ActualidadActualidad Nacional

Más de 30 días aguantan comunidades en Vargas sin agua

Marighzell Lucena / Vargas

De 15 días de espera en promedio, las comunidades del Casco Central de Maiquetía pasaron a esperar no menos de 30 días para poder recibir agua por tubería, pues ante las constantes averías que afectan el sistema de distribución, y otra serie de factores, los ciclos se han extendido no sólo en esta parroquia sino también al oeste de la entidad varguense.

La situación mantiene en alerta a los varguenses que dependiendo de la situación económica disponen de la compra de botellones de agua potable o la contratación de servicios de cisternas para paliar la crisis, mientras esperan que Hidrocapital realice el bombeo de la zona.

Como nos explica la señora Agnes Romero, un tanque de 1.000 litros no baja de 7.000 bolívares, situación que afecta aún más a la economía de los hogares en los cuales se ven obligados a acceder a estos servicios para poder surtirse del vital líquido: “Hay quienes sólo tienen pipotes y van viendo cómo tratan de llenar. En estos días la lluvia ha sido un gran aliciente para muchos, al menos con eso podemos asear el baño y hacer otras tareas del hogar, aunque también se usa para la higiene personal si es necesario”.

Advierte que aguantar más de 30 días es un reto ante la proliferación de escabiosis y enfermedades de la piel, la ausencia de jabones medicinales y de tratamientos para contrarrestar estos males. “Invertimos un dineral en botellones para bañar a nuestros niños y tratar de mantenerlos saludables», dice.

Por su parte, Pedro Lugo, miembro del consejo comunal Las Perlas, en Maiquetía, indicó que a pesar de que la parroquia cuenta con un pozo que sería habilitado como paliativo ante la crisis, por razones que la comunidad desconoce el cronograma de distribución ha venido presentando fallas. “Hay un tema en el cronograma que esta misma semana debatiremos con las autoridades de Hidrocapital, pues en esta ocasión la espera fue de 36 días para recibir el agua, aunque no todos los sectores, por lo que hay comunidades que siguen secos”, explica.

Señala que el pozo habilitado en Vilachá tiene una capacidad de 10 litros por segundo, que conlleva a por lo menos tres días para que el tanque de la comunidad pueda llenarse y surtir como es debido. Ello explica, que varios de los sectores de la propia parroquia no puedan ser atendidos a través de este pozo que beneficiaría a un estimado de 30.000 familias de sectores Las Perlas, Quinta Matilde, El Rincón, Matapalos, Casco Central de Maiquetía y La Colmena.

Fotos: Cortesía

La historia se repite

En el caso de las comunidades ubicadas al oeste de la entidad, como Playa Grande, el servicio de agua por tubería no se recibe desde el mes de diciembre, con excepción de algunos puntos como el Urbanismo Hugo Chávez, donde al parecer es distribuida con mayor frecuencia.

En Pariata ya las comunidades cuentan más de 25 días en la espera del bombeo y mientras, resuelven con botellones, cisternas o agua de lluvia. En el caso de quienes residen en los bloques de 10 de Marzo la situación también es similar, sólo que ahora los prestadores de servicios de cisternas se niegan a atender la demanda de los vecinos, pues alegan que restos de vidrios y la lanzadera de desechos, afecta las condiciones de los cauchos y pone en riesgo sus vidas.

Fuentes extraoficiales señalan que las constantes averías registradas en los últimos seis meses han venido generando retrasos en los ciclos de distribución, por lo que aquellas comunidades que esperaban 15 días ahora deben aguantar hasta 45 para recibir agua.

Adicional a ello, situaciones como el colapso del puente de Guanape II a finales de enero, que afectó al tubo matriz, también contribuyó a la extensión de los ciclos, por lo que hubo la necesidad de dividir el sistema de distribución.

Añade la fuente que aún cuando cuentan con aducciones como Maya-Picure, que mantiene un nivel de 200 litros por segundos, la mayor distribución depende de Zamora, el cual se surte del Distrito Capital y cubre gran número de comunidades con 250 litros por segundos.

No obstante las condiciones en las que se encuentran las tuberías, la mayoría de vieja data, han ocasionado múltiples averías en el sistema producto de la alta presión del agua al momento del bombeo. “Aunque hay agua, el problema esta más relacionado a las condiciones de uso de las tuberías y no a una sequía”, dice la fuente.

Adicional a ello, existen al menos cuatro tomas subterráneas y otras tres superficiales, que al parecer resultan igual de insuficientes. Mientras el gobierno nacional mantiene una mora en la entrega de la fuente de Oricao, que de acuerdo a las declaraciones emitidas en julio de 2016, por el entonces ministro del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Ernesto Paiva, en octubre de ese mismo año, generaría 129 litros por segundo. Sin embargo la obra, realizada en el marco del Plan de Aguas del gobierno nacional, aun no ha sido concluida por lo que la fuente de captación no ha entrado en funcionamiento.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba