Actualidad Internacional

El Salvador: Bukele afianza su poder con contundente victoria en parlamentarias

Analistas alertan de los rasgos autoritarios que ha mostrado Bukele, quien ahora tendrá el control de prácticamente todos los poderes en la nación centroamericana

La contundente victoria en las elecciones parlamentarias y municipales celebradas el pasado domingo del partido Nuevas Ideas (NI), la formación recién creada por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, supone que el mediático y controvertido personaje tenga carta blanca para llevar a cabo su proyecto político, con el Poder Legislativo y Judicial a su lado, una circunstancia que genera preocupación en diversos sectores, tomando en cuenta los rasgos autoritarios que ha mostrado el mandatario, al frente del Ejecutivo de la nación centroamericana desde el primero de junio de 2019.

Fundado en 2018, tras la expulsión de Bukele un año antes del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Nuevas Ideas sumaría los suficientes diputados como para tomar decisiones ordinarias sin necesidad de ninguna alianza, pero podría necesitar a su aliado derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) para formar mayoría absoluta en el Legislativo salvadoreño, con 56 parlamentarios.

Las cuentas de Bukele, que da por cierta una proyección de la encuestadora CID Gallup divulgada la noche del domingo, apuntan a que NI obtendría al menos 53 diputados y GANA otros 3.

Con más del 89% de los votos escrutados de la elección legislativa, NI tiene un caudal de votos superior a 1,3 millones y a los que se suman los 201.231 obtenidos en coalición con GANA, partido que estaría disputando el tercer puesto con el FMLN, que suma 161.737.

Nulos contrapesos

Lo cierto es que la contundente victoria de Bukele, de 39 años, le permitirá al carismático mandatario ejecutar leyes y aprobar presupuestos sin el contrapeso de la diezmada oposición, además de controlar prácticamente todos los poderes.

La analista política salvadoreña Bessy Ríos, explicó a BBC Mundo que los comicios parlamentarios en El Salvador se conocen como elección de segundo grado o de funcionarios de segundo grado, ya que el Congreso nombra al fiscal general, a un tercio de los magistrados de la Corte Suprema, así como el procurador general y la procuraduría de derechos humanos.

De esta manera, al dominar el Legislativo el partido de Bukele tendrá la oportunidad de controlar el Poder Judicial y la Fiscalía, lo que le dará al mandatario de origen palestino un poder bastante considerable y sin contrapesos, señaló Ríos.

Por su parte, José Miguel Cruz, experto en El Salvador de la Universidad Internacional de Florida, en Miami, dijo a BBC que «desde que llegó a la presidencia, Bukele no solo ha mostrado rasgos importantes de autoritarismo, sino que ha debilitado significativamente las instituciones y ha ignorado muchos de los controles impuestos a la acción ejecutiva«.

En este sentido, agregó el analista que «dados estos precedentes, existe el temor entre muchos sectores de que esta acumulación excesiva de poder pueda significar la destrucción definitiva de las instituciones democráticas en el país«.

Reformar la Carta Magna

En ese esquema de necesario contrapeso en cualquier nación democrática, uno de los mayores temores que Bukele decida reformar la Constitución con vistas a allanar el camino a su reelección presidencial. La Carta Magna salvadoreña no permite la reelección en periodos continuos, que tienen una duración de cinco años.

Sobre esto, Cruz señala que en la historia latinoamericana reciente, las experiencias similares de poder absoluto por parte del Ejecutivo no han sido positivas.

«Este caso recuerda lo que ha sucedido en otros países latinoamericanos en tiempos recientes, como el caso de Venezuela o Nicaragua, con Ejecutivos extremadamente fuertes que llegan al poder por medios democráticos pero que cambian las reglas para mantenerse en el poder de manera indefinida e ignorar las normas democráticas, a pesar de haber ganado por la vía electoral«, puntualizó el experto.

Oscuro episodio

En lo que ha sido el episodio más controversial de su mandato, el 9 de febrero de 2020 Bukele decidió irrumpir en el Parlamento -arropado por la policía, militares y seguidores- después que los diputados se negaran a aprobar un préstamo por 109 millones de dólares clave para financiar la estrategia de seguridad en una de las naciones más violentas del mundo.

Cuando la situación parecía ir a mayores, Bukele invocó a Dios y llamó a la calma ante «la demanda de insurrección«.

Un año después, sus compatriotas le han dado un respaldo contundente a su gestión, que ha reducido la violencia a mínimos históricos, ha llevado a cabo un adecuado programa para controlar la pandemia, además de haber entregado paquetes alimentarios al grueso de la población.

Pero esta concentración de poder será una verdadera prueba para conocer el real talante democrático de Nayib Armando Bukele Ortez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba