Actualidad Internacional

Ortega cerca de la presidencia mientras polemizan por el rol de EEUU

Ortega, del Frante Sandinista, con 38,59% de los votos, tras ser escrutadas 61,90% de las mesas electorales del país, sería el futuro presidente sin necesidad de una segunda vuelta.

En segundo lugar de estos resultados figura el candidato de Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre, con el 30,94%, y en tercer lugar José Rizo, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), con el 22,93% de los sufragios. Rivas ha añadido que este martes dará un quinto informe sin precisar la hora.

La ley electoral nicaragüense establece que para proclamarse presidente en la primera ronda el candidato vencedor necesita obtener el 40% de los votos o bien el 35% con una ventaja de cinco puntos porcentuales sobre el segundo aspirante más votado.

Pese a todo, Ortega no se ha declarado todavía ganador de las elecciones porque, según dijo, hay que esperar los resultados oficiales que dé el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Polémica en Washington por el papel de EEUU en elecciones

El papel de Estados Unidos durante un año electoral en América Latina, con varias advertencias en contra de la probable victoria del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), generó polémica en Washington entre los que acusaron al Gobierno de injerencia y los que justificaron sus intervenciones.

«Pase lo que pase, Estados Unidos siempre tiene la culpa», explicó Otto Reich, ex jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina,

Aunque se desconozcan todavía los resultados definitivos, «quedó bastante claro que si la lógica de EEUU era sembrar miedo para que los nicaragüenses no votaran a favor de Ortega por posibles consecuencias, la táctica no funcionó», constató Michael Shifter, vicepresidente del instituto Diálogo Interamericano.

Según analistas, que criticó severamente las injerencias norteamericanas, EEUU perdió la cautela que mantuvo otras elecciones recientes en América Latina, como la de Perú o México, y aseguran que se produjeron «diferencias» en el seno del Gobierno estadounidense.

La historia de Ortega, quien enfrentó a los contras financiados por EEUU en los últimos años de la Guerra Fría, y que recibiera el apoyo del presidente venezolano, Hugo Chávez, el adversario de hoy día, y la presencia en el Gobierno de miembros que lucharon contra el sandinismo, originaron el cambio de conducta de EEUU.

El analista independiente Miguel Díaz trató de justificar la posición de su país: «Por lo general, no creo que EEUU deba entrometerse en las elecciones de cualquier nación, inclusive Nicaragua. Pero, en este caso vimos que Venezuela se entrometió ofreciendo petróleo barato a los sandinistas”, recordó.

«Creo que hasta cierto punto, parte de la razón de la posición que la embajada en Managua ha tomado, era para contrarrestar ese involucramiento de Chávez», subrayó el experto, quien denunció que sólo se hablaba de «intromisión de Estados Unidos, pero nadie decía nada de las injerencias de otros países».

Al mismo tiempo, atribuyó a «otro error de política estadounidense» una victoria eventual de Ortega.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar