desde Normandía medidas para remediar la escasez de carburante en una jornada en la que los sindicatos han convocado 266 manifestaciones para presionar al máximo a los senadores durante el debate del proyecto de ley, que los socialistas están retrasando y que se votará al final el jueves o el viernes.

Las 12 refinerías, en huelga desde hace casi una semana, continúan hoy sin actividad y varios importantes depósitos de carburante también están bloqueados. La escasez de combustible, multiplicada por la psicosis que empuja a los automovilistas a buscar carburante como sea, amenaza con estrangular la economía francesa. Varios medios franceses aseguran que esta mañana ya son 2.500 gasolineras cerradas de las 12.000 que tiene el país. La petrolera Total ha comunicado que una cuarta parte de sus gasolineras tenían problemas de aprovisionamiento y fuentes del sector confirman que las mayores dificultades para repostar gasolina se daban en las regiones de Normandía, Bretaña y el centro del país, especialmente al sur de la capital.

Ante esta situación, Sarkozy, previamente a las palabras de Fillon, ha anunciado a mediodía que va a intervenir para remediar la escasez de carburante, aunque no ha concretado con qué medidas. El presidente francés ha dicho comprender «la inquietud» que ha generado esa reforma, ha insistido en que la oposición tiene derecho a manifestarse «sin violencia» y ha reiterado que no dará marcha atrás en esta reforma, que retrasa la edad legal de jubilación de 60 a los 62 años, porque el déficit actual del sistema de pensiones «no puede durar».

Altercados en Nanterre, Lyon y Parín

Al mismo tiempo que la rueda de prensa de Sarkozy, el Ministerio del Interior ha facilitado las primeras cifras de participación en la protesta. Según sus cálculos, se ha producido de un ligero descenso en el número de manifestantes al mediodía: son 480.000 personas en toda Francia, mientras que en la última protesta, el 12 de octubre, los cifró en 500.000.

Además de los problemas de suministro, la atención se centra hoy en las escuelas, con una cifra récord de jóvenes movilizados y con protestas cada vez más violentas. Educación ha cifrado en un 13,95% el número de maestros de Primaria en huelga, menos que en días anteriores, pero los sindicatos elevan la cifra de maestros y profesores de Infantil al 31%, a lo que hay que añadir el bloqueo de entre seis -según el Gobierno- y diez -según los sindicatos- de las 83 universidades y el cierre de 380 institutos. Se trata del número más alto de liceos cerrados reconocido por el Gobierno en lo que va de huelgas, aunque los sindicatos aseguran que son 1.200 los liceos con algún tipo de incidencia de la huelga, 850 de ellos bloqueados.

De momento, se han registrado problemas en Nanterre, donde unos 200 estudiantes de bachillerato se han enfrentado a 30 agentes ante el liceo Joliot-Curie, que ya fue escenario de disturbios ayer. Los incidentes se han saldado con daños en la sede del Tribunal de Comercio. Poco después, se ha informado de que una estudiante de 15 años ha tenido que ser hospitalizada por las heridas sufridas tras el estallido de una moto situada junto a un cubo de basura en llamas cerca de un instituto de París, mientras que en otras partes de la capital la policía ha intervenido para dispersar a jóvenes manifestantes. También en la capital, cerca de la plaza de la República, las fuerzas policiales han alejado a cientos de estudiantes que se manifestaban contra el plan del Gobierno. En Lyon, la policía ha cargado contra los manifestantes y ha usado gases lacrimógenos. Nueve jóvenes han sido detenidos, según la prefectura del Ródano, que los acusa de atentar contra vehículos y mobiliario urbano. La ministra francesa de Justicia, Michèle Alliot-Marie, ha prometido actuar con «firmeza» contra los que provoquen destrozos en las manifestaciones.

En cuanto al transporte, en los aeropuertos de París se prevé que se suspendan el 50% de los vuelos de Orly y el 30% de los que operen desde Roissy Charles de Gaulle mientras que la aerolínea de referencia, Air France, cuenta con mantener el 100% de su servicio de larga distancia, el 80% de los vuelos de corta y media distancia y el 50% de los vuelos de corto recorrido. Hasta las 10.00, 32 vuelos entre Francia y España han sido cancelados, el 15,6% del total de los 204 programados para esta jornada entre los aeropuertos de AENA y los aeródromos franceses. Los camioneros, que ayer se incorporaron a la protesta, se han hecho notar de nuevo organizando «operaciones caracol»para ralentizar el tráfico en las carreteras de acceso París. La empresa pública de ferrocarriles, SNCF, ha anunciado esta mañana que por el momento se cumplen sus previsiones y que circularán un 25% de los trenes interprovinciales, un 60% de los trenes con salida o destino en París, la mitad de los trenes de alta velocidad y todos los trenes de Eurostar. En España, se han cancelado tres servicios de trenes Madrid-París, Barcelona-París y Montpellier-Barcelona.

La huelga también está teniendo repercusión en la empresa pública de correos, La Poste -un 10,23% en huelga, de acuerdo con la dirección, el 25% según su sindicato-, en France Télécom y en el sector público audiovisual. El secretario confederal de la Confederación General del Trabajo, Daniel Sánchez, le ha culpado de la situación esta mañana en RNE: «Si el Gobierno no quiere oír lo que se dice en la calle, tiene la responsabilidad del bloqueo que se va a producir en Francia». A juicio del líder sindicalista, Sarkozy y el primer ministro, François Fillon, «están equivocados» si creen que mostrando una postura firme e insistiendo en la necesidad de la reforma del sistema de pensiones van a conseguir que «paren las manifestaciones», porque obedecen a «un problema mas profundo que (el de) la jubilación». Sin embargo, la unidad sindical amenaza con romperse. Uno de los dos sindicatos minoritarios ha anunciado que la de hoy será su última huelga, a éste puede sumarse la otra pequeña central sindical y arrastrar a los moderados. A loa espera de lo que decidan el resto de los sindicatos, parece claro que la votación no se llevará a cabo el miércoles o el jueves como estaba previsto sino el jueves o el viernes por la presentación de múltiples enmiendas por parte de los socialistas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba