ActualidadActualidad InternacionalEspecial País

Francisco encendió los corazones a los bienaventurados de Santiago

Marco González – Santiago de Chile.-

@mtgonv

A las dos y media de la mañana las calles de Santiago estaban muy parecidas a todas las madrugadas. Algunos caminantes discurrían entre los pocos carros y uno que otro ciclista que disfrutaba de ese frio penetrante de esta ciudad de clima tan cambiante.

La micro 407, que pasa cada veinte minutos, paso exacta. El conductor tenía su música y conversaba con la única persona que se encontraba en la micro. Daba la impresión que era un día normal, con la diferencia que estaba Francisco en la ciudad. Al pisar el metro de Los Héroes, una de las pocas estaciones habilitadas para trasladar a la gente al parque O´Higgins, empezaba a transformar la noche: los caminantes estaban por todas partes, empezando su peregrinación.

Al llegar al parque, todo estaba lleno de amabilidad y organización. Recién habían abierto la puerta que tocaba a las 2 de la mañana. Los Voluntarios y Carabineros fueron los responsables de que el dispositivo de seguridad de dos puntos funcionara correctamente, a una velocidad espeluznante. En menos de 1 hora habían atendido fácilmente a 100 mil personas con disciplina perseverante en esa entrada de las 5 dispuestas para ingresar al lugar.

De ahí en adelante, la juventud creyente y voluntaria estaba dispuesta y apasionada. Para esa hora, estos jóvenes que están activos tenían cerca de seis horas de trabajo fácilmente. Ubicaban al agente en las parcelas ya repartidas por las entradas. Cada parcela tenía dispuesta agua, comida, bebida y baños, además de la cruz roja, carabineros y voluntarios que apoyarían con la logística de cada sector.

Eran las 4 de la mañana y el frío de 13 grados no hacia mella en la alegría. Esto apenas comenzaba…

Fe a prueba de frío

Chaquetas, mantas, abrazos, música y baile ayudaban a entrar en calor entre amigos y desconocidos. Las personas compartían sus viandas, algunas modestas, otras no tanto, que pasaban de mano en mano mientras en los televisores mostraban documentales y cortos de Francisco.

A esta hora no existía polémica. Eran todos católicos que compartían su fe con café, chocolate, galletas y denarios que pasaban de mano en mano, orando padres nuestros y aves marías. Los actos religiosos empezaron cerca de las 5 de la mañana. Las canciones, las representaciones, la presencia del pueblo mapuche, y de sus beatos y santos empezaron a construir todo el ambiente para el acto de fe que estaba por darse. El altar estaba preparado a las seis y media de la mañana. El sol empezaba a calentar con sus incipientes rayos y los pocos durmientes despertaban poco a poco.

De lo político a lo religioso

Cerca de las 7 de la mañana empezó la trasmisión de los eventos de Francisco en vivo en las pantallas gigantes dispuestas en todo el lugar. A las 8 de la mañana comenzaron los actos protocolares en la casa de La Moneda donde Michelle Bachelett recibió al jefe del estado Vaticano con palabras muy sentidas. Recodaba la presidente de chile que la última visita del Papa hace 30 años estaba signada por la violencia política y la lacrimógena, sin embargo, el discurso de la comunidad católica referenciaba el amor como única salida. Años después, la fe y la constancia traen a un nuevo Papa en una realidad política distinta, donde la democracia, con sus imperfecciones y retos, ha construido una sociedad distinta que va creciendo y aprendiendo a la medida de sus retos.

El discurso de Francisco fue honesto y directo. Recordó en sus años de formación paso una temporada en Santiago: “conozco bien a Chile”, dijo, no sin olvidar todos esos aspectos políticos e históricos que signaron esos años de su visita.

Una pausa justa hizo al santo padre tomar el asunto que todos esperaban escuchar, y lapidariamente resumió en unos segundos de su discurso la vergüenza y la disculpa de la iglesia católica sobre un polémico caso de abuso a menores de un miembro de la iglesia. Los aplausos fueron suficientes para cerrar el asunto que tantas horas la opinión pública dedicó y que el Santo Padre hizo lo justo.

Interpretando palabras más, palabras menos… la comunidad católica sentía que ese era un tema necesario, pero existían otros asuntos que ofrecían mayor valor a la visita, y uno de esos temas sería tocado en esa misa multitudinaria.

De ahí, inicio Francisco el camino al parque O´Higgins. Debo reconocer que existía una pasión desbordada, una emoción sucinta, entre todos los presentes. El Papa Móvil atravesó el campo dispuesto para que todos los viéramos.

No era las pecera ambulante que cubría todos los flancos del otrora papa Juan Pablo Segundo, quien tenía razones para protegerse. Era una pieza de ingeniería e ingenio que dejaba ver toda la humanidad del santo padre, cubierto con la guardia suiza, que tenía los ojos puestos en todos los lugares del entorno.

El papa volvió por el mismo camino rompiendo el protocolo. La gente pudo ver de cerca dos veces al papa: un lujo que no todos pueden darse.

Fe a prueba de sol

Como cosa de Dios, si es que acaso esto fuera posible de otra manera, el sol salió radiante, muy distinto a los días previos. Los drones y las cámaras tenían todo cubierto por todos los flancos y mostraban en las pantallas gigantes todos los detalles de la misa.

La impresión de la misa fue muy distinta a las otras que estaba acostumbrado. Puede que el parque tuviese mayor capacidad pero quienes fueron a esta misa eran lo que deseaban estar ahí. La solemnidad, el respeto al ritual fue por demás único. El silencio y la reflexión podrían ser comparados a una misa en el templo más hermoso. La cúpula celeste acompaño al coro de ángeles que ofrecieron sus poderosas voces a los cánticos del evento. El astro rey ofreció su luz campante, muy en contraposición al frio madrugador.

La palabra fue reveladora, pues hablaba sobre las bienaventuranzas. Debo reconocer que tocó los corazones de todos, donde muchas lágrimas incontenibles largaron mientras el padre recordaba que cada tribulación, cada momento difícil, Dios lo sabe y lo recompensa, y en ocasiones comenzar de cero no significa huir de las adversidades, sino construir nuevas oportunidades para un futuro mejor. Muchos inmigrantes ataviados con sus colores patrios, supieron bienrecibir las palabras de Francisco. No faltaron los tricolores nuestros y no dudo que la impresión fue la misma que recibimos nosotros.

Culminada la misa, los grupos religiosos, de laicos, de migrantes, de hombres y mujeres de fe, se reunieron bajo el inclemente sol después del mensaje del santo padre. “el metro está colapsado” decían los voluntarios, mientras que los más avezados seguían el camino hacia él. Otros decidieron disfrutar de la música y la poca sombra que ofrecía los alrededores. El sol seguía igual de radiante ya al medio día, pero eso no hacia mella en aquellos que sus voces seguían cantando su fe en un lugar perfecto para un concierto que se convirtió en un templo campal.

Un regimiento de Carabineros, marchaban en formación de cinco en fondo con sus uniformes verde oliva. Una ovación espontánea de la gente, y bien merecida, despidió a los agentes del orden que impávidos abandonaban el lugar, no sin esbozar una pequeña sonrisa de orgullo al recibir este preciado homenaje. “Dan ganas de ser Carabinero” se escuchaba de algunos asistentes, que veían ese momento y recordaba que no todas nuestras policías en Latinoamérica se ganan ese respeto, como lo tiene este departamento, que lo ha ganado a pulso, constancia y profesionalismo, y claro está, en el compromiso con sus ciudadanos.

No estoy seguro si los dislates de la iglesia católica estarán perdonados, si acaso solventados. Lo que si estoy seguro que los católicos salieron renovados en su fe sólo con la presencia de un Papa que, más que polémico y reformista, posee esa fortaleza esperanzadora de una iglesia totalmente dispuesta a cambiar para ofrecer nuevas perspectivas a sus creyentes y sus no tan creyentes. Estoy seguro que para mí, así como para todos los católicos que estarán en Arica y Temuco, así como los de Santiago, saben del compromiso que deviene haber formado parte de este evento, que va más allá de la oración: es el compromiso de hacer de este mundo de hombres una tierra de fe y justicia para todos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba