Actualidad Internacional

Violencia en Irak: aumenta la presión sobre Bush

Con una fuerte tensión también sobre el Presidente George W. Bush, para un cambio de táctica y sus aliados, instándolo a acercarse a los adversarios de Washington -Siria e Irán-, para que ayuden a estabilizar Irak, el Ministro de Relaciones Exteriores sirio visitó Bagdad por primera vez desde el 2003.

La semana pasada las tensiones sectarias llegaron a la cima dentro del gobierno de unidad nacional de Irak que, después seis meses de haber asumido, aún debe progresar en temas clave.

El director general del Ministerio de Salud, Hakim al-Zamily, dijo que hombres armados atacaron su convoy el lunes, cerca de un área llamada Fadhil, en Bagdad, en donde las incursiones insurgentes son frecuentes. Fue el segundo funcionario importante de dicha cartera atacado en dos días.

«Varios autos bloquearon el convoy y nos dispararon desde dentro de los vehículos y del área,» dijo a Reuters. «Dos de mis guardias murieron pero pudimos abrirnos camino y escapar.»

No quedó inmediatamente claro a qué grupo político o secta pertenece Zamily, aunque el Ministerio de Salud está encabezado por un grupo chiíta leal al joven clérigo Moqtada al-Sadr.

Una bomba al costado del camino golpeó el convoy de otro subsecretario, Mohammed al-Oreibi, dijo un funcionario del partido secular liderado por el ex primer ministro Iyad Allawi. Sin embargo, no hubo ningún herido.

El domingo el viceministro de Salud, Ammar al-Saffar, miembro del partido chiíta Dawa del primer ministro Nuri al-Maliki, fue secuestrado desde su casa por hombres armados en uniforme. Otro importante político chiíta murió el sábado a disparos.

El Pentágono estudia tres opciones para Irak

Los expertos apuntan a que Bush debe elegir entre la retirada, aumentar el número de tropas o reducirlo aumentando el tiempo de permanencia

El grupo de expertos del Pentágono encargado de revisar la estrategia en Irak estudia tres posibilidades para atajar la situación de violencia incontrolable que vive el país. Según estos analistas, Estados Unidos deberá optar entre aumentar el número de tropas, reducir la presencia militar estadounidense pero permanecer más tiempo o retirarse por completo. Bush ya ha dicho que no quiere ni oír hablar de la tercera opción.

Secuestro sin resolver

La semana pasada docenas de empleados del Ministerio de Educación Superior, de conducción sunita, fueron secuestrados por hombres armados en uniformes de la policía que, según testigos, los trasladaron a Ciudad Sadr, un baluarte de las milicias chiítas en el este de Bagdad.

El Ministerio de Interior, chiíta, ha rechazado las afirmaciones del Ministerio de Educación Superior sobre que aún permanecen desaparecidas alrededor de 60 personas y que algunos fueron torturados y asesinados.

Un funcionario del Ministerio de Educación Superior comentó el lunes que el día anterior fueron liberados cuarto rehenes más, los cuales informaron haber visto a los secuestradores matar a un empleado llamado Hameed al-Jouani.

Un suicida con bomba mató el domingo a 22 trabajadores chiítas en un ataque que el grupo islámico sunnita dijo fue una venganza por el secuestro masivo, obra supuestamente de militantes chiítas.

Pocos iraquíes tienen fe en las fuerzas de seguridad entrenadas por Estados Unidos, que Washington espera puedan hacer frente a los militantes pero que los comandantes reconocen están fuertemente infiltradas por éstos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba