Actualidad Internacional

ONU advierte que Ecuador pone a Assange en riesgo de serias violaciones

La relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, aseguró este jueves que la decisión de Ecuador de facilitar el arresto de Julian Assange en el Reino Unido pone al fundador de WikiLeaks en riesgo de sufrir serias violaciones de los derechos humanos.

Callamard, a través de Twitter, dijo que las autoridades británicas han mantenido a Assange «detenido arbitrariamente» durante 7 años, posiblemente poniendo en peligro su vida.

Según la experta, el arresto sitúa a Assange «un paso más cerca de la extradición a EEUU» y, por tanto, le «expone al riesgo de serias violaciones de los derechos humanos».

Callamard, que es una experta independiente, dirige además el proyecto sobre libertad de expresión global de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

El pasado viernes, el relator especial de Naciones Unidas sobre tortura, Nils Melzer, ya había advertido también de los riesgos a los que se enfrenta Assange de ser extraditado a Estados Unidos.

Melzer, que emitió entonces un comunicado ante los rumores de una posible expulsión de Assange de la embajada ecuatoriana en Londres, había pedido a Quito que no diese ese paso «hasta que pueda garantizarse la protección completa de sus derechos».

Assange estaba refugiado en la embajada de Ecuador en la capital británica desde junio de 2012 para evitar su extradición a Suecia, que entonces solicitaba su entrega por presuntos delitos sexuales.

En 2010, WikiLeaks divulgó más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares estadounidenses en Afganistán, cerca de 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak y 250.000 cables diplomáticos provenientes del Departamento de Estado de EEUU.

Su arresto este jueves respondió a una petición de extradición de Estados Unidos, así como al hecho de haber violado las condiciones de libertad condicional en 2012, informó Scotland Yard.

El Gobierno estadounidense acusa a Assange de «conspiración para infiltrase» en sistemas del Gobierno con el objetivo de acceder a información clasificada, un cargo por el que podría ser condenado a una pena de hasta cinco años de prisión.

Conducta «irrespetuosa»

Por su parte, la administración del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, defendió este jueves la decisión de retirar el asilo político a Assange, tras acusarlo de violar acuerdos internacionales, un protocolo especial de convivencia y participar en una trama de desestabilización institucional.

Según el gobierno ecuatoriano,  la conducta «irrespetuosa» y «agresiva» del australiano, quien, además, vulneró aspectos de la seguridad en la embajada donde recibió asilo en 2012, propició la medida. 

«No puedes tú llegar a una casa que te acoge con afecto, que te da de comer, que te cuida y (luego) empezar a denunciar al dueño de casa», comentó Moreno al afirmar que «la paciencia del Ecuador tiene su límite: Somos tolerantes, somos mansos, pero no estúpidos».

Ecuador también justificó su decisión en la intervención de Assange en una supuesta trama para desestabilizar al Gobierno de Lenín Moreno / Foto: EFE

El mandatario añadió que, por seis años y diez meses, Ecuador garantizó sus derechos humanos y cubrió sus necesidades cotidianas en las instalaciones de la embajada en Londres, a la que entró cuando gobernaba el país el presidente Rafael Correa (2007-2017).

Suspensión de nacionalidad

La terminación del asilo arrastra asimismo una revisión de la nacionalidad que le fue concedida a Assange en diciembre de 2017, cuando la anterior ministra de Exteriores, María Fernanda Espinosa, trataba de sacarlo de Londres bajo estatus diplomático, en su afán por rescatarlo del asilo.

Este jueves, Ecuador también justificó su decisión en la intervención de Assange en una supuesta trama para desestabilizar al Gobierno de Moreno, en la que estarían implicados Ricardo Patiño, excanciller de Correa; dos hackers rusos residentes en Ecuador, un alto representante de WikiLeaks y el Gobierno venezolano.

En relación con el caso, el gobernante Nicolás Maduro advirtió que el fundador de WikiLeaks corre peligro de muerte si es deportado a Estados Unidos, aunque eludió referirse a los señalamientos emitidos desde Quito.

«Julian Assange no debe ser entregado a EEUU donde su vida corre peligro por un proceso judicial amañado, en el cual ni siquiera han sido revelados los cargos de los que se le acusa, y donde existe claramente la intención de acabar con su vida», dijo Maduro a través de un comunicado difundido por la Cancillería.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar