Actualidad InternacionalEntretenimientoTendencias

«Ha caído el Puente de Londres»: Muere la reina Isabel II a los 96 años

Tras la muerte de Isabel II, se pone en marcha la llamada Operación London Bridge y, con ella, la denominada Unicornio

La reina Isabel II falleció este jueves 8 de septiembre, a los 96 años, en su residencia del castillo de Balmoral, en Escocia, anunció mediante un comunicado el Palacio de Buckingham.

A las 18.30 hora local llegó la confirmación: «La Reina murió en paz en Balmoral esta tarde. El Rey y la Reina Consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana».

Tras la muerte de Isabel II, se pone en marcha la llamada Operación London Bridge y, con ella, la denominada Unicornio, los preparativos milimétricamente orquestados y diseñados desde la década de 1960 para cuando llegara este día de luto nacional.

Entre los muchos planes modelados con lupa para este momento, la misión oficial detalla paso a paso qué sucede exactamente con la monumental maquinaria logística que se activarán.

También se pone en marcha la llamada Operación Unicornio, otro mecanismo previsto que marca los pasos a seguir en Escocia para trasladar el cadáver de la reina a la capital británica, donde se oficiaría el funeral.

Edward Young, secretario privado de la Reina y el principal encargado de organizar su sucesión, es la primera persona en recibir la noticia, y este debe avisarle a la primera ministra, Liz Truss con una frase: «London Bridge is Down» («Ha caído el Puente de Londres»).

Luego, el llamado Centro de Respuesta Global del Foreign Office -ministerio británico de Asuntos Exteriores- se encargará de trasladar la noticia a los 15 Gobiernos fuera del país donde la Reina es jefa de Estado, y a las otras 38 naciones de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth).

Día D

La operación London Bridge contempla los eventos que se realizaran en los próximos diez días, a partir del llamado Día D (el de la muerte), con acontecimientos históricos como una gira de cuatro días por toda la nación a cargo del nuevo rey, Carlos de Inglaterra.

Los ministros fueron avisados de inmediato por correo electrónico y tras ese mensaje las banderas en la sede del Gobierno se colocan a media asta, en menos de diez minutos del anuncio.

La agencia británica Press Association (PA) es la encargada de difundir la noticia con un flash informativo, y El Palacio de Buckingham puso su bandera a media asta, mientras un sirviente colgaba en las rejas del complejo la preceptiva notificación oficial del deceso.

Los parlamentos, tanto en Londres como el escocés, el galés y el norirlandés, suspenden sus sesiones y la web de la Familia Real se pone en negro con el comunicado.

Truss es la encargada de dar el primer mensaje a la nación tras el deceso.

Posteriormente se toma un minuto de silencio nacional y la primera ministra mantiene una audiencia con el nuevo rey, lo que pone en marcha la Operación Spring Tide («Marea de Primavera»), que reglamenta la ascensión del monarca.

Un servicio en memoria de la reina se celebrará con el primer ministro en la Catedral de San Pablo.

El funeral

Para el funeral de la soberana está todo organizado. Como ocurrió en el funeral del duque de Edimburgo, el elemento militar será una constante durante los próximos días.

La oficina del lord chambelán -situada dentro de palacio- es ahora el centro de operaciones, trabajando sobre un plan orquestado por el teniente coronel Anthony Mather, retirado en 2014, una figura clave en el funeral de Churchill en la llamada Hope Not (operación «Esperemos que no»).

Los primeros planes para los preparativos de la muerte de Isabel II se remontan a los años 60 aunque se han introducido modificaciones, con reuniones dos o tres veces por año entre varios departamentos del Gobierno, la policía, el Ejército, medios de comunicaciones y la asociación Royal Park.

El objetivo: que todo salga perfecto durante estos próximos diez días de actos solemnes.

No obstante, en estas primeras horas hay detalles que, por ahora, solo Carlos conoce.

El Foreign Office lidia con las llegadas al país de dignatarios de todo el mundo, muchos de los cuales se alojarán en palacio y otros en el hotel Claridge’s y se prevén reuniones en el Parlamento de ambas Cámaras -Comunes (baja) y Lores (alta).

El día siguiente

Un dia después de la muerte de la monarca se ondearán de nuevo las banderas y a las 11.00 Carlos sería proclamado rey en una ceremonia en St James’s aderezada con toda la pompa que la ocasión merece, en la que un funcionario de palacio leerá una declaración formal y en la que Carlos jurará proteger la Iglesia en Escocia.

El Parlamento se reunirá para acordar un mensaje de pésame y que los diputados rindan tributo a su Majestad en los Comunes.

Toda la actividad parlamentaria quedará suspendida durante diez días.

Operación Unicornio

Al morir en Escocia, el cuerpo de la reina será trasladado inicialmente a la sede del Parlamento escocés, el palacio de Holyrood, donde se interrumpirá automáticamente todo tipo de actividad parlamentaria y se pone a disposición de los ciudadanos un libro de condolencias.

Allí será custodiada por la Compañía Real de Arqueros, que adornarán sus sombreros con plumas de águila.

El siguiente paso será trasladar, por la avenida Royal Mile en Edimburgo, el cadáver hasta la Catedral de St Giles, donde yacerá en la capilla ardiente y donde se celebrará un primer servicio.

Para el llamado D-Day+2 se contempla que el ataúd de la reina se traslade al palacio de Buckingham, en Londres, desde Balmoral en tren, desde la estación de Waverley, lo que se ha llamado Operación Unicornio.

Se anticipan multitudes aguardando al paso del tren en diferentes localidades para arrojar flores a los vagones.

De acuerdo a este guión, el día D+3, el nuevo monarca británico se embarcará en una gira por todo el país, donde visitará Edimburgo, Belfast y Cardiff y asistirá a servicios en recuerdo de su madre.

Para el denominado D+5 (día 6 tras la muerte), el ataúd se trasladará a Westminster Hall, donde yacerá durante cuatro días hasta que llegue el momento de la procesión desde el palacio de Buckingham, que atravesará el Mall -el primer gran desfile militar de esta operación- pasará por las Guardas a Caballo (Horse Guards) y por el Cenotafio. Un recorrido similar al trazado por la procesión de la Reina Madre en 2002.

Antes de que llegue el amanecer del D+10 -el día de la celebración del funeral-, se extraerán las joyas reales del ataúd y se limpiarán, al tiempo que esa jornada será declarada festiva a nivel nacional, con los comercios y la Bolsa de Valores de Londres cerrados.

El día del funeral -D+10-, a las 9.00 de la mañana, el Big Ben se dejará oír para anunciar el funeral de estado por la reina en la Abadía de Westminster, que acogerá a 2.000 invitados.

Se espera que a las 11.00 horas el ataúd alcance las puertas del templo y que el país enmudezca en señal de respeto. Sus restos yacerán en la Capilla del Rey Jorge VI, en el Castillo de Windsor, junto a su padre.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba