Actualidad Internacional

Presidente argentino respalda informe Bachelet sobre derechos humanos en Venezuela

El presidente Alberto Fernández apoyó las conclusiones de la alta comisionada de la ONU, que resaltó que persisten las violaciones a los derechos humanos por el madurismo

Señalado por su postura variable en torno a la situación venezolana, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, expresó su respaldo al informe presentado la semana pasada por la alta comisionada de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, que concluyó que en nuestro país persisten las violaciones a los derechos humanos por parte de la gestión de Nicolás Maduro.

En una entrevista al medio local Canal Nueve y reseñado por el periodista venezolano radicado en Buenos Aires, Gabriel Bastidas, el jefe de la Casa Rosada manifestó que «muchos se han enojado conmigo cuando yo avalé el informe Bachelet en Venezuela, pero los derechos humanos son uno, no hay muchos derechos humanos, y no hay diferentes varas para medir los derechos humanos«, sentenció Fernández.

Fin a los ataques oficialistas

De esta manera, el jefe de Estado argentino, de 61 años, también respaldó la intervención de su embajador ante Naciones Unidas, Federico Villegas, quien durante la sesión del Consejo de Derechos Humanos dedicada a Venezuela, exigió al madurismo «poner fin a los ataques en contra de las ONG, defensores de derechos humanos y periodistas«.

Tras agradecer el trabajo de Bachellet, Villegas dijo que el Gobierno que preside Alberto Fernández reiteró su «preocupación por la situación de los derechos humanos» en Venezuela, así como por la «crisis política, económica y humanitaria» que vive nuestro país, aunque apuntó que la misma se ve agravada «por el incremento de las sanciones económicas y financieras».

Criterio dispar

En octubre pasado, cuando el Ejecutivo argentino igualmente apoyó la resolución del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que condenó las violaciones a los derechos humanos que comete el oficialismo, dicha postura generó roces dentro de la corriente kirchnerista liderada por la vicepresidenta Cristina Fernández. Específicamente, la exembajadora en Venezuela, Alicia Castro, conocida aliada del fallecido Hugo Chávez y ahora de Maduro, mostró su inconformidad con la política llevada a cabo desde la Cancillería encabezaba por el ministro de Relaciones Exteriores, Felipé Sola.

Sin embargo, la postura del Gobierno de Alberto Fernández ha tenido otro matiz en la Organización de Estados Americanos (OEA), en donde Argentina se ha abstenido a firmar diversas resoluciones condenatorias contra Nicolás Maduro y su Administración, una posición con la que Buenos Aires ha coincidido con el criterio de países como México, Bolivia y Nicaragua.

Analistas estiman que esta política distinta en la OEA se da en gran parte por la enemistad que mantiene la Casa Rosada con el secretario general del organismo, Luis Almagro. Prueba de ello, son las declaraciones del canciller Solá, quien calificó de «inmoral absoluto» a Almagro, y lo responsabilizó por el «golpe de Estado«, que dice sufrió Evo Morales en Bolivia en 2019.

Lo cierto es que otra muestra de la inconstante posición de Alberto Fernandez con respecto a Venezuela, fue la negativa de su Gobierno de firmar una declaración promovida desde el Grupo Internacional de Contacto, que rechazó la decisión de Nicolás Maduro de expulsar a la embajadora de la Unión Europea en nuestro país, Isabel Brilhante Pedrosa.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba