Actualidad Internacional

Ni vanguardia ni sustituto

El presidente venezolano Hugo Chávez no quiso esperar hasta el 2 de febrero, como lo estipulaba el calendario protocolar, para recibir por tercera vez los atributos del mando. Ayer, después de que la titular de la Asamblea Nacional, Cilia Flores, le quitara del hombro derecho y le colocara en el izquierdo la banda de mandatario reelecto, Chávez se aprestaba a volar hacia Nicaragua donde hoy firmará acuerdos energéticos con Daniel Ortega, un día después de que éste asumiera la presidencia. Luego seguirá hacia Ecuador, para participar de la ceremonia en que otro “bolivariano”, aunque según aclaró no chavista, Rafael Correa, será investido como jefe de Estado. Previamente hará una escala en Caracas. Allí, el sábado, recibirá al presidente iraní Mahmud Ahmadinejad, en el cuarto encuentro bilateral en menos de 12 meses, en el marco de una “alianza estratégica” de dos países que producen más de 7 millones de barriles de petróleo al día.

El vértigo de esta agenda internacional, que la semana próxima incluirá una visita a Brasil para la cumbre del Mercosur, está en línea con la índole de los cambios que el líder venezolano quiere implantar en los 6 años de su gestión recién estrenada.

El llanero Chávez cabalga sin freno hacia un socialismo inédito, del “siglo XXI”, atropellando las resistencias de una burguesía que lo odia, aunque siga enriqueciéndose como en los tiempos del bipartidismo imperante en Venezuela durante medio siglo. Ayer Chávez lo confirmó al ratificar, implícitamente, la nacionalización de una empresa de telecomunicaciones y otra de electricidad, de capitales norteamericanos, cuando dijo: “Por ahí escuché que la Bolsa de Caracas cayó; pues, muy bien, podrá caer todo lo que quiera, lo que no va a caer es la economía venezolana”.

Y completó: “No daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma. Entregaré mis días y mis noches y mi vida entera a la construcción del socialismo venezolano, a la construcción de un nuevo sistema político, de un nuevo sistema social, de un nuevo sistema económico”.

Chávez juró sobre la Constitución que él mismo reformó en 1999 y volverá a modificar “profundamente”, según adelantó, en los próximos meses. Además de eliminar la cláusula que impide la reelección indefinida, la futura Carta Magna proporcionará continente jurídico a la de la Venezuela Socialista, ya no solamente Bolivariana.

Junto con los cambios constitucionales el jefe de Estado señaló un conjunto de “motores” que darán impulso al nuevo régimen. Entre ellos sobresale un programa de formación, dentro y fuera de las aulas, llamado “Moral y Luces” con el que se propalará el ideario y la ética socialistas, y que tendrá como responsable a Adán Chávez, hermano presidencial y ministro de Educación.

Otro de los “motores” es el de la “geometría del poder” que junto con la fundación de ciudades para impulsar el desarrollo regional impulsará el “poder comunal”, como sustituto de las actuales legislaturas municipales y estaduales.

Entre tanto Cilia Flores, líder de la Asamblea Nacional, compuesta sólo por oficialistas, propondrá la sanción de “leyes habilitantes” que, de hecho, dejarán al mandatario de manos libres para legislar provisoriamente, le permitirá una suerte de cesarismo revolucionario, avalado por el 63 por ciento de los venezolanos en los comicios del 3 de diciembre.

A pesar de la intacta popularidad de Chávez, que ha vencido en las 10 elecciones y referendos celebrados durante su mandato, sus partidarios reconocen que una empresa tan ambiciosa como la de echar las bases de un nuevo modelo político no puede reposar en las espaldas de un solo hombre.

Hasta el propio Heinz Dieterich, mentor del concepto “socialismo del siglo XXI”, señaló hace más de un año, al excesivo protagonismo del presidente como una limitación intrínseca del proceso bolivariano. “Si Chávez dejara de ejecutar sus funciones (…) por enfermedad, accidente o magnicidio, el proyecto colapsa (…) No existe aún una vanguardia a nivel de conducción (…) ni líder sustituto.”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba