ActualidadActualidad Nacional

La derrota electoral desata discusión en el chavismo, por Pedro Pablo Peñaloza

Apenas conoció oficialmente los resultados comiciales, el presidente Nicolás Maduro apareció en televisión repitiendo el mismo discurso que marcó su fracasada campaña electoral. “Ha triunfado la guerra económica”, sentenció el mandatario nacional, insistiendo en una tesis que evidentemente no ha sido comprada por la mayoría de los venezolanos.

El martes 8 de diciembre, 48 horas más tarde de haber sufrido su peor derrota electoral en 17 años, Maduro recriminó al pueblo desde el llamado Cuartel de la Montaña, donde descansan los restos del comandante Hugo Chávez. “Yo quería construir 500 mil viviendas el próximo año. Yo ahorita lo estoy dudando, pero no porque no pueda construirlo, yo puedo construirlo, pero te pedí tu apoyo y no me lo diste. Pedí el apoyo y no me lo diste”, repitió el jefe de Estado, cuestionando la “lealtad” de las masas con la revolución.

El revés en las parlamentarias alborotó el avispero chavista. La palabra “autocrítica” salta de boca en boca entre las filas oficialistas. El debate está al rojo –rojito- vivo. En una entrevista concedida al diario Panorama, el exministro Rodrigo Cabezas descartó que hayan sido víctimas de una “traición” popular y reconoció que la falta de respuestas ante la crisis económica fue el detonante de la debacle.

“Es un disparate concluir que es un pueblo ‘desagradecido’ o ‘traidor’. La lectura correcta es que se conformó una mayoría, que incluye tradicionales votantes nuestros, a partir de una crisis que se metió en nuestras casas, en nuestras familias estos dos últimos años, en el desayuno, almuerzo y cena, por la escasez de bienes y la galopante inflación. Fue la economía lo determinante del hecho electoral”, observó Cabezas.

En el Twitter, los pajaritos rojos cantan como gallos. “Una derrota aplastante. No hay que maquillar los resultados ni dar giros para escurrir el bulto y ganar tiempo, que no hay. Sacudón profundo ya”, trinó el exalcalde metropolitano, Juan Barreto. “Con el gran rechazo que tienen los gobernadores, fue un error colocar candidatos a la Asamblea Nacional que se identifiquen con ellos”, lamentó el diputado Adel El Zabayar (PSUV-Bolívar). “El pueblo votó contra la ineficiencia, nadie está festejando, las calles están llenas de tristeza”, interpretó un melancólico Eduardo Samán, antiguo director del extinto Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis).

El analista chavista Nicmer Evans, en una carta pública dirigida a Maduro, identificó parte de las causas del naufragio del 6 de diciembre. “La exclusión y marginación de los sectores críticos del proceso fue el inicio del fin, pero el ocultar las cifras oficiales, el comprar los medios de comunicación opositores, el depauperar el salario a los actuales niveles, el no hablar de lo que hablan las mayorías, el abusar en la explotación del capital político de Chávez y el irrespeto en el uso excesivo de su imagen, la arrogancia, la amenaza, el estalinismo dentro del PSUV, la corrupción y la opulencia de funcionarios públicos, son algunos de los factores que terminaron de explotar en su cara esta derrota presidente, y sin embargo usted huye hacia adelante en lugar de afrontar la realidad”, alertó Evans.

¿Maduro vuelve a verde?

“El Gobierno no gana más una elección en Venezuela hasta que resuelva la ‘guerra económica’”, advierte Jesús Silva, profesor de Estudios Políticos y abogado constitucionalista que simpatiza con el proceso chavista. A una semana de las votaciones que permitieron a la oposición tomar el control de la AN, la conclusión de su análisis es tajante: “el chavismo vuelve a sus raíces populares y democráticas, o será sacado del poder electoralmente”, vaticina.

Maduro prometió que inmediatamente después de las elecciones, convocaría a todos los diputados electos al palacio de Miraflores para desarrollar un gran diálogo nacional. “Yo convoco a todos los diputados electos y diputadas electas de todos los circuitos, de todos los estados, los convoco para darles la mano, conocerlos, conocerlas y ponerme a la orden del trabajo que ellos van a realizar y pedir la colaboración constitucional para que podamos trabajar”, declaró el 3 de noviembre.

Sin embargo, hasta el momento de redactar esta nota, el Presidente no ha cumplido con su palabra y, al contrario, ha empuñado el hacha de guerra contra la nueva mayoría de la Cámara. “Estamos ante una crisis de grandes dimensiones que yo he caracterizado como una crisis contrarrevolucionaria de poder, que va a generar una lucha de poder entre dos polos, el polo de la patria que quiere seguir construyéndose, y el polo de la antipatria”, expuso el dignatario el sábado desde el Patio de Honor de la Academia Militar.

Silva opina que el chavismo no saldría bien parado en ese choque de poderes. “Maduro no puede disolver la AN, aunque sectores adulantes se lo pidan. Las razones de la dura derrota del 6 de diciembre están vigentes y la derrota se va a repetir de forma más severa si no se corrigen las causas: la mala situación económica y el sectarismo gubernamental”.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba