ActualidadActualidad Internacional

La Fórmula 1 saca lo mejor de sí frente al coronavirus

Incluso en momentos tan críticos, la F1 saca a relucir su lado más humano para hacer frente a la pandemia con sus mejores armas: la tecnología y la velocidad

Difícilmente 2020 esté saliendo como alguien lo pudo haber planeado. Arrancó con amenaza de guerra, desastres naturales, accidentes aéreos y escándalos reales; pero el hito por el que será recordado es por la pandemia del COVID 19, una amenaza que surgió en China, en Wuhan, y que arrancó abril con la cifra de 785 mil contagiados y más de 37 mil personas fallecidas.

La crisis generada por este virus no ha dejado a nadie indiferente: suspensiones de vuelos, eventos mundiales, citas religiosas y un sinfín se agrega a la lista. Una lista en la que aparece el nombre de la F1, categoría que hasta el momento ha visto caer 8 de sus fechas pautadas para esta temporada. Sin contar con las todavía incalculables pérdidas económicas que, incluso, podrían sacar de la parrilla a algún equipo.

Pero ante esta situación, hay algo destacable que hace levantar los ánimos de los fanáticos que esperan por las carreras y que llena de orgullo al mundo motor: la fabricación de respiradores por parte de los equipos que integran la F1, elementos claves para combatir los daños respiratorios que causa este virus.

‘Proyecto Pitlane’

Las siete escuderías de la Fórmula 1 que tienen sede en Reino Unido han asistido al llamado del Gobierno para la inmediata fabricación de los respiradores, y se han unido bajo el nombre de Proyecto Pitlane. Mercedes, McLaren, Williams, Red Bull, Renault, Racing Point y Haas han puesto manos y fábricas a la orden y comenzaron inmediatamente a realizar diseños, simulaciones y pruebas de los dispositivos.

Este virus en particular ataca las vías respiratorias de los contagiados, desarrollando, en la mayoría de los casos cuadros leves, o neumonías no mortales. Sin embargo, un porcentaje de los pacientes pueden presentar daño pulmonar grave y generar un síndrome de dificultad respiratoria aguda, que amerita oxígeno suplementario y ventilación mecánica por medio de respiradores. Allí reside la necesidad de fabricar y distribuirlos lo más rápido posible.

Utilizando simulaciones de ordenador y en tan solo 100 horas fue creado el primer prototipo, esto luego de una reunión el pasado 18 de marzo, entre miembros del University College de Londres y representantes del equipo Mercedes. Ese equipo médico ya recibió la aprobación de la Agencia Reguladora de Medicinas de Reino Unido para ser usado en pruebas clínicas y posteriormente ser distribuido en el país.

El Proyecto Pitlane ha establecido 3 líneas de trabajo para esta contingencia: la ingeniería inversa de los dispositivos médicos existentes, apoyo en la producción de los diseños de respiradores existentes, y el diseño rápido, fabricación de prototipos de un nuevo dispositivo para su certificación y posterior producción.

Ferrari, desde casa

Si bien las escuderías que se unieron bajo un mismo paraguas al Proyecto Pitlane tienen sus sedes en Reino Unido, Ferrari, desde Italia, no ha sido indiferente a la crisis. Ese país fue el primero en Europa en sufrir los duros efectos de la enfermedad del coronavirus, teniendo en el inicio de abril más de 115 mil personas contagiadas y 13 mil fallecidos. En un único día han llegado a tener más de 900 personas fallecidas, por lo que grandes empresas y familias se han abocado a ayudar desde diversos puntos.

En principio, la familia Agnelli con John Elkann al frente, realizaron una donación de 10 millones de euros a Protección Civil, compraron 150 respiradores artificiales y material sanitario. Luego han estado coordinados con Siare Engineering, una empresa que se dedica a fabricar equipos para anestesia y reanimación, allí Ferrari ha aprovechado sus recursos e instalaciones para acelerar la fabricación de estos sistemas.

Por otro lado, en Ferrari han puesto a la orden su flota de vehículos de su filial Fiat para la distribución de alimentos, equipos y medicinas en territorio italiano.

Sin duda, esta pandemia y la crisis que aún desata, han dejado algo claro: las escuderías de la Fórmula 1 son rivales acérrimos en pista, pero fuera de ella, cuando sus países, gobiernos y población en general los necesitan, sacan la casta más humana y las rivalidades se desaparecen. Una vez más, la máxima categoría del automovilismo mundial demuestra de qué está hecha, y saca el pecho es momentos tan críticos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar