Actualidad Nacional

Medidas oficiales y amenazas fomentan silencio en hospitales

«Nos amenazaron por unas pancartas que colocamos, dijeron que si había una protesta más nos iban a investigar judicialmente, hasta nos amenazaron con identificar las huellas digitales», cuenta una de las empleadas del centro materno. En varios hospitales la presión ha sido directa y oficial. Tal es el caso de los centros de salud dependientes del IVSS.

La marea parecía estar controlada. Luego de la liberación de tres trabajadoras que fueron detenidas por protestar dentro de las instalaciones de la Maternidad Concepción Palacios nadie imaginó que los problemas seguirían. Pero puertas adentro, los empleados sienten que el hostigamiento sigue presente. Incluso comentan que ha empeorado.

«Nos amenazaron por unas pancartas que colocamos, dijeron que si había una protesta más nos iban a investigar judicialmente, hasta nos amenazaron con identificar las huellas digitales», cuenta una de las empleadas del centro materno.

A través de medidas oficiales o mediante este tipo de amenazas los trabajadores de los hospitales se sienten cada vez más limitados a la hora de hablar, comentar o declarar a los medios de comunicación sobre las deficiencias de los hospitales.

«Yo no tuve nada que ver con la protesta dentro de la Maternidad, pero fui a apoyar a mis compañeras el día del tribunal. Ese día salí en cámaras y en fotos, y desde ese momento nos andan investigando. El sindicato bolivariano estuvo preguntando a mis compañeras si yo era chavista o escuálida. Yo les dije que era venezolana», cuenta esta joven.

En otros hospitales la presión ha sido directa y oficial. Tal es el caso de los centros de salud dependientes del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, donde se entregaron cartas a los trabajadores y se les instó a firmar una caución de confidencialidad establecida en el artículo 33 de la Ley del Estatuto de la Función Pública.

«A nadie le pueden quitar su derecho a reclamar por las cosas que no funcionan. Cuando uno protesta lo hace para que se mejoren las condiciones de trabajo, no por reclamar», dice por su parte Félix Romero, representante sindical del hospital de El Algodonal.

En este hospital también se emitió una carta que llegó a algunos jefes de servicio en la que se pedía discreción sobre los temas que competen a la institución. «No hay manera que ellos nos impidan opinar, siempre encontraremos la forma de que los medios puedan publicar la verdad», acota este representante gremial.

Pero hay quienes sienten que la lucha desgasta y con ella poco se logra. «Nosotros logramos algunos objetivos, pero lo principal no. Las condiciones del hospital siguen igual, no hay anestesiólogos y sin ellos no podemos operar», cuenta un galeno de Lídice, recordando aquella oportunidad en la que cuatro médicos fueron amenazados de ser investigados por el Ministerio por presionar, presuntamente, a un grupo de pacientes a realizar una protesta.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba