ActualidadActualidad Nacional

Orihuela: “Caos en la salud pública es la guinda de la crisis”

El médico, ex ministro y profesor jubilado de la UCV, Rafael Orihuela, señala que, tras la crispación política sobre el Esequibo o el tema electoral, subyace oculto el grave problema de la salud pública en Venezuela, que vuelve a aflorar con las recientes inundaciones por las lluvias en Guasdualito. “Estamos padeciendo los efectos no solo de un gobierno ineficiente y corrupto, sino lo que es peor: la desidia de esas autoridades ante situaciones en las que no pueden culpar ni al imperio ni a Uribe ni a la oposición”

Rafael Orihuela no es el político que se anda con rodeos para opinar sobre un tema el cual es un autoridad, tal y como lo demuestra su participación en congresos y foros internacionales, donde debaten acerca el tema de las políticas sanitarias que desarrollan los gobiernos en Latinoamérica. De ahí su verbo directo, los latigazos de sus comentarios en las redes sociales (@raforih) y las respuestas en las entrevistas. “No se trata de una pose de enfant terrible, sino de una actitud frente lo que considero el mayor desastre en político gubernamental en materia de salud, señala.

“Lo que está ocurriendo en Venezuela es un hecho preocupante, tan grave que, a mi juicio, solo es posible porque al país lo está gobernando una pandilla de inútiles”. El médico, profesor universitario y exministro de Salud ve con preocupación que más de 3.500 médicos se hayan ido a otras naciones, entre otras razones, debido a la inseguridad en los propios centros hospitalarios y la carencia de todos los insumos necesarios para atender a los pacientes.

Lamenta que el Ejecutivo no le haya hecho caso a quienes hace tres meses recomendaron a las autoridades de salud emprender una “gran cayapa antimosquitos” en lo que denomina cuando se detectó el “epicentro de urgencia sanitaria” del dengue y chikungunya; y ahora vuelve con su preocupación porque las recientes inundaciones, ocurridas por lluvias, en la población de Guasdualito, en el estado Apure, recuerde en cierto modo la improvisación y la desidia cuando sucedió el deslave de Vargas.

Ya La Red Defendamos la Epidemiología señaló que durante y después de las inundaciones en Guasdualito la salud de las personas se ven afectadas de diferentes maneras; y que esta situación puede tener efectos directos inmediatos como la muerte, debido a ahogamientos o traumatismos graves, y sufrir también de traumatismos moderados, heridas, laceraciones, estrés postraumático, partos prematuros o abortos aquellas mujeres que estén embarazadas.

Orihuela subraya que la población más vulnerable siempre son los niños, ancianos y embarazadas y que son ellos quienes deben recibir de primero la atención médica. “La piel también es otra zona del cuerpo que puede verse afectada por estos desastres, y es común que a los afectados de una inundación se le infecten las heridas, les dé dermatitis o escabiosis y que las enfermedades transmitidas por el agua y los alimentos aparezcan, así no es de extrañar que a estas personas les dé colera, amibiasis, leptospirosis, salmonelosis, entre otras”.

Evitar enfermedades

El exministro de Salud advierte que en estos momentos es importante evitar ciertas enfermedades. «Se debe prevenir la proliferación de enfermedades como la leptospirosis, fiebre tifoidea y las diarreas tras la inundaciones en el estado Apure».

Señala que cuando se producen este tipo de eventos naturales es muy común que se mezclen las aguas blancas con las negras y se contaminen los alimentos produciendo las enfermedades antes mencionadas.

Es por esto, que debido a las varias repercusiones y graves que estos desastres tienen en la salud de los afectados, la Red da recomendaciones para preservar tanto la vida como la salud en estos eventos. “Lo primero es la necesidad apremiante de salvar la vida por lo que se deben movilizar las personas a un lugar seguro ante los embates de la naturaleza, también se debe disponer de agua potable, fórmulas lácteas para recién nacidos y niños, alimentación y medicina gratuita la cual debe ser transportada al lugar de los hechos de manera inmediata, así como priorizar la atención de personas con enfermedades agudas y crónicas, como diabetes, hipertensión o VIH/sida”.

Coincide con la Red Defendamos la Epidemiología de que se presta más atención a los refugios a donde se llevan los damnificados, debido a las precarias condiciones sanitarias de estos lugares. Los brotes infecciosos y diversas patologías se pueden presentar en estos recintos y en cualquier lugar del país.

-A esto se le suma el tema de la emergencia hospitalaria ¿no ha sido una constante en este y otros gobiernos?
-“El tema hospitalario ha sido discutido en todos los gobiernos pero nunca habíamos llegado a un estado de deterioro como el actual, donde la severa crisis se traduce en escasez de medicamentos, insumos médico-quirúrgicos, de personal médico y enfermería y profesionales en general. Súmale el abandono de los tratamientos de radioterapia y quimioterapia en los pacientes con cáncer y una disminución de las camas hospitalarias del Estado (dependientes de MinSalud, IVSS, IpasME y Sanidad Militar desde las 46.000 hace 12 años hasta 24.000 en tiempo presente”.

-Usted ha dicho una y otra vez que el sector salud en Venezuela está en fase terminal, ¿pero es solo responsabilidad exclusiva del Gobierno? ¿Y las críticas a la medicina privada, que quizás es un poco costosa?
“La medicina privada nada tiene que ver con la crisis de salud que es una responsabilidad exclusiva del Gobierno. Más bien el sector privado de salud se ha visto perjudicado por la falta de divisas que permitan la adquisición de material médico quirúrgico y otros insumos necesarios para operar correctamente. Lo que ocurre con los enfermos de cáncer es una verdadera tragedia.

-Una preocupación frecuente es la fuga de médicos, algunos tan meritorios que logran dirigir hospitales y departamentos especializados en otros países ¿Nos estamos quedando sin médicos?
-“Hasta ahora se han ido más de 3.500 médicos, muchos de ellos son especialistas de renombre. La razón principal es la inseguridad en los centros de salud y hospitales, derivada de la violencia social y la criminalidad creciente. Otro factor importante estuvo centrado en los discursos del difunto descalificando a diario a los médicos y tildándolos injustamente de “agentes del Imperio”. Por cierto, ya pasan de 4 mil los “médicos” cubanos, que han huido en masa desde Venezuela, vía Colombia y Trinidad.

-¿Cómo se entiende que una revolución que se promociona ante la comunidad internacional como inclusiva y humanista haya sido tan negligente en el sector Salud, al punto que nombran un promedio de dos ministros por año? ¿No será que andan en la búsqueda de los mejores talentos?
–Quisieron hacer un sistema de salud paralelo para mostrarlo como «gran logro» y fracasaron. Destruyeron lo que había, que funcionaba mucho mejor que su sistema chimbo, y lo lograron. Para destruir si son buenos. Resultado: Perdimos el chivo y el mecate. Comenzaron hablando de atención primaria en salud y terminaron privilegiando el 4º nivel hospitalario, con gran fracaso en materia de rehabilitación y construcción de nuevas obras de infraestructura. Corrupción desatada. Completamos 15 años sin Ley Orgánica de Salud y sin esfuerzos de adaptación al nuevo marco constitucional. El papel rector del Ministerio se diluyó en manos de militares incompetentes, ignorantes y corruptos. La pregunta da para un libro de texto sobre «Lo que no debe hacerse».

–¿Será por eso que los ministros de Salud salen tan rápido? ¿Se queman o demuestran incapacidad para ejecutar una gestión exitosa?
–Creo que la mayoría de las veces entraron y salieron por caprichos de Chávez. No sé si recuerdas que a Mantilla lo nombró con el argumento de que «Se parecía a Zamora» y a Reyes Reyes con el cuento de que la sanidad necesitaba un «piloto experimentado»… pero de avión. A Gilberto Rodríguez lo sacó porque le plantó cara y no se dejó carajear en público; y dicen que a María Urbaneja le grabaron una llamada donde decía, en tono crítico, que Chávez pensaba comprarle medicamentos a la Zimbabue del Sr. Mugabe, en la época de «Don Regalón».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. CON TODO RESPETO DR ESCORIHUELA PERO QUE HIZO USTED COMO MINISTRO DE SANIDAD O ES QUE SE LE OLVIDO QUE USTED CAMBIEN FUE MINISTRO O ES QUE NO SE ACUERDA QUE DURANTE SU GESTIÓN TAMBIÉN PRETENDÍAN PRIVATIZAR LA SALUD.RECUERDESE LO QUE SE HIZO EN MATERIA DE SALUD EN LA CUARTA REPUBLICA Y NO VENGA AHORA A VER LA PAJA EN EL OJO AJENO QUE USTED ESTUVO METIDO EN LA CANDELA Y NO HIZO NADA.ACEPTE SU MEA CULPA TAMBIÉN Y VERDADERAMENTE SI TODAVÍA SE CONSIDERA ÚTIL AL PAÍS DIGA CUAL ES LA VÍA PARA SOLUCIONAR LA CRISIS EN MATERIA DE SALUD EN EL PAÍS Y NO SE CONVIERTA EN UN OPINADOR DE OFICIO QUE ESO ES LO QUE SOBRA Y ABUNDAN EN EL PAIS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba