ActualidadActualidad Nacional

Ni el país ni los representantes están preparados para terminar año escolar a distancia

Cumplir la medida se complica no solo por las fallas de luz e internet, sino porque los representantes que trabajan y buscan la comida del día, deben asumir, sin herramientas pedagógicas, la educación en el hogar

La educación en Venezuela está en emergencia desde hace mucho tiempo antes de covid-19, la enfermedad del coronavirus. Ahora, con el anuncio de Aristóbulo Istúriz de suspender las clases presenciales y culminar el resto del año escolar desde las casas, se suman más dificultades, no solo porque esto implica el uso de tecnologías y las precarias condiciones de servicios como la electricidad y la conexión a internet, sino porque añade una nueva responsabilidad a los padres y representantes, quienes, en su gran mayoría, no cuentan con las herramientas o el conocimiento necesario para ejercer la labor de los docentes en el hogar.

En el país no existen las condiciones para que los niños y jóvenes culminen el año escolar con calidad y eficiencia, aseguró Fernando Pereira, educador y coordinador de los Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), en una entrevista a Vivo Play.

«No estamos en condiciones para llevar adelante un proceso con efectividad y eficiencia porque no contamos con la capacidad técnica en la mayoría de los hogares de nuestro país, ni la calidad de los servicios de telecomunicaciones nos ayudan, ni tenemos a padres en condiciones emocionales (para hacerlo)».

Fernando Pereira, coordinador de Cecodap.

A través de un video difundido en las redes sociales del canal, Pereira argumentó que cumplir con efectividad esta medida se hace cuesta arriba, sobre todo, «en un país en el que solo el 40% de la población tiene acceso a internet, por lo tanto ya el ministro está hablando de un mayor uso de la radio, de la televisión».

En ese sentido, se manifestó Miguel Barone, coordinador de la plataforma de jóvenes “Gritemos con Brío”, quien ve con preocupación la decisión anunciada por el ministerio de Educación de Nicolás Maduro, debido al deficiente servicio de internet, así como los constantes apagones en varios estados del país.

“En Venezuela no existen las condiciones para que los niños, jóvenes y universitarios reciban clases vía internet, ya que no se cuenta con una conectividad óptima y además hay estados como Táchira, Zulia, Mérida y otros que pasan más de 18 horas sin energía eléctrica”, expresó Barone.

Miguel Barone, coordinador de «Gritemos con Brío».

Barone además aseguró que en muchas entidades del país los niños no cuentan con los recursos necesarios para poder recibir clases y ser evaluados por sus maestros.

Padres preocupados

Fernando Pereira, de Cecodap, apuntó que en este momento las familias están preocupadas por gestionar la sobrevivencia, «qué se va a comer en el día a día, cómo vamos a lograr mantenernos», por lo que consideró complicado pedirle a los padres la dedicación a la educación de niños y jóvenes, tomando en cuenta que «también hay unos que están trabajando desde casa y no pueden dedicar muchas más horas al acompañamiento de los muchachos».

Padres y representantes han manifestado su preocupación ante la circunstancia, pues además de estar atentos a la alimentación y los productos básicos a llevar a la casa, deben sustituir el rol de las maestras.

Para Andrea Abreu, residente de Caracas, la medida es acelerada.

«Se pudo haber evaluado el desenvolvimiento de la curva del covid 19 en Venezuela antes de tomar esa decisión tan abrupta. Evidentemente me perjudica porque tengo que trabajar y educar a mi hija en casa es difícil, porque no soy maestra, no tengo la pedagogía, y ella ve la casa como un espacio de esparcimiento».

A Gabriela Morán, residente de Guarenas, le preocupa que su hijo pueda llegar al tercer grado con falta de conocimiento «y quizás le cueste un poco más a lo que exige el nivel».

«Temo por que no tenga el avance que debería corresponder en este nivel de desarrollo cognitivo. Yo no tengo la pedagogía que puede tener una profesora para enseñar, por otro lado, ¿las evaluaciones cómo se harían? ¿cómo mido yo el progreso? Tampoco tengo ese conocimiento».

Luz Aponte, residente en el estado Aragua, confiesa que le preocupa que se haya aplicado la suspensión sin siquiera darles indicaciones de cómo se iba a cumplir el resto del año escolar desde casa.

«Eso es de locos. ¿Cuanta población tiene los recursos para que les llegue la información y puedan cumplir con las asignaciones? Computadora, teléfono celular, internet. Hay muchachos que ni siquiera tienen o entienden qué es un correo.»

Aponte también considera que «por lo mínimo» debe haber una reunión con los representantes para «ver cómo va a quedar eso».

Espero que los maestros y profesores se reunan en un consejo para diseñar un plan y conversarlo muy bien. Yo le pregunté a la maestra de mi hijo y dijo que para poder reunirse deben esperar a levantar la cuarentena, y si la van a alargar hasta el último de abril, eso retrasa más el proceso. Hay que esperar que los profesores y maestros se organicen, y después de eso es que nos dirán a nosotros qué hacer.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba