ActualidadActualidad InternacionalDestacado

La «valiente» movida de Obama

Traducción de Carlos Armando Figueredo

El presidente Obama ha sido fustigado por espiar en Brasil, acusado por Bolivia de ser un belicista, descartado como un “oportunidad perdida” por parte de Argentina, y reprochado por Nicaragua mediante pedidos a América Latina de redactar su propia lista de estados que patrocinan el terrorismo —con los Estados Unidos en el primer lugar.

Pero ahora, lo líderes latinoamericanos tienen un nuevo género de vocabulario para describirlo: Lo laman “valiente”, “extraordinario” e “inteligente”
Después de años viendo como su influencia en América Latina se desvanecía. El Sr. Obama de repente devolvió la pelota al declarar una dramática relajación con Cuba, abriendo el camino para un importante reposicionamiento de Estados Unidos en la región.

El asilamiento de Cuba por parte de Washington durante mucho tiempo ha sido un elemento que define la política latinoamericana, algo que ha unido a gobiernos a lo largo de la región, independientemente de sus ideologías. Incluso alguno de los cercanos aliados de Washington en las América se han colocado de parte de Cuba.

Ahora, las restauración por parte de Obama de vínculos diplomático con Cuba le arrebatan un importante garrote a sus críticos, restaurando algo de la influencia de Washington en una región donde rivales como China reiteradamente han pasado por encima de la primacía de Norte América.
“Nunca pensamos que veríamos este momento,” dijo la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, una ex guerrillera marxista, quien reprendió a la administración de Obama el año pasado por vigilarla a ella y a sus más elevados asistentes. Dijo del arreglo con Cuba que era “un momento que marca un cambio en la civilización.”

El cambio en el tono fue tal vez más rígido por parte del Presidente Nicolás Maduro de Venezuela, el principal mecenas financiero de Cuba. Ha llamado al Sr. Obama “el gran jefe de los demonios,” una marioneta y un triste “rehén” del imperialismo americano. Más recientemente fustigó a Obama por una ley que pide sanciones contra funcionarios venezolanos considerados responsable de violaciones de derechos humanos.

Pero el miércoles, cuando el Sr, Obama anunció el arreglo con Cuba, el Sr. Maduro fue casi efusivo.

“Tenemos que reconocer el gesto del Presidente Barack Obama, un gesto valiente y necesario históricamente, tal vez el paso más importante de su presidencia,” dijo el Sr. Maduro.

Daniel Ortega, el presidente nicaragüense y antiguo rebelde sandinista, tan sólo hace unos días, castigaba al Sr. Obama, al decir que los Estados Unidos merecían el lugar más alto en la lista de estados que patrocinan el terrorismo. Luego, el miércoles , encomió las “valientes decisiones” del presidente americano.

“Nuestra previa política en cuanto a Cuba era claramente irritante y un atraso en cuanto a nuestra policía en la región,” dijo Roberta S. Jacobson, la secretaria de estado americana asistente para asuntos del Hemisferio Occidental, añadiendo que había causado fricción incluso con países amistosos frente a Washington. Dijo que países “con los que tenemos diferencias significativas, digámoslo así, van a perder el paso con una medida como ésta.”

“Quita una excusa para achacarles cosas a los Estados Unidos,” añadió.

El deshielo llega tan sólo unos meses antes la Cumbre de la Américas, una reunión de los líderes del hemisferio en Panamá bajo lo auspicios de la Organización de Estados Americanos, un grupo basado en Washington el que Cuba fue suspendida en 1962.

Los anfitriones panameños ya habían confirmado temprano este mes que Cuba participaría en la cumbre por primera vez, dando lugar a una potencialmente embarazosa reunión para los funcionarios norteamericanos.

“Les preguntaron, ¿quieren ustedes realmente presentarse y ver cómo un presidente de la región diga, ‘es esto cómo ustedes quieren realmente comprometerse con América Latina?, dijo Eric Heshberg, el director del Centro de Estudios Latinoamericanos y Latinos de la American University.
Un elevado funcionario de la administración de Obama dijo que la presión de la región sobre la política cubana de Washington había deslizado hacia, y había obstruido, otras discusiones

“En la última Cumbre de las Américas, en vez de hablar sobre cosas sobre las que queríamos concentrarnos —exportaciones, lucha contra las drogas— pasamos mucho tiempo hablando sobre la política cubana de los E.U.,” dijo el funcionario, que no estaba autorizado para hablar públicamente. “Un factor clave dentro de cualquier reunión bilateral e, ¿”Cuando van a cambiar ustedes su política sobre Cuba?

En cuanto a Cuba, los expertos dijeron que un factor significativo que impulsaba a Cuba a favor de mejores relaciones con los Estados Unidos fue el problema económico en Venezuela, cuyo gobierno izquierdista ha apuntalado a Cuba durante años con envíos de petróleo, tal como lo hizo una vez la Unión Soviética.

Venezuela le envía diariamente a Cuba cerca de 100.000 barriles diarios de petróleo, a cambio de médicos, enfermeros, entrenadores atléticos y asesores militares cubanos. La relación representa para Cuba miles de millones de dólares anuales.

El Sr. Maduro se ha comprometido a seguir ayudando a Cuba, pero Venezuela está sumida en la agonía de una profunda crisis económica que se ve empeorada por una caída drástica en el precio del petróleo, la principal exportación de Venezuela.

“Ello ha sido el problema que continúa, ya desde hace tiempo, para el gobierno cubano, tratando de determinar cómo puede diversificar su relación económica para no seguir dependiendo de Venezuela,” dijo Ted Piccone, elevado miembro de la Brookings Institution, una organización de investigación. “Cuando vieron sus opciones, se dieron cuenta de que unas mejores relaciones con los Estados Unidos eran críticas para su estrategia económica.”

El cambio de Obama en cuanto a Cuba, podría tener cambios tangibles. En Brasil podría privar a los críticos de un blanco fácil y facilitarle el camino a la Sra. Rousseff, una izquierdista con escépticos dentro de su propio Partido de los Trabajadores, para reparar los vínculos con los Estados Unidos.

En Colombia, el mayor alto aliado de los Estados Unidos en Suramérica, la nueva política podría espolear las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, para ponerle fin a la guerra de guerrilla más larga de la región.

Cuba, que durante mucho tiempo ha apoyado a las FARC, ha desempeñado un papel central para llevar a ambos lados a la mesa de negociaciones, que se están llevando a cabo en la Habana. Muchos analistas han pensado que el papel de Cuba era parte de una estrategia más amplia para ablandar su perfil y convencer a Washington de que ella podría desempeñar un papel constructivo en el hemisferio, donde antes buscaba fomentar revolución violenta.

Dada la larga historia de escepticismo acerca de las policías de Washington en América Latina, algunos en las calles de la ciudades de la región acogieron el cambio con cautela.

“Siempre sospecho de los Estados Unidos,” dijo Rubén Grimaldo,65, un retirado propietario de una juguetería en Buenos Aires. “Deben tener una faca en algún lado bajo su poncho.”

Pero mientras persisten agudas diferencia en cuanto a muchos problemas, otros importantes cambios de política de Washington han sido recientemente aplaudidos en la región, incluyendo al plan de inmigración de Obama y al asentamiento en Uruguay de seis detenidos provenientes de Guantánamo.
“Esas medidas no eliminarán sospechas ni resentimientos, pero le darán a Washington mayor credibilidad sobre todo un rango de otros problemas,” dijo Michael Shifter, el presidente del Inter-American Dialogue , un grupo de política, hablando desde la Habana.

La primera prueba del impacto del cambio en cuanto a Cuba podría venir súbitamente en Venezuela, donde el Sr. Maduro debe determinar cómo responder a las nuevas sanciones americanas, que el Sr. Obama firmó el jueves pasado.

En vista de que había convocado una concentración contra los Estados Unidos y tronado contra los “insolentes yanquis”, el lunes, la respuesta del Sr. Maduro a la nueva ley fue silenciada.

“El Presidente Obama ha dado un mal paso contra nuestro país,” dijo en una serie de sus publicaciones en su cuenta de Twitter. “Por un lado, reconoce la falla la política de agresión y embargo” contra Cuba, “y por el otro lado, inicia el escalamiento hacia una nueva etapa de agresión” hacia Venezuela.

Antes del deshielo con Cuba, el Sr. Maduro había insinuado la expulsión de más diplomáticos americanos, algo que había hecho antes. Pero ahora que Cuba ha abierto sus puertas a lo Estados Unidos, el Sr. Maduro debe considerar cómo le luciría botar una vez más a enviados americanos.

“Habrá un cambio radical y fundamental,” dijo Andrés Pastrana un ex presidente de Colombia. “Creo que en un larga medida, el discurso anti-imperialista que hemos tenido en la región ha finalizado. La Guerra Fría ha concluido.”

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba